El desempleo no existe

El desempleo no existe (hablando claro)

Relacionada con el desempleo, esta mañana me ha pasado una cosa muy, pero que muy curiosa, y que constituye el motivo de este post.

Antes de escribir sobre algo, me gusta indagar (trastear) en el mejor planificador de palabras clave que conozco: Kwfinder, para ver los intereses de los usuarios sobre ciertos temas. Las tendencias, más bien, lo que interesa y motiva a la gente.

Esto, por sí mismo, ya constituye un interesante tema de debate: ¿escribimos sobre lo que queremos o sobre lo que está interesada la gente?

Yo voy así así: a veces escribo lo que me apetece (lo de hoy es un ejemplo de ello 🙂 ) y a veces sobre temas en los que la gente necesita respuestas. A fin de cuentas es bastante absurdo escribir si nadie te lee, ¿verdad?, si nadie está interesado en lo que dices. Lo que escribo ya lo sé yo.

¿Escribimos sobre lo que queremos o sobre lo que esta interesada la gente? - ¡Compártelo!          

Bueno, la cuestión es que me he puesto a indagar sobre el tema del desempleo, cuestión acuciante donde las haya.

Trabajo no tengo, pero mira qué tontería más mona me he comprado...
Trabajo no tengo, pero mira qué tontería más mona me he comprado…

Acuciante y curiosa: que en esta sociedad del bienestar, que en esta nueva sociedad, la gente no tenga empleo (aunque a veces sí tonterías y estupideces que no valen para nada), no deja de ser cuanto menos llamativo. Preocupante también, creo yo.

Te invito a que hagas la prueba para comprobar lo que yo he comprobado: cuando tecleas “desempleo” en el buscador, casi todas las palabras relacionadas o sugeridas (que constituyen las búsquedas más realizadas por los usuarios) son:

Subsidio por desempleo.

Prestación por desempleo.

Seguro de desempleo.

Prestaciones por desempleo.

Inem prestaciones por desempleo.

Cálculo prestación desempleo.

Subsidio por desempleo requisitos.

And so on.

¡No aparecen apenas búsquedas relativas a soluciones, alternativas, remedios…! ¡A ¿qué puedo hacer para salir de ésta?!

prestaciones por desempleoMe he quedado muerto. Esto ya de por sí merecería un interesante estudio sociológico para ver la mentalidad de la población. Porque está claro que la gente no quiere respuestas, quiere pagas.

Me inquieta (bueno, me inquieta no, me llama la atención, tampoco vamos a exagerar), porque revela un deseo de crecimiento personal y superación muy escasito por parte de la gente. La gente quiere una paga y se preocupa por buscar dónde hay que pedirla, cuándo y de cuánto. Pero buscar cómo salir de la situación, qué hacer o cómo crear ese empleo, cómo montar un negocio, autoemplearte, abrir una franquicia, un blog… no sé… nada de nada. La paga, que es a lo que vamos.

Y hablando de ir, vamos a lo que iba con el título del post, que siempre me termino yendo 🙂 :

El desempleo no existe

Algunos me dirán que casi todas las constituciones (la española, por ejemplo, bello papel donde los haya) garantizan el derecho al trabajo.

Nada... que nadie me contrata...
Nada… que nadie me contrata…

Así es. Garantizan tu derecho al trabajo. Garantizan que tienes derecho a trabajar. Garantizan que puedes trabajar si quieres. ¡Pero no garantizan que alguien te tenga que dar ese trabajo! No garantizan que el trabajo te tenga que venir de fuera, como no podría ser de otra manera, ya que nadie (ni constituciones, ni gobiernos, ni extraterrestres) puede obligar a nadie a dar empleo a nadie.

Si así fuera, ¿te gustaría ser tú el obligado a darlo, a dar empleo a otros?

Con esto no quiero hacer debate infructuoso ni machacar a nadie.

Lo que pretendo es hacer una llamada de atención para que, los que se encuentren en esa situación de desempleo, asuman y tomen conciencia de que la respuesta debe venir de ellos. De que la respuesta no es obligatorio que venga de fuera. Que puede, pero que no tiene porqué.

Si quieren esperar, pueden hacerlo, pero nadie garantiza nada.

Las respuestas, por regla general, vienen de dentro - ¡Compártelo!          

Yo, si tuviera interés en algo, me afanaría en conseguirlo. Preguntaría cómo hacerme con ello, qué estrategia seguir, cómo aprender lo que no sé, quién me puede enseñar, dónde está la respuesta, qué hay que hacer, cómo puedo hacer más con menos –apalancamiento-… En fin, que me movería.

Tengo muchos defectos, pero hay uno que no se me puede achacar: el de quedarme dormido en los laureles (para los lectores latinos: es una expresión española; en otros países no sé cómo se dirá: en las papayas, en los cocoteros… 🙂 )

¿Qué se puede hacer?

Como no solo se trata de calentar la cosa, voy a decir lo que yo haría si me encontrara en esa situación.

Nadie está obligado a hacer nada, por supuesto. Si uno quiere buscar todas las prestaciones posibles hasta la eternidad, o dejarse languidecer y morir de hambre mientras contempla en televisión su programa favorito… ¡puede hacerlo!, vivimos en países libres.

Yo me preguntaría una de dos:

qué me gusta o qué se hacer para solucionar mi desempleo

¿Qué sé hacer o qué me gusta hacer?

⇒ Si lo que sé hacer (y lo que mejor sé hacer) es lo que más me gusta hacer, mejor que mejor: ¡bingo! Si no, elijo.

⇒ Si no sé hacer nada, me formo en lo que me guste, sea lo que sea. Si no tengo dinero, puede haber becas o ayudas. Si no las hay, Internet es gratis.

Una vez que tuviera determinado eso, estudiaría qué demanda la gente sobre lo mismo. Qué quiere saber la gente sobre eso, qué soluciones necesita sobre su vida relativas a ese tema, qué problemas tiene que resolver al respecto.

Lo cual, dicho de otra forma, se puede traducir como qué le puedo dar a la gente que le haga falta o le venga bien. En qué puedo servir a alguien. Qué puedo dar para que me compren porque les hace falta.

Una vez determinado, diseñaría una estrategia.

La estrategia es ver dónde estoy, qué tengo, qué quiero conseguir, cómo voy a hacerlo, qué camino voy a recorrer, con quién…

Y me pondría a dar los pasos. Empezaría. Por el primero. Y después el segundo. Y continuaría. Así es la vida. Así se hacen las cosas. No es muy complicado, tan solo se trata de andar.

Que me equivoco, corrijo (autosuperación). Que me da resultados, sigo.

Hasta llegar donde quería.

⇒ Si cuando llegue me gusta, me quedo.

⇒ Si no me gusta, me voy a otro sitio.

⇒ Si me gusta, pero termino aburriéndome, me cambio.

Y decido en cada instante, que para eso soy un ser libre y soberano. No me gusta que me den lo que no me merezco. Pero me gusta experimentar las consecuencias de lo que hago. Si hago, recibo; si no hago, me quedo como estoy y me aguanto.

Para mí esa es la forma de funcionar, pero respeto profundamente a quien discrepe conmigo.

(Artículo relacionado: Si buscas trabajo tienes un problema y Paro universitario)

 

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

36 comentarios en “El desempleo no existe (hablando claro)

  1. Simplemente te aplaudo!!!

    Justo esta semana publiqué un video en mi blog “LeanSelf by Irene Milián” de cómo la suerte la creamos nosotros!

    Porque yo me he visto en esa punto de no tener trabajo, y me he movido tantísimo, que ahora tengo más de uno 😉

    La primera Ley de Newton dice: “Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él”

    Y ahí está la respuesta a todo!

    Si te mueves, estarás siempre avanzando, si no te mueves, estarás eternamente quieto!

    Esa fuerza externa, no existe en el caso de “sacarnos las castañas del fuego”; esa fuerza externa en nuestro caso, es sólo una fuerza que nace de nuestro interior.

    Un saludo y gracias por este artículo, que con tu permiso, lo voy a compartir 😉

    • Por supuesto, Irene, faltaría más.

      Newton tenía bastante razón con su ley. Debe haber una fuerza para hacer cambiar algo. El problema es que la mayoría de gente piensa que eso (esa fuerza) siempre debe provenir de otro, es decir que sea otro el que solucione ese problema (que es tuyo, no de él).

      Pienso que mientras que el ser humano no tome auténtica responsabilidad sobre su vida no cambiará mucho.

      Me alegro que compartas esta visión. Un abrazo.

  2. Como siempre, Agustín, me siento totalmente identificada con tus artículos. Qué razón llevas! Y qué poco se habla de eso que cuentas! La gente en su gran mayoría busca la comodidad, que nos den ese trabajo o si no, que nos den la prestación, el subsidio, el paro. Yo personalmente nunca llegué a cobrar el paro. Unas veces porque me fui de la empresa por mi propia cuenta y otras porque trabajaba en el extranjero y no sabía cómo funcionaba eso de cobrar el desempleo. Pero es totalmente cierto lo que dices: es muy cómodo buscar que te solucionen la vida. Algunos incluso dicen: quiero irme al paro para descansar. He llegado a conocer compañeros de trabajo que faltaban de forma indiscriminada para acogerse al ERE de la empresa. Entiendo que es un caso de excepción, que nadie quiere perder su trabajo por regla general, pero lo cierto es que hay mucho caradura que lo único que quiere es hacer menos o nada y cobrar su paga. Por desgracia el sistema también permite que esto pase. Fíjate que tras haber vivido en Alemania y Holanda, veo las diferencias con nuestro país. Allí el desempleo no es como aquí, que a veces te compensa no trabajar y cobrar el paro. Incluso si estás cobrando una prestación, en Holanda por ejemplo, tienes que realizar labores sociales mientras buscas empleo, de forma que de alguna manera realizas un trabajo. A mí me parece lo justo. Ya que cobras un subsidio, mientras no trabajes, trabaja en temas comunitarios, estáte activo. Pero en fin, entiendo que muchos no compartirán esta postura. La mía no tiene que ver con ideologías políticas, simplemente es sentido común. En fin, que enhorabuena por tu brillante artículo una vez más. Necesitamos más voces como la tuya para hacernos despertar y darnos cuenta de que el verdadero cambio no empieza por el gobierno, la política, la economía… sino por uno mismo, por nuestra actitud, nuestras ganas de crecer y de prosperar. Un abrazo!

    • Madre mía, María, a mí que me gusta hablar claro pero veo que a ti te gusta más que a mí, ja ja.

      Como bien dices, no es ideología sino sentido común. Cada país, sea Alemania, Holanda, España… tiene sus propias leyes y todas son respetables (¡más o menos! 🙂 ). Yo creo que si alguien está incapacitado necesita ayuda, por supuesto, ahora bien:

      Por un lado, ¿Cuándo REALMENTE alguien está incapacitado? Yo creo que todos somos capaces por regla general, todos tenemos facultades y conocimientos, no creo que haya tontos de nacimiento; y por otro,

      Que necesite ayuda nos lleva a otro tipo de reflexión: ¿qué tipo de ayuda? ¿Dinero? ¿Quizá conocimiento, consultoría, aprendizaje para desarrollar sus habilidades y valerse por sí mismo?

      En esto último creo que está la clave. Cuando alguien no tiene empleo, ¿cómo le ayudas más: dándole dinero o enseñándole a crear ese empleo? Quizá (¡es un decir!) lo primero no sea más que una manera de perpetuar su situación y enquistar su “incapacidad”.

      Gracias por tu comentario y tus valiosas aportaciones una vez más.

  3. Discrepo profundamente contigo, Agustín.

    Noooo, sabes que es broma, jeje.
    Feliz año, lo primero. Que este 2016 te traiga(s) más de lo que quieres y necesites. 🙂

    Veo que vienes con el garrote de la responsabilidad dispuesto a abrir los ojos de los más quejicas, jeje. No sé si tienes la misma percepción que yo, pero estos últimos son los que más hablan de ayudas, prestaciones por desempleo,… Y no está ni bien, ni mal. Total, en esta vida parece que cosechamos lo que hemos sembrado. Quién siembra quejas y escasez…

    Un fuerte abrazo!!

    • Puedes discrepar, Jesús, no pasa nada, no vamos a asesinarnos… ¡por ahora! 🙂 .

      Se recoge lo que se siembra, como no puede ser de otra forma. Si así no fuera, estaríamos ante un auténtico fenómeno paranormal, no crees? Yo creo mucho en la responsabilidad y en la “consecuencialidad”, palabra que me acabo de inventar creo, lo que no es otra cosa que experimentar las consecuencias de lo que haces. Para mí es muy simple.

      Feliz año nuevo igualmente.

  4. Muy interesante el post, estoy totalmente de acuerdo contigo porque así es la realidad. Todo el mundo puede moverse, ya que no somos árboles. Si algo no me gusta lo cambio, siempre hay medio para hacerlo, lo que hacen falta son ganas, actitud… y no pensar que ir a lo más fácil es la solución a los problemas. Gracias

  5. ¡¡¡Pero qué razón tienes!!! A la mayoría de la gente le falta INICIATIVA. Y sin iniciativa no te queda otra que ser esclavo de los demás. Es triste… Pero me parece que no hay remedio…

    • Para muchas cosas, Jesús, puede ser que no haya remedio, como bien dices, pero eso es algo con lo que tenemos que convivir. Junto al bien existe el mal, junto al conocimiento la ignorancia, junto a la luz la oscuridad… Vivimos en un mundo de polaridad y hay que aceptar convivir con lo que no nos gusta o no entendemos.

  6. Estoy de acuerdo con el artículo, aunque por no acharía la culpa únicamente a las personas. La sociedad es la que tiene el problema, desde la escuela, la universidad e incluso la televisión te enseñan a ser un empleado. Los casos de éxito de emprendedores son la excepción y lo subrayan como algo excepcional. Si desde pequeños nos enseñasen a valernos por nosotros mismos y a darnos la opción de poder hacer más, seguro que más personas se animarían a seguir ese ejemplo.
    Además, luego están los casos de desesperación que empiezan su camino como último recurso, y por desgracia fracasan porque no se han informado bien de qué es lo que tienen que hacer, porque en general la sociedad en la que vivimos no nos prepara para eso.

    • Hola César. Es verdad que ni la sociedad ni la escuela nos preparan para otra cosa que la de ser empleados, eso es una realidad, pero uno tiene que saber si le conviene algo o no y buscar lo que más le interese.

      Ni la sociedad ni la escuela es probable que cambien, quizá somos nosotros los que tenemos que cambiar.

      Hoy en día también hay más alternativas aparte de las enseñanzas tradicionales. Internet es una fuente de información y podemos aprender de muchos sitios.

      Cuídate mucho y un abrazo.

  7. Sí señor, me encanto tu manera de decirlo.

    Creo que el problema radica en el miedo a lo nuevo, a lo desconocido, sobre todo en España hemos tenido una época de bonanza y se pensaba que sería siempre igual, pero gracias a dios cada uno tiene lo que ha deseado, así que nos toca movernos, ser responsables, y dejar de pedir al gobierno que están más perdidos que una sardina en un bosque JE JE.

    Si…. eso significa cambiar de ambiente, de país, de comodidades y no todo el mundo está dispuesto a pagar el precio.

    Es el momento de elegir, vivir o sobrevivir.

    Personalmente, me gusta vivir.

    Enhorabuena por tu artículo

    Dominique

    • Gracias por tu comentario, Dominique. Nunca había oído lo de la sardina en el bosque, pero sí, debe de andar un poco perdida 🙂

      Es cierto que hemos tenido épocas buenas, pero creer que eso siempre sería así es pecar un poco de ingenuos. El cambio siempre está presente en la vida y hay que saber adaptarse.

      Y somos muchos los que nos apuntamos a vivir más que a sobrevivir.

  8. Hola Agustín:

    ¡Qué gran verdad!

    Nada más cada día en mi ruta al trabajo, me topó con unas gigantescas filas en entidades de beneficencia del gobierno colombiano para reclamar subsidios. Conozco personas que prefieren vivir de la gotica que el gobierno les da que moverse para conseguir empleo o emprender. Es más fácil quedarse pegado del Tv esperando que sea fin de mes para ir a cobrar.

    Creo que los subsidios animan la pereza de muchos. Lo malo no es usarlo mientras se capacita y regresa a la fuerza laboral o emprende, sino que se acostumbran a ganar algo a cambio de nada.

    ¡Un hit para hoy, Agustín!

    • Sí, Maryory, aquí en España las filas para recoger la paga (o comprobar si hay algo para darte) también son grandes 🙂

      A mi me parece bien ayudar a todo el que lo necesite, por supuesto, siempre que se demuestre que mientras tanto la persona aprende, estudia, busca o hace algo. Lo que no puede ser es acostumbrarse a que ese es tu salario y que cuando acabe “alguien” tiene la obligación de seguir dándote otro.

      Y como he indicado en otro comentario de este hilo, más que dinero quizá a la persona en situación de necesidad hay que prestarle el acompañamiento y formación que necesite, en plan: a ver, usted, qué sabe hacer, qué quiere hacer, como va a ganarse la vida, ¿no sabe cómo?: vamos a enseñarle algo.

  9. razon al 100%,la no iniciativa y la procrastinacion no va de la mano en este mundo de cambios constantes,solo existe en la mente esa palabra “desempleo” habiendo tantas oportunidades no hace falta buscar empleo,pero la sociedad no comprendera nunca,en fin,mas ventaja para gente como nosotros,un saludos agus

    • Qué gracia, Leandro, con lo de “más ventaja para gente como nosotros”. Me recuerda un familiar mío que de pequeños nos decía: ¿no te quieres comer eso? Mejor, a más tocamos 🙂

      Pero es verdad, las oportunidades están ahí (y si no, se crean), y si alguien nos las quiere aprovechar pues estarán disponibles para el resto.

      Comida hay, siempre que uno quiera comer, claro.

  10. Sabes ese es el típico comentario que se hace cuando estas en posición para decirlo. No estoy de acuerdo, pero un poco si.

    Te cueno mi caso. Yo siempre he tenido trabajo, nunca me falto, siempre estuve formandome para q nunca me faltase pero una vez…me vi en la situación de que no encontraba nada de nada. Dejaba CV para camarero, limpieza, de mi profesión DE LO QUE SEA y nadie me llamo durante meses. Y muchas veces rechazo 20 trabajos que me surgen a la vez. A veces no sólo influye las ganas…si no la suerte y las circunstancias de las personas. Por ejemplo yo si no encuentro trabajo a lo mejor podría irme al extranjero a buscar. Pero hay gente q realmente no puede o carece de conocimientos y economia para poder intentarlo. Pero también es cierto que hay determinada gente que espera a que le venga el trabajo a el, o que no hace para encontrar y se queja. Sabes, la vida da muchas vueltas amigo y hay que ser humilde. Hoy te va de puta madre y por circunstancias ajenas a ti te puedes ver mal, muy mal.

    Es importante el trabajo y la perseverancia pero también la suerte. Y que conste que te lo dice alguien al que siempre le dicen la suerte que tiene para siempre tener buenos trabajos y creo que no es suerte…aunque mentiría si también influye.

    • Hola amigo, gracias por tu comentario. Por supuesto, que te deseo lo mejor y, si estás en desempleo, ojalá puedas trabajar pronto.

      Entiendo que muchas personas que se inflan a enviar curriculums no reciban muchas veces respuestas y empleo. Lo veo lógico porque no creo que ese sea el camino. A mi entender, los trabajos no se buscan ni se esperan, sino que se crean. No creo que nadie necesite de otro para emplearse, ni del consentimiento ni de la autorización de nadie. Si relees con atención la última parte del post verás a qué me refiero.

      Por supuesto que uno puede pasarse la vida entera enviando currículums. No creo que sea la solución ni creo que sea la puerta correcta a la que tocar. Yo no le pido nada a nadie: yo creo lo que quiero. No lo digo con arrogancia, pero es mi verdad y la vivo y experimento cada día, no tengo porqué ocultarla ni decir lo contrario de lo que pienso. Tampoco creo que haya que pedir perdón por ser consecuente y experimentar lo que haces.

      Es posible que pienses que para eso, para crear lo que quieras y emplearte por ti mismo, hace fata dinero y que si no lo tienes no puedes hacerlo. No creo que sea cierto. Hoy en día se puede ganar mucho dinero invirtiendo nada o casi nada. Lo enseño en este blog y tengo un curso on line al respecto que lo enseña. La mayoría de la gente no lo sigue ni escucha otras posibilidades. Siguen buscando empleo, siguen enviando curriculums.

      Yo, por supuesto, te deseo lo mejor y ojalá puedas encontrar pronto abundancia y bienestar. Un saludo.

  11. Completamente de acuerdo Agustín. Yo una cosa que siempre le digo a la gente, es que si yo tuviiera un trabajo normal y me quedará en paro y con prestaciones… bufff!!! Me pasaría 4 o 5 meses trabajando 60 horas a la semana en crear un blog que diera dinero.

    Sinceramente, y aunque lo que voy a decir sea casi escandaloso, creo que para quien ansía tener libertad financiera y lee blogs como el tuyo a menudo, el quedarse sin trabajo y con prestaciones es casi una bendición, porque ya no tiene excusas de falta de tiempo, se puede partir la espalda y en 3 meses ya tiene algo de ingresos, y en 5 o 6 ya tiene un sueldecillo, y al año…

    Pero claro, el éxito no llega fácil y las prestaciones por desempleo sí.

    ¡Un abrazo y saludos desde Sacramento, California!

    • hola Gusavo. Qué gusto!, desde Sacramento, California. A ver cuándo nos invitas, je je 🙂

      Es verdad que la necesidad te empuja a la acción. Cuando vives en una zona de confort y no tienes otras inquietudes, no haces nada para salir de ella.

      Lo de aprovechar el tiempo libre está muy bien, como dices. Es una manera de rentabilizar ese tiempo. Puedes, claro que si, montarte algo on line y ya tienes un negocio. Cuando la gente no lo hace pienso que, aparte de una cuestión de miedos/temores, puede ser una cuestión de inercia: si estás siempre acostumbrado a hacer lo mismo (trabajar para otro y, cuando no, esperar a que lo vuelvan a hacer), puede costar romper esa inercia o ese funcionar en modo automático, en modo piloto, también llamado modo zombi 🙂

      Como siempre, gracias por tu comentario y cuídate mucho.

  12. Gracias por tus palabras, Agustin! Ha sido un gran descubrimiento haber conocido tu blog. Me encanta tu valentia, tu autenticidad, el hablar claro, sin miedos a las criticas. Y ademas traes informacion super-util y muy valiosa con tus articulos! Un fuerte abrazo ??

  13. Hola Agustín. Yo he notado últimamente una actitud, que pienso que se relaciona con lo que dices. En las búsquedas de empleo de Linkedin, por ejemplo, la gente hace comentarios tales como “me interesa”, o deja su email entre los cientos de comentarios de los demás “interesados”.

    ¿Alguien puede pensar que un empleador leerá los comentarios y comenzará a llamar y/o a escribirle a cada uno de los interesados, preguntándole por sus antecedentes y pidiéndole su CV?

    Esto muestra que la gente no toma la iniciativa: espera que con escribir “me interesa”, alguien golpee a su puerta para ofrecerle el trabajo. Está claro que si te interesa el empleo ofrecido, tienes que contactarte con la empresa, buscarla en Internet, llamar, encontrar sus contactos y referencias, acercarte cómo sea y demostrar que eres el mejor candidato.

    Lamentablemente, las personas que escriben “me interesa”, después se quejan de que no las llamaron nunca. Y la verdad es que si yo fuera ese empleador, tampoco las habría llamado puesto que su actitud deja mucho que desear respecto de la responsabilidad, iniciativa y otras cualidades que son clave en un trabajo.

    Saludos,
    Jorge

    • Hola Jorge. Sí, la verdad es que solo con que te interese algo no vas a conseguir mucho, porque por regla general lo que a ti te interesa también le suele interesar a la mayoría (ingresos, dinero…).

      Yo creo que cuando la gente no toma la iniciativa es que no esta realmente concienciada, por eso no es pro activa. Dicen que les interesa, pero sin terminar de lanzarse a dar el paso, por lo que deduzco que les interesa pero poquito, tan solo si se lo llevan a casa :). Eso es porque seguimos creyendo que los demás tienen la obligación de resolvernos la papeleta, sean jefes, estado… o lo que sea. Yo quiero trabajar y es otro el que tiene que resolverme la situación.

      En fin, el género humano muchas veces es así…

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies