¿Qué hacer con los beneficios de una empresa, con los beneficios empresariales?

Si tienes un negocio, los beneficios de la empresa te obligan a preguntarte qué hacer con ellos. Hoy hablamos de los beneficios empresariales y de las posibilidades que ofrecen.

Evidentemente, no todas las empresas tienen beneficios. Sería lo ideal, pero muchas se quedan por el camino, o se mantienen vegetando, es decir apenas ganando para pagar sueldos y gastos, etc.

Pero, como digo, las hay que generan beneficios empresariales. El sentido común te dice que eso te permitiría hacer muchas cosas y que, ante ello, lo lógico es que el negocio vaya cada vez mejor: porque creces, amplias mercados, clientes… y, en consecuencia, cada vez tienes más beneficios de empresa.

Pero, ¿qué ocurre? Que por lo visto eso no siempre es así. Y me lo demuestran varias noticias que he leído en los últimos tiempos.

Te pongo en antecedentes sin dar nombres.

¿Qué puedes hacer cuando tienes beneficios empresariales? - ¡Compártelo!       

Empresarios que no saben qué hacer con los beneficios de la empresa y se arruinan

Como lo has leído, aún teniendo beneficios.

Noticia 1 de empresa 1

Una empresa murciana que facturó en el sector inmobiliario, hace alguna década, miles de millones de euros, y tuvo beneficios de no sé si miles, pero sí cientos de millones.

No sé lo que hizo con los beneficios, pero al cabo de X años acabó en concurso de acreedores, disuelta, con un socio en el extranjero y el otro no sé si fugado, buscado, huido, condenado o algo parecido. Da igual, un estrepitoso final donde los haya.

Noticia 2 de empresa 2

Una empresa española de nivel nacional, existente desde hace montones de décadas, conocidísima y casi número uno en su sector, de la que leo dos noticias que no sé cómo casan, pero que yo por lo menos no entiendo porque veo incompatibles (debe ser que estudié derecho y no económicas).

Las dos noticias son:

→ La empresa tiene cada vez más beneficios, y

→ La empresa tienen cada vez más deudas.

No sé tú, pero yo no lo entiendo. Para mí, que cuando tienes beneficios puedes saldar deuda, pero por lo visto no, a más beneficios, más deuda. Tendré que hacer algún master.

Noticia 3 de empresa 3

Importantísima empresa inmobiliaria con sede en un gigante asiático.

Miles de viviendas vendidas a millones (sí, millones) de personas. Número uno en casi todo el mundo, beneficios ingentes de esos que no sabes ni contar…, en fin, ¿para qué contarte?

Cuando escribo esto está al borde de la quiebra, con posibilidad, por su tamaño, de contagiar e infectar a medio mundo y tener otra como la de 2008.

¿Dónde están los beneficios de la empresa?

Pues en los casos anteriores es algo que no sé, pero te puedo asegurar que es algo muy común, es decir que los casos anteriores no son una excepción: empresas con ingentes beneficios que se arruinan de la noche a la mañana.

La única explicación que tengo tiene que ver con el ansia salvaje de crecimiento a toda costa, en una carrera imparable hasta el infinito de la que no te puedes apear, porque si te paras mueres (aunque si sigues, por lo visto también mueres, aunque más tarde).

Traducción de lo anterior: la empresa gana mucho y, ante eso, en vez de invertir o reinvertir razonablemente los beneficios, decide seguir creciendo (cada vez más), para lo que se endeuda, pide financiación, va a los bancos, emite pagarés, etc. etc. Porque no le basta crecer con lo suyo, sino que quiere más.

Cuando la cosa se pone mal, las empresas tienen que hacer frente a la deuda y no pueden. Lo que tenían lo han perdido y han quedado hipotecadas de por vida.

No podían quedarse con lo que tenían. No sabían ahorrar, ni invertir, ni diversificar… Lo que no entiendo es cómo con esa ignorancia financiera pudieron hacer grandes beneficios empresariales en el pasado.

Entonces, si tienes un negocio, ¿qué haces con los beneficios de la empresa?

Yo no soy ningún gigante asiático, ni ninguna empresa de nivel nacional.

Al contrario, soy un simple mindundi que me dedico a muy poquita cosa y casi nadie me conoce. Pero la poquita cosa a la que me dedico me proporciona cada vez más beneficios, poco a poco, lento pero constante, y no tengo deudas ni he contraído financiación con nadie.

Conclusión: cada vez tengo más y no suelo necesitar a nadie para lo que hago.

¿Qué te dice, o me dice, el sentido común que se puede hacer con los beneficios empresariales?

Yo tengo una fórmula que te permite calidad de vida y crecimiento constante. Imagino que no voy a descubrir América con lo que voy a decir, aunque igual sí, porque, por lo visto, esto tan de sentido común no es conocido o aplicado por muchos.

Con lo que ganas haces cuatro montoncitos, o cuatro bolsas o cuatro huchas.

4 destinos para los beneficios de tu empresa - ¡Compártelo!       

Montoncito 1. Reinvertir en la empresa

Si el negocio te va bien, significa que lo que haces sirve, vale y gusta, por lo tanto sigue por ahí.

Una parte de los beneficios la dedicas a seguir creciendo en tu negocio, haciendo más o menos lo que venías haciendo y que ya te ha demostrado que funciona.

Ejemplo: si yo tengo viviendas en alquiler, con lo que voy ganando voy comprando más viviendas y las vuelvo a alquilar.

¡Vaya descubrimiento! Pues por lo visto el gigante asiático no lo sabía.

Montoncito 2. Invertir en otros sectores

Hay que diversificar. No vas a poner todos los huevos en la misma cesta, y seguir reinvirtiendo una y otra vez en la empresa que tienes, porque las cosas pueden venir mal dadas en cualquier momento.

Otra parte de la que ganas, por tanto, la reinviertes en otros sectores sin relación con el tuyo; en bolsa, en crowdlending, en abrir una franquicia de algo…

Montoncito 3. Ahorrar sin más

Otra parte de los beneficios la ahorras sin más en un lugar seguro (banco, cajas en el altillo…, como quieras).

La ahorras porque no todo va a ser inversión y reinversión. Por mucho que el negocio dé beneficios empresariales, es bueno ahorrar sin más ciertas cantidades para situaciones de emergencia, bien del propio negocio, bien personales, familiares, etc.

Montoncito 4. Gastártelo en diversiones y life style

No hay ninguna ley humana ni divina que diga que en la vida hay que sufrir.

Y menos si tienes dinero para disfrutar.

Por tanto, si tienes dinero, después de haber hecho los deberes anteriores (inversión, diversificación y ahorro), te puedes permitir tus caprichos. Te vas a donde quieras o te compras lo que quieras.

Esto también es algo que hacen los nuevos ricos, pero al revés: con lo primero que ganan, sin pensar en si tienen gastos o deudas, empiezan a gastar en bienes personales de consumo que no producen ninguna rentabilidad. Ya sabes, viajecitos, coches, cenas y todo eso.

Insisto en que lo que he dicho no creo que sea nada del otro mundo, pero claro, cuando leo noticias como las que he comentado anteriormente, me asaltan las dudas. Igual sí que soy un iluminado y yo aquí, sin saberlo.

Si quieres invertir los beneficios que tengas en cosas pasivas, aquí puedes descargarte gratuitamente este manual con 50 fuentes de ingresos pasivos, para que ideas no te falten.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

4 comentarios en «¿Qué hacer con los beneficios de una empresa, con los beneficios empresariales?»

  1. Agustín gracias por tu artículo, me ha gustado mucho y como a ti me plantea ciertas dudas. Pienso que si un modelo de negocio comienza a ir bien nos especializamos, y nos quedamos en ese nicho económico dando vueltas sin parar, porque todo va estupendamente. Pero si las circunstancias económicas cambian podemos ser barridos de un plumazo si no hemos diversificado con cabeza nuestros beneficios. En fin, con el trabajo que cuesta ganar la pasta, que lástima perderla así. Necesitamos educarnos financieramente y desarrollarnos personalmente, nos haremos especialistas en más nichos financieros y podremos salir bien para adelante.
    Un saludo y muchas gracias, sigue así de auténtico.

    Responder
    • Gracias por tu comentario, Pedro.

      Pues sí, algo así es, puede venir una crisis y barrerte de un plumazo, pero claro, lo que yo me planteo es: ¿y durante todos los años anteriores que te iba de maravilla no ahorraste nada para cuando las famosas «vacas flacas»? ¿No invertiste en nada más? Y no solamente no lo hiciste, sino que encima te endeudaste… Uf, no sé.

      Gracias de nuevo por tu comentario y un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies