crear tus propias fuentes de ingresos

¿Crear mis propias fuentes de ingreso? 5 razones para hacerlo ya ¡pero ya!

¿Mis propias fuentes de ingreso? ¿Crearlas? ¿Cómo, si no soy el estado ni una empresa? Pues sí, vamos a ver 5 razones clarísimas: cuando acabes de leerlas quizá comiences a odiarme si no lo has hecho ya.

¿Y por qué tendrías que odiarme? Bueno, no es obligatorio 🙂 , pero voy a hablar con mucha claridad para que se entienda todo.  Así que si estás habituad@ a dar muchas vueltas para decir las cosas, a andarte con rodeos y a no terminar de afrontar la realidad, prepárate porque puedes sufrir un shock.

 

 Vamos a decir unas cuantas cosas claras para que puedas odiarme a gusto. 

Otra posibilidad es que pienses que estoy mal de la cabeza o que soy demasiado pesimista.  Pienses lo que pienses, me parece estupendo; lo único que quiero es que escuches (que leas).

Aunque quizá algun@ antes de seguir se pregunte qué es eso de crear sus propias fuentes de ingreso.

¿Qué significa crear tus propias fuentes de ingreso? Aquí vas a verlo. - ¡Compártelo!          

 

Empezaremos diciendo lo que no es: vivir de una nómina, vivir del estado o vivir de la beneficiencia. Vivir de esperar y de seguir esperando.

 

Crear tus propias fuentes de ingreso es organizar tu vida y asumir las riendas de ella. Pensar de qué forma puedes obtener beneficios económicos que te permitan vivir por ti mism@. Crear sistemas de ingresos (recurrentes, múltiples) a través de fuentes como las que comentábamos en el post de la semana pasada: cómo hacer dinero y dejar de preocuparte por él, es decir

  • creando tus propios productos o servicios (por ejemplo, infoproductos. Aprende aquí a hacerlo),
  • comercializando (vendiendo) los de otros, e
  • invirtiendo el dinero generado en generar más.

¿Y hacer todo esto es necesario? Bueno, depende. Para los que aspiren a la libertad personal y financiera, a su independencia económica, diría que sí. Para los que aspiren simplemente a no morirse de hambre, también. En definitiva, tener ingresos múltiples y recurrentes es algo que, sinceramente, no viene mal a nadie.

 

Y sin más preámbulos vamos a ver ya qué es eso que te ha traído aquí:

 

Cinco razones para crear ya, ¡pero ya!, tus propias fuentes de ingreso, múltiples y recurrentes, aunque no seas el estado ni una empresa.

 

# 1 El incierto futuro de las pensiones. 

 

He optado por decir incierto para no empezar demasiado fuerte.

Yo no estoy a favor ni en contra de nada, simplemente me limito a constatar la realidad:

  • Cada vez hay menos personas en edad laboral, por la sencilla razón de que cada vez las personas tienen menos hijos. No creo que se pueda culpar a nadie por ello.
  • Cada vez hay mayor esperanza de vida, por la sencilla razón de que la medicina avanza y cada vez se vive más. Tampoco creo que se pueda culpar a nadie por ello.
  • Crecientes problemas de desempleo en muchos países.
  • Creciente gasto estatal para atender cada vez más necesidades, lo que origina menores partidas disponibles para retiros, pensiones y jubilaciones.
  • Prueba y consecuencia de ello: necesidad surgida en algunos países de utilizar fondos de reservas previstos para emergencias, dado que con los ingresos ordinarios no resulta ya suficiente.

crear propias fuentes de ingresos

 

Esto no son hipótesis ni probabilidades, sino matemáticas. 2  más 2 son 4; si en vez de 2 + 2,  son 2 + 1 ya no son 4, sino 3.

Que alguien no quiere creerlo… perfecto, faltaría más, cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera y a vivir en su mundo.

Yo, por si acaso, intentaría crear algún producto que me diera regalías (por ejemplo, infoproductos), o hacerme con algún bien para arrendar. Así, ya tendría mi propia pensión de jubilación y mi propia fuente de ingreso. Por si acaso… no vaya a ser que tenga razón.

(Actualización: posteriormente a este post he escrito sobre el futuro laboral que nos espera)

# 2 Hacerte inmune a las crisis. 

 

Las crisis económico-financieras son un fenómeno recurrente cada cierto tiempo. Forman parte de la historia de la humanidad. Si alguien (es decir, tu gobierno) te dice que ha tomado las medidas oportunas para que eso no vuelva a ocurrir, tienes derecho a pensar que o bien miente o bien no sabe de lo que habla. Ambas hipótesis son posibles.

También hay quien dice que una crisis se ha superado cuando es más grande que nunca, como si la gente fuera tonta. Esa hipótesis también es posible. Mejor dicho, ambas: la de que la crisis sea más grande que nunca y la de que la gente sea tonta.

Podríamos discutir si las crisis suceden, acontecen o se provocan. Creo que no hace falta que diga lo que pienso. Hay quien opina que las crisis son instrumentos que utiliza el capitalismo más asilvestrado para eliminar competidores de segunda fila, continuar acaparando posiciones de poder y consolidar su control y dominio.

¿Las crisis suceden, acontecen o se provocan? Mejor no hablo… - ¡Compártelo!          

 

¿Con qué objetivo? Bueno, hay gente a la que le gusta el poder y la dominación caiga quien caiga y cueste lo que cueste. A cada uno le da por algo.

Por si acaso resultara que las crisis no suceden sino que se provocan, yo prefiero que las próximas no me afecten (o me afecten lo menos posible). ¿Cómo lo voy a hacer? Preparando mis propias fuentes de ingreso, múltiples y recurrentes para que cuando el gobierno de turno me diga que sufrimos una crisis y que no hay dinero para pagar jubilaciones, a mi me pille confesado y pueda echar mano de mi bolsillo.

¡Qué exagerado! Bueno… por si acaso. También pensábamos que los bancos no quebraban (ni blanqueaban capitales). Actualización: posteriormente he escrito sobre la gran mentira del dinero.

 

# 3 Aprovechar el factor tiempo. 

 

El tiempo corre a favor de los que ahorran y en contra de los que duermen.

En el post los diez mejores pasos para la independencia financiera decía que el segundo factor decisivo era el factor tiempo.

La fórmula del interés compuesto permite obtener ingresos exponenciales reinvirtiendo constantemente el capital empleado en generar nuevos ingresos.

1.000 $ al 2% en un año son 20 $, pero en 10 años, reinvirtiendo capital más intereses, no son 20 x 10 = 200,  sino más, y en 40 años muchísimo más.

Eso quiere decir que constituir una fuente de ingreso de este tipo lo antes posible (principalmente si eres joven) te repercutirá extraordinarias ventajas financieras. De ahí lo de crearla ya, ¡pero ya!

El tiempo corre a favor de los que ahorran y en contra de los que duermen.

 

# 4 Despertarte. No puedes seguir esperando que te llamen para trabajar. 

 

A un famoso le preguntaron: ¿qué consejo darías a los que buscan trabajo?, y respondió: que dejen de buscarlo.

Si quieres un empleo puedes crearlo sin que nadie te lo dé.

Si quieres trabajar puedes hacerlo sin que nadie te dé permiso.

Si quieres generar ingresos, puedes generarlos sin que nadie te dé el beneplácito, te autorice, te consienta.

¿Quién manda en tu vida? ¿Tú o un tercero?

Quizá esperaría un puesto de trabajo si tuviera la garantía de que me lo van a ofrecer, pero esa garantía no existe. Nadie está obligado a contratarme. Nadie me debe un empleo. Nadie tiene la obligación de hacerse cargo de mi.

 

Nadie está obligado a contratarte. Nadie te debe un empleo. Nadie tiene la obligación de hacerse cargo de ti. 

Y aunque te llamen para trabajar, no es garantía ni de que vayas a hacerlo toda la vida, ni de que con lo obtenido puedas vivir.

Así que, cuarta razón para crear fuentes de ingreso: despertarte, dejar de esperar.

 

# 5 Y quinta, algo muy bonito: poder confesar que has vivido. 

 

La autobiografía del poeta Pablo Neruda lleva por título Confieso que he vivido. Es algo que no todo el mundo puede decir.

Confesar que has vivido significa que no has estado esperando a que te dieran, que no has continuado en ese trabajo que no te gustaba, que no te has limitado a existir, a sobrevivir, a hibernar, a estar vivo, a deambular por el planeta en estado de semi somnolencia, a vegetar como el perfecto borrego domesticado.

Significa que has creado, que has hecho, que has generado, que has puesto en marcha, que has experimentado, que te has equivocado, que has acertado, que has crecido, que has evolucionado, que has aprendido, que has dado, que has recibido. Que has hecho decenas de cosas para que tu día sea pleno.

 mis propias fuentes de ingreso

Significa todo eso y mucho más. Y si te preguntas por qué sería conveniente empezar a hacer todo eso ya, ¡pero ya! te diría que por una sencilla razón: la vida se va, el tiempo pasa, y llegará un día en que será tarde, y entonces te preguntarás: ¿he vivido? y quizá no puedas contestar como el poeta: confieso que he vivido.

 

Pero no quiero que acabemos el post con este tono de tragedia griega y melancolía. Prefiero que termines odiándome por decir que no tienes garantías ni de que contraten ni de cobrar una pensión de jubilación. Así, al menos, la indignación te puede llevar a la acción.

 

Recuerda que eres un ser vivo y no un vegetal, y que has venido a vivir y no a sobrevivir.

 

Eres un ser vivo y no un vegetal. Has venido a vivir y no a sobrevivir. 

Recuerda que tienes la vida a tu disposición y que eres un creador. No solamente un creador, sino un creador divino. Recuerda que puedes crear lo que quieras y dirigir tu futuro. Recuerda, en definitiva, que eres libre.

¡Desde ya!

(Se admiten comentarios y compartir en las redes sociales. Si a ti te ha servido, a otros también puede servirle)

 

 

 

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

7 comentarios en “¿Crear mis propias fuentes de ingreso? 5 razones para hacerlo ya ¡pero ya!

  1. ¡Hola Daniel!
    Me encanta lo directo que eres al comunicarte. Claro, diáfano y conciso.
    Soy una señora de 58 años recién cumplidos, casada y con dos hijos adultos en casa (28 y 23 años).
    Mi marido está jubilado y yo lo haré (si no cambia la normativa) dentro de tres años por contrato relevo. No tengo ningún plan de jubilación y te pregunto: ¿Cómo ves mi futuro al respecto y qué me recomiendas hacer teniendo en cuenta mis circunstancias?
    Tu blog me parece fenomenal.
    Un saludo
    Nati

    • Hola Nati. Imagino que Daniel soy yo, es decir Agustín, no?, je je 🙂

      Bueno, me pones en un compromiso. Vamos a ver:

      Tu marido está ya jubilado y él no tiene problema, cobra.

      Tú te jubilas en 3 años, con lo cual tampoco tendrás problema.

      A mí personalmente no me gustan los planes de jubilación, ni de bancos ni de seguros ni de nada que se le parezca, pero respeto por supuesto que alguien quiera hacerse uno. Para mí el mejor plan de jubilación es el que uno se hace: algo para arrendar, por ejemplo, y cobrar todos los meses. No me gusta la idea de entregarle mi dinero a un tercero para que lo gestione, lo invierta y me rinda cuentas. Las cuentas me gusta rendírmelas a mi.

      Tus hijos tienen una edad temprana y ellos sí que tendrían que ir pensando algunas cosas. Yo siento ser tan duro y tan claro pero no puedo decir lo que no siento. Y lo que siento es que no hay garantías de cobrar en el futuro. No digo que no se vaya a cobrar, digo que no está garantizado, por la sencilla razón de que las matemáticas y los números mandan frente a los deseos e ilusiones.

      Mi pensión de jubilación es la que me creo yo, y tus hijos pueden hacer lo mismo. Son muy jóvenes y pueden aprovechar el factor tiempo. En el ebook de los 50 ingresos pasivos que imagino te descargaste hay 50 formas de obtener ingresos, y algunas no cuestan dinero.

      Siento Nati decirlo tan claro, pero no se puede estar constantemente esperando.

      Te deseo lo mejor, a ti y a tu familia.

      • ¡Hola, Agustin!. Perdón por el lapsus de llamarte Daniel…
        Muchas gracias por tu pronta y sabia respuesta. Me ha servido de mucho. Yo también tengo claro que mis hijos, como los de su generación, van a tener que ponerse algo más que las pilas para salir adelante y confío que lo harán si saben jugar con el tiempo que tienen a su favor.
        Muchísimas gracias de nuevo y adelante con tu blog porque no te perderé de vista.
        Un afectuoso saludo
        Nati

  2. Muy buen post Agustín, la idea de que somos 100% responsables de nuestra vida es dificil de asimilar pero es el camino para lograr nuestras metas. Y ojo, tus metas son las que tu decidas. Como bien dices, no hace falta pedir permiso al Estado, a tus padres, a tu jefe o a la sociedad para definir tus propias metas. ¿Hay que ser valiente? Si, ¿qué esperabas? Como decía aquel “si quieres resultados diferentes deja de hacer lo de siempre”. Un abrazo, Pablo

    • Hola Pablo. Gracias de nuevo por tus aportaciones.

      Es cierto que lo de ser 100% responsables es algo que lleva muy mal la mayoría. De hecho, estoy preparado porque en este hilo me tiene que caer alguna esta vez, :), ya verás, je je.

      Como bien dices, la gente hace lo de siempre, consigue lo de siempre, se queja por no ver cambios (¿qué han cambiado ellos?) y esperan a que venga alguien a arreglarles la situación. A mí, sinceramente, no me cuadra.

      No sé si era Sartre el que decía que el hombre estaba condenado a ser libre y que tenía que cargar con eso. Y es verdad: no hay más remedio que ser libres y aceptar y asumir esa libertad.

      Gracias de nuevo y aprovecho para invitar a los lectores a visitar tu web. Hay mucho que aprender. Un abrazo.

  3. Hola Agustín, vaya polémico post. Diría que estoy de acuerdo con todos los puntos que tocas, sin embargo…

    …creo que muchas personas se paralizan cuando ven un escenario pesimista relacionado con la generación de ingresos. Soy mas del mindset de generar motivaciones en hacer lo que te gusta, aportar valor a las personas que te rodean a partir de tus habilidades y el dinero llegará.

    Saludos,

    • Hola Camilo. Gracias por tu aportación. Sí, un poco polémico, la verdad, pero tengo que decir lo que pienso.

      Yo no creo que haya ningún escenario pesimista relacionado con la generación de ingresos. De hecho siempre escribo sobre formas de obtenerlos (el post de la semana pasada, por ejemplo). El pesimismo (que tampoco) podría ser en relación a esperar soluciones de fuera y no de nosotros mismos, es decir esperar a que alguien o algo nos resuelva los problemas. Ahí si que creo que no hay ninguna salida.

      Y por supuesto, como dices, hay que aportar valor y hacer lo que te gusta, entonces llegan los ingresos. Eso es así.

      Cuídate. Saludos y gracias de nuevo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR