Autoconocimiento: el lugar donde todo empieza

Y cuando digo todo, me refiero a todo. El autoconocimiento es el punto de partida para cualquier aspecto de tu vida que desees abordar: el crecimiento personal, el profesional, el económico, el espiritual… Así que, si te preguntas para qué sirve el autoconocimiento, es obvio: ¡para todo!

¿Por qué? Porque hagas lo que hagas siempre eres tú. Quieras llegar a donde quieras llegar, siempre llegarás tú, siempre estarás ahí cuando llegues. Estés donde estés, estarás tú, estarás contigo mismo.

No hay forma de huir de ti, no hay forma de escapar de ti, no puedes luchar contra ti y no puedes dejar de ser tú, por lo tanto cuanto antes y mejor te conozcas, mejor. No hay nada como ser práctico ?.

¿Qué es el autoconocimiento? Formas de llegar a él. - ¡Compártelo!       

¿Qué es el autoconocimiento?

El autoconocimiento es el conocimiento de uno mismo, el conocimiento de tu propio ser, el conocimiento de tu propia persona, tanto de los aspectos más superficiales (el ego, la personalidad externa), como de los aspectos más profundos (tu ser interior, tu alma, tu historia evolutiva a lo largo del tiempo –no necesariamente lineal-, etc.)

Conocerte implica conocer tus valores, tus fortalezas, tus debilidades, tus talentos, tus preferencias, tus ciclos vitales, tus creencias … Implica, por tanto, conocer, si eres bueno para algo o no, si rindes mejor por el día o por la noche y cuestiones prácticas de ese tipo.

Yo, por ejemplo, que me conozco, sé que se me da bien la escritura y que puedo impactar a ciertos grupos de personas con ella; en cambio sé que estoy bastante incapacitado para el asesoramiento individual y personalizado, por eso no lo hago. ¿Podría hacerlo? Sí, si saliera de mi zona de confort y adquiriera habilidades podría, pero como ya he comentado en alguna ocasión salir de la zona de confort no me parece obligatorio ni aconsejable siempre y en todo caso, sino que depende de otros muchos factores.

¿Cómo llegar a autoconocerte?

Hay dos formas principales de autoconocimiento que tienen que ver con los dos movimientos esenciales que se dan en la vida: hacia dentro y hacia fuera.

El universo se contrae y se expande continuamente en un constante movimiento hacia dentro y hacia fuera.

El corazón bombea en base a sus dos movimientos de sístole y diástole: hacia dentro y hacia fuera.

Hay personas introvertidas y personas extrovertidas.

El día tienes sus horas de expansión (sol) y sus horas de introversión (luna).

Y así podríamos seguir.

En lo que respecta al ser humano, cada uno tiene una mayor predisposición hacia una de las dos formas de encarar la vida y relacionarse con el mundo que toda persona tiene.

Por un lado, hay personas que cuando necesitan conocer algo, reflexionar o acceder a respuestas, se encierran en sí mismas, se pliegan sobre sí, entran en estado meditativo, solitario, reflexivo y de reposo, y dejan que el saber aflore. Es mi caso.

Otras, por el contrario, necesitan volcarse en el mundo exterior, acceder a lo que hay fuera de ellas para, de esa forma, recabar datos e información y acceder a lo que quieren, sacando sus conclusiones.

En lo que respecta al autoconocimiento, y en consecuencia, para conocerte a ti mismo, puedes adoptar uno de los dos enfoques anteriores, o ambos simultáneamente según los momentos. Ninguno es ni bueno, ni malo, ni mejor ni peor. No existen esas calificaciones en el universo: son simplemente distintas formas de acceder al mismo sitio.

Si quieres llegar a ti mismo y conocerte, y eres un tipo de persona como yo, necesitarás el silencio, la soledad y la introspección. A mí, por ejemplo, cuando me ocurre algo significativo necesito encerrarme en mí mismo y dejar que eso se pose y repose en mí. E invariablemente, cada día, ocurra lo que ocurra, necesito ir a mi interior y quedarme en silencio.

Voy a escuchar en silencio para encontrar el camino – Marc Anthony – .

Por el contrario, puedes ser del otro tipo de personas. Cuando te ocurre algo necesitas contarlo, cuando necesitas respuestas preguntas fuera, lees, buscas… Y con todo lo que recibes del mundo exterior conformas tu persona y llegas al conocimiento de quién eres.

Repito, nuevamente, que ambas formas son perfectamente válidas. Es más, cualquier forma que se te ocurra es válida. Lo que importa, como siempre, es que vibre contigo, que resuene contigo, que percibas su beneficio y utilidad a un nivel aunque sea sutil.

¿Es suficiente con el autoconocimiento?

Auto conocerse es importante, casi nadie duda de la importancia del autoconocimiento, pero para un viaje exitoso (interior y exterior) hacen falta más cosas.

Dicho de otra forma: auto conocerte te trate información, pero solo con la información no haces mucho. Eso sí, es el inicio del viaje.

¿Qué debe acompañar al autoconocimiento?

⇒ En primer lugar, fortaleza para reconocer aquello de ti que no te guste. Para observar tu sombra y aceptarla por encima de todo, ya que eres tanto lo bueno como lo malo, y detrás de cada uno de esos aspectos hay una larga historia personal. Eres quien eres por algo, y eso hay que reconocerlo y honrarlo. Honrar es una palabra que me gusta mucho.

⇒ En segundo lugar, conciencia para decidir qué es aquello que quieres transmutar y cambiar, pero por propia decisión, porque consideres que es lo correcto para tu evolución personal, no porque se suponga que deba hacerse según algún criterio de alguien o manual de autoayuda.

    • Tenemos que trascender los miedos…
    • Bueno, de momento mi miedo es mío y quiero conocerlo, quiero ver lo que tiene que decirme… Sin prisas, por favor.

⇒ En tercer lugar, anhelo para llegar al fondo de la cuestión. Esto no es algo que se adquiera o se aprenda, es algo que se tiene o no se tiene, y depende del estado evolutivo de cada uno. Cada persona experimenta en cada momento lo que tiene que experimentar, y experimentar más o menos no es ni bueno ni malo ni regular, simplemente es. Por eso, la gran clave para mí siempre es la ACEPTACIÓN. Un profundo anhelo por conocer y descubrir (la verdad, en última instancia) es casi imprescindible, pero también algo que no se puede forzar. Como digo, o te llega o no te llega.

Y fíjate, ahora que me doy cuenta, qué palabras más bonitas hay en los párrafos anteriores: fortaleza, conciencia, anhelo, aceptación…

Finalmente, y sólo para muy avanzados, la eterna pregunta: ¿Quién soy?

El autoconocimiento te lleva a un estado de conocimiento: el del ser que eres.

Pero en la eterna búsqueda espiritual la pregunta clave es quién es ese ser, dicho de otra forma: ¿quién eres tú?

Podrías responder que eres tu nombre: Soy Antonio Pérez… O tu profesión: Soy fontanero

Pero si cambias de profesión sigues siendo el mismo, luego no eres tu profesión. Y si fuera legal cambiarse el nombre y te lo cambiaras, no dejarías de ser tú, seguirías siendo tú, luego tampoco eres tu nombre.

Hay algo mucho más profundo que es lo que eres y que es inmutable a las contingencias externas, a la personalidad, a la máscara del mundo exterior, al papel que desempeñas en el teatro.

En realidad, más que “¿Quién eres?” la pregunta es “¿Qué eres?”.

Porque, ¿por qué has de suponer que eres alguien? Quizá seas algo. No tienes porqué ser un ser, una persona, una entidad, alguien. Podrías ser otra cosa: energía, conciencia, flujo…

Hay quien dice, y estoy bastante de acuerdo, que el único y verdadero propósito de toda vida humana es descubrir lo que eres. Descubrir la verdad, rasgar el velo, recordar la verdadera historia.

Pero mejor lo dejamos aquí…

¿Quieres aprender más sobre esta temática?

Aquí tienes un par de artículos relacionados para caso de que quieras profundizar más.

Cómo alcanzar un estado de conciencia sublime.

Autosuperación: 5 claves para desarrollar lo mejor que hay en ti.

Y si quieres ver en este vídeo el lugar al que acudo para relajarme, reflexionar, meditar y auto conocerme un poquito más, sólo tienes que hacer clic aquí:

Finalmente, si te gustó el artículo, ¿me lo compartes en las redes? 🙏.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

Latest posts by Agustín Grau (see all)

14 comentarios en “Autoconocimiento: el lugar donde todo empieza”

  1. Me ha gustado mucho este post. Muy profundo, enhorabuena. Sobre todo lo de que no somos un nombre ni una profesión, si no algo más que eso.

    Responder
  2. Buenas Agustín! Aquí Jaír, de Efectivida.es
    Buen artículo, sí señor. Gracias por compartir también cómo consigues llegar al auto-conocimiento.
    La verdad es que conocerse a uno mismo no es fácil. Decía Julien Green, que «ni si quiera el mejor explorador del mundo hace viajes tan largos como aquel que desciende a las profundidades de su corazón».
    Además, en ocasiones, lo que encontramos al profundizar no nos gusta demasiado. En otras personas, tampoco conviene enfrentarse a traumas del pasado sin asesoramiento.
    Creo que esto del autoconocimiento es una asignatura pendiente, y que se debería implementar en los estudios convencionales de alguna manera.
    Al menos, gracias a estos artículos, nos entran las ganas de conocernos un poquito mejor.
    Un saludo desde Las Palmas!

    Responder
    • Hola Jair, gracias por tu comentario.

      Por lo que comentas de que puede no gustarnos lo que encontremos dentro, es por ello por lo que hablo de la importancia de la aceptación de todo lo que encuentres, ese es el primer paso, más que negarlo, justificarlo, explicarlo… Aceptarlo sin más. Soy así, perfecto, algún motivo habrá.

      Por lo que comentas del pasado y los traumas del pasado, aprovecho para reflexionar aquí sobre una idea muy revolucionaria que acabo de leer recientemente y que a mí me ha impactado muchísimo. Es algo sobre lo que no estarán de acuerdo la mayoría de psicólogos, psicoanalistas, etc, pero que a mí evidentemente me da igual, porque yo me guío por mis vibraciones y no por el dogma convencional. La idea, como digo, es muy revolucionaria, pero tiene toda su lógica:

      Por más que se diga que hay que ir al pasado para entender el presente, y que en el pasado están las claves de todo, etc… si aceptamos que lo único que importa es EL MOMENTO PRESENTE, la consecuencia es no dedicar ni un minuto de atención al pasado y centrarnos única y exclusivamente en el presente, actuando a partir de él.

      Estoy contemplando en mi día a día esta idea y es absolutamente liberadora, porque si nos fijamos todo lo hacemos/valoramos/interpretamos en función del pasado (voy a hacer esto, aunque la última vez que lo hice…); eso nos lleva a la esclavitud: no somos libres porque el pasado nos determina, nos condiciona. Por contra, si prescindimos (si no fijamos nuestra atención) en el pasado somos libres de crear ahora sin más impedimentos que los que tengamos AHORA ante nosotros. Dicho de otra forma: borrón y cuenta nueva sin más con el pasado: fue importante, estuvo ahí, ocurrió y por más que quieras cambiarlo no puedes, luego nuevamente no hay nada como ser práctico.

      Referente a los planes convencionales de estudios y la conveniencia de que contemplaran estas cuestiones, decir que evidentemente no las contemplan y sí sería positivo hacerlo, pero hay centros educativos en los que NO siguen el sistema tradicional, o al menos no lo siguen en su mayor parte, y eso es otro cantar. Mi hija, sin ir más lejos, estudia en uno de ellos y en su programación semanal SÍ hay un área de autoconocimiento con muchas cuestiones relativas al mismo.

      Un abrazo, Jair.

      Responder
  3. Es una asignatura completamente ignorarda por nuestros padres,maestros y gobierno.
    yo creo que de ahi viene el famoso 80% de empleados Infelices porque desde niños nos mandan a la escuela y luego a la universidad para que tengamos un «buen trabajo» cuando en el fondo los padres lo que quieren es que no mueras de hambre.

    bien dicen que nuestro cerebro quiere sobrevir y no ser feliz. Para el lo primero es la superviviencia y ya la felicidad es vanidad .

    hoy en dia como adulto me doy cuanta que la mayoria estamos en trabajos que no nos gustan solo por pagar facturas pero como la mayoria vive asi se acepta como lo normal. Y no porque el trabajo debiera ser la fuente de felicidad pero es la idea que inconcientemente nos plantan desde pequeños, pensamos que en un buen titulo universitario y un buen trabajo esta incluida la plenitud.

    saludos mexicanos

    Responder
    • Hola Julián. Has hecho una descripción muy acertada de lo que es la sociedad actual y el funcionamiento de la mente y las familias.

      Como ya hemos hablado en otros posts de este blog, lo que prima es el cerebro reptil que busca la supervivencia. Si vives exclusivamente en él, y te dejas arrastrar por él, lo único que te importa es tener un trabajo (el que sea) que te permita pagar facturas y aguantar hasta el mes siguiente, en el que vuelta a empezar. Quien piense que la esclavitud desapareció se equivoca, persiste, es eso.

      Actualmente hay un cambio de conciencia en muchos aspectos y todo va cambiando aunque sea de forma poco perceptible. Los padres está claro que quieren que a los hijos no les falte nada, pero ya hay muchos, como yo, que hemos decretado que no hemos venido a sobrevivir, sino a ser libres, a vivir, a ser felices, a experimentar y a crear. Y que transmitimos eso desde la más tierna infancia de los bebés. Si le preguntas a mi hija de 5 años qué es lo que papá siempre dice que es lo más importante te dirá que la libertad y la felicidad.

      El cambio debe ser individual. Ningún gobierno ni ningún sistema convencional de educación quiere que seas libre, ni que seas rico ni que seas feliz; si lo eres ya no les necesitas a ellos, por lo que ellos quieren simplemente que mantengas el sistema, el statu quo, que continúes, que sigas haciendo lo mismo de siempre para que la gente pueda continuar en modo supervivencia.

      Por eso son fundamentales las preguntas: quién soy yo, qué quiero y por qué estoy aquí. Y reivindicar la verdad: que no somos meramente un paso más allá del mono, sino que tenemos un gen divino que nos da alas para todo.

      Un abrazo.

      Responder
  4. Enhorabuena Agustín .!!!
    Muy bueno el contenido que nos brindas.
    Estoy procesando los términos de LIBERTAD Y FELICIDAD.!!

    Agradezco a todos que se suman a revertir la esclavitud .!!!

    Gracias a todos.!!!!

    Responder
  5. Magnífico artículo, Agustín.

    Reflexionas sobre un tema que, como destacas, está en la base de cualquier proceso de desarrollo personal o espiritual.

    Me gustó la forma en que planteas la búsqueda del autoconocimiento, hacia dentro y hacia afuera, y la crítica que haces a la forma en que nos acostumbraron a definirnos por lo que hacemos y no por lo que somos: seres poderosos capaces de crear su realidad todo el tiempo con su dispositivo creador-maestro.

    Fíjate que este es precisamente el campo en el que ayudo a las personas: el del autoconocimiento y la transformación.

    Ahora, lo interesante de la herramienta que utilizo es que antes era percibida como una práctica esotérica, aunque he podido comprobar que se trata de una ciencia. Una ciencia metafísica pero ciencia al fin: la Numerología.

    Incluso, en las dos formas de búsqueda que planteas hay dos números que nos definen: el Número Externo o Número de Vida, y el Número Interno.

    Es increíble como todo tu artículo podría tener una traducción en lenguaje numerológico.

    En suma, buen contenido para empezar el año, ya que responder a la divisa «conócete a ti mismo» es algo así como el propósito básico de la vida, principio de todo logro, de todo éxito.

    Seguiremos comentando.

    Un abrazo.

    Responder
    • Gracias, Amaury, me alegro que te guste el artículo.

      Animo a todos aquellos que quieran adentrarse en el mundo de la numerología a que te contacten y experimenten si pueden obtener información válida para sus vidas. Yo también creo que los números ocupan un papel fundamental en la vida y en la creación y, como tales, pueden ser una extraordinaria herramienta para conseguir propósitos.

      Un abrazo.

      Responder
  6. Buenas tardes,
    muy bueno y muy bien explicado, todos tenemos un sitio en nuestro interior, yo el mio no se donde está, pero siempre llego a él, allí encuentro mi pequeño laboratorio que me produce paz y me ayudan a ver la vida desde otra perspectiva.
    Muchas gracias por tus artículos Agustín
    Un sincero abrazo

    Responder
    • Gracias, Carlos. Es genial que hayas encontrado ese lugar en el interior aunque no sepas cómo llamarlo. De hecho, el lenguaje humano se nos queda corto para nombrar muchas cosas que escapan de la realidad cotidiana y pertenecen a los mundos sutiles.

      mucha suerte en todo.

      Responder
  7. Genial, Agustin, me ha encantado el artículo. Como siempre, admiro tu sencillez al escribir, el respeto con el que te expresas y la profundidad de lo que dices. Gracias por este regalo que nos hace reflexionar en lo que realmente importa.
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies