Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos?

Aviso: este artículo puede parecer cruel, pero es real, y entre lo políticamente correcto y la verdad siempre optaré por la última.

En el colegio estudié la esclavitud. Y pensaba que eso ocurrió hace mucho tiempo, pero luego me di cuenta de que existe la esclavitud moderna

Una esclavitud silenciosa, solapada, que parece que no es tal, porque todos vivimos en un mundo civilizado, con televisores, smartphones …. y tenemos comida que llevarnos a la boca.

Una esclavitud que simplemente parece que no lo es por el mero hecho de que no se la nombra como tal, no se le da tal nombre. Sin embargo, las cosas son lo que son y no lo que su nombre dice que son. Dicho de otra manera: que su esencia no se ve alterada por mucho que las llames de otra forma (O que aunque la mona se vista de seda, mona se queda).

También leí una vez que no hay mayor cárcel que aquella en la que no se ven los barrotes… Y eso me hizo pensar.

Y después de tanto pensar y tanto leer y tanto ver, la conclusión es que me he dado cuenta de que existe la esclavitud moderna.

Aquí, mis razones.

Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos? - ¡Compártelo!          

¿Es tan distinta la esclavitud antigua de la moderna?

La esencia de la esclavitud consiste en trabajar y recibir órdenes a cambio de comida.

Más o menos. Lo podemos adornar o podemos filosofar, pero esa es la esencia.

Muchos millones de personas en el mundo “civilizado” (las comillas no son casuales) reciben un escaso salario a cambio de horas y horas de trabajo, y con ese salario (nómina, jornal) pagan comida, techo y vestimenta.

Y las deudas. Y así día tras día.

Para mí que no debe ser nada interesante, pero es la realidad.

Algunos incluso dan gracias por tener algo. Algo simplemente para comer, para no morirse, para seguir vivos, para sobrevivir… Como dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, pues eso, lo agradecen. No hay nada como ser dóciles y mansos. Ya lo decía hasta la Biblia: Bienaventurados los mansos…

El día a día de mucha gente esclava

Espero que no te suene esto.

Mucha gente se levanta dando un salto por las mañanas ante el sonido estridente de un despertador que les recuerda, quizá para su desgracia, que se enfrentan a un nuevo, triste y aburrido día.

Desayunan cualquier cosa de pie y de malas formas, para acto seguido “depositar” a los niños en el autobús escolar. Las comillas tampoco son casuales.

En el colegio los niños son amaestrados y domesticados para convertirse en personas de provecho con un futuro brillante, es decir más o menos para continuar haciendo lo mismo que hacen sus padres cada día.

Para convertirse en perfectas piezas intercambiables de un engranaje llamado sociedad.

Para repetir, después de haberlo memorizado, lo mismo que les han dicho y de esta manera poder demostrar que son aptos. Aptos, claro, para no pensar, para comportarse como autómatas y para percibir maravillosos salarios con los que comer, vestir y pagar impuestos.

En sus trabajos, mientras tanto, los padres hacen cosas (no sé si más o menos útiles), mientras odian a su jefe, discuten con los compañeros, miran el reloj y suspiran porque llegue el fin de semana y las vacaciones (éstas últimas, si es que llegan. Fines de semana, sí, siempre hay).

Cuando reciben el sueldazo se lo gastan el primer día sin que se den cuenta. Mejor dicho, se lo quitan, se les va de las manos. Les han cargado las deudas (tarjetas, préstamos personales…), el alquiler (o la hipoteca), la luz, el agua, el colegio del niño… y algún caprichito como el Netflix ese que dicen para poder negar que son unos esclavos (la esclavitud moderna).

Y así un día tras otro, un mes tras otro, un año tras otro… en los que la pasión, la alegría y la abundancia brillan por su ausencia.

Pero en cualquier caso, muchos dan gracias porque tienen algo que llevarse a la boca…

Pues eso, esclavitud.

¿Quieres saber lo que es la moderna esclavitud? - ¡Compártelo!          

¿Son víctimas los esclavos de esta moderna esclavitud?

Pues no, no hay ninguna víctima aquí.

Que cruel eres

No creo que sea cruel, simplemente digo la lacerante verdad sin mucha anestesia.

Las víctimas son para los accidentes de tráfico. En la vida real, en la vida diaria, cada persona puede decidir en cada momento, no digo exactamente lo que quiere hacer, sino hacia dónde quiere encaminarla.

Ya sé que si eres un oficinista inmerso en el aburrimiento y el sopor (a la espera del fin de semana) no vas a decidir (ni a poder) ser al día siguiente Bill Gates. Pero sí puedes encaminar tus pasos hacia una meta diferente, una meta que hayas elegido. Puedes comenzar a reflexionar, a buscar, a informarte, a formarte, a buscar ayuda, colaboraciones, alianzas, financiación …

Puedes empezar a salir del tedio para encaminarte a la libertad.

O como hemos dicho tantas veces, puedes comenzar a ser otro.

Pero, ¿y esto tiene algún remedio? ¿Hay alguna solución para la esclavitud moderna?

Sí, claro, para todo hay solución.

Por dura que parezca, la vida nunca te pone más pruebas de las que puedes superar.

Para mí lo esencial es lo que sigue.

Primero, pasión

¿Te gusta lo que haces? Sigue.

¿No te gusta? Busca otra cosa.

No la hay… ¿La has buscado?

No. Búscala.

Sí, y no la encuentro. Créala.

Segundo, motivación

¿Tiene sentido lo que haces? ¿Sabes por qué lo haces?

La pregunta más importante se llama ¿Por qué? Si no sabes por qué haces las cosas es muy difícil mantenerte a flote (y reconozco que con mucha frecuencia, en este mundo, es difícil mantenerse a flote. Tengo unas cuantas décadas y he visto y he vivido).

Necesitas un propósito, una motivación, y si no sabes cuál es, necesitas buscarlo.

Tercero, alegría

¿Te gusta, te divierte, te lo pasas bien?

¿Te gusta tu vida, te gusta tu trabajo?

No creo que nadie se lo pase bien trabajando…

Así es, en efecto, nadie se lo pasa bien trabajando, lo que ocurre es que no trabajan. Hacen cosas que les gustan y con ellas ganan dinero.

Cuarto, de la cárcel es difícil salir en masa

¿Has visto cuando hay fugas de las cárceles? No se fuga la cárcel al completo. Se fuga un día uno, otro día otro… y generalmente con ayuda exterior.

Pues en la moderna esclavitud ocurre algo parecido. No puedes esperar a que la sociedad entera se libere para tú apuntarte al carro. La sociedad como tal, la maquinaria, el engranaje, el invento, la cosa, es de tal grado de perfección que está diseñado para perpetuarse quizá por siglos.

La sociedad no solo no es tu aliada, sino que intentará por todos los medios que no te vayas, que no abandones el rebaño. Te necesitan. Contigo, y con el resto como tú, tiene su razón de ser.

El invento societario es de tal grado de perfección que no necesita ni carceleros. Los propios habitantes han sido acondicionados para actuar como tales, y en cuanto vean que tramas algo acudirán prestos a decirte: ¿pero dónde vas, pero tú qué haces, qué dices…?

Quinto, no dependas de nadie

Si tu futuro laboral o tu vida profesional y económica depende de alguien, estás vendido.

Ese alguien puede ser un empleador (aunque estés fijo, me da igual, lo estás hasta el día en que te despidan) o el estado (si percibes prestaciones o esperas, por vivir en el país de las hadas, cobrar una pensión en el futuro).

Sea quien sea, depender de alguien es esclavitud.

Sexto, tienes que tener dinero

Oh, por Dios, qué materialista… El dinero no da la felicidad…

Bueno, ya, pero ayuda…

No digo que tengas que ser rico o millonario, pero sí que generes dinero. Dicho de otra forma: tienes que aprender a ganar dinero, y ello sin concurso de nadie, por ti mismo, con tus propios medios, poniendo a funcionar tu mente y tu pensamiento para generar ideas. Si no sabes siempre puedes aprender. Nadie nace sabiendo, yo tampoco, ¿o crees que cuando nací me encontré en la camita un libro de Kiyosaki?

Séptimo, si no lo haces por ti, hazlo por ellos

¿Quieres para tus hijos lo mismo que para ti? ¿Quieres que continúen tu estela, que sean tu fotocopia, a pesar de visto lo visto?

¿Piensas en ti o piensas en ellos? ¿Vas a echarlos a los pies de los corderos para que los incorporen al rebaño y éste pueda perpetuarse?

Comienza por el colegio en el que estudian.

Es el que me pilla más cerca de casa…

Perfecto. El interés por tus hijos se limita a llevarles al colegio que mejor te viene.

No puedo hacer otra cosa. Debo salir enseguida a trabajar

Pues eso, que eres un esclavo…

Indaga un poco, por favor. ¿Les obligan a memorizar y a repetir lo que les han dicho? No tengas duda: ¡no quieren que piensen! ¡No quieren que creen, no quieren que innoven, no quieren que sean libres! ¡Quieren autómatas para el rebaño! ¡Piezas intercambiables!

Si te interesa su felicidad, tu primer deber es interesarte de verdad por la educación de tus hijos, y acto seguido hacerles ver que son libres, te guste o no lo que hagan o lo que decidan.

Diles que no hay nada más importante que ellos mismos. Que no se sometan a reglas ni a principios que no hayan sido elegidos por ellos. Que no obedezcan normas estúpidas, y sobre todo que cuando tengan que trabajar no se pongan a las órdenes de estúpidos.

Hay muchas vidas, también muchos mundos, pero en este momento solo tienes esta. Y es tu decisión, tu responsabilidad.

Si quieres que esta información llegue a más personas, por favor, comparte el artículo en las redes.

Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos? - ¡Compártelo!          

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

27 comentarios en “Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos?

  1. Tal cual , cuando vuelvo de mis vacaciones siempre les digo a mis conocidos que vuelvo a la esclavitud…. y todos me miran como bicho raro.

  2. Hola Agustín! Soy Jaír, de EfectiVida. Totalmente de acuerdo en que hay más esclavos de los que ellos mismos creen. Y voy más allá, se puede ser esclavo a muchas cosas. Esclavo del tiempo, esclavo de hacer lo que se espera de ti, esclavo de la cultura popular, esclavo a una adicción… En realidad, todos somos esclavos, de un modo u otro. Además de las ideas que sugieres, pienso que la verdadera libertad no es hacer lo que uno quiera, sino tomar las decisiones adecuadas, siendo totalmente consciente de a dónde te llevarán. ¿Qué te parece? Un saludito desde las Canarias!

    • Hola Jair. Claro, hay muchos tipos de esclavos y la suma de todas las posibilidades da el esclavo total, ja ja.
      Yo diría que la libertad, al menos para mí, es la capacidad de poder elegir conscientemente lo que quiera y poder materializarlo sin impedimentos de ningún tipo.
      Y todo es un camino, creo que nunca se es completamente libre ni completamente esclavo, de ahí el crecimiento personal.
      Un abrazo.

  3. Tremendo artículo Agustín Grau.
    La pura y dura realidad.
    Has puesto el dedo en una de las llagas que más nos duele a todos y que como buenos “esclavos” tratamos de ignorarlo no pensando en ello…

    Excelente, gracias.

  4. ¿Pero como no vas a trabajar!!? Esas ideas que tienes de la tierra y los cultivos son de hippie y los hippies son vagos, nada más..
    ¿¿Y que no pensas ser alguien en la vida? ¿¿Y de que te vas a jubilar?? Tipicas frases de mis padres ahogados en el sistema.. Y a mi me trago, masticó y escupió cuando intente salirme de él por una vía que resultó incorrecta..
    Pero seguimos en la lucha por la libertad!! Todo el mundo buscandome un trabajo porque no soportan verme tan holgado y tranquilo. Les molesta, los aturde, les muestra cuán miserables son sus vidas, y aborrecen pensar en cambiar.
    Me gusta mucho tu blog y lo sigo a diario! Un abrazo grande!

  5. Bueno despues de todo es necesario vivir un tiempo en la esclavitud para poder valor la libertad, el problema es que no todo el mundo tiene los recursos, las condiciones fisicas y mentales para luchar por esa libertad, empezando por todos los obstáculos que se presentan con el simple hecho de querer crear su propia empresa.

    • Hola, gracias por tu comentario. No hace falta exactamente montar una empresa (hay muchísimas opciones), porque está claro que no todo el mundo puede montar una empresa, ni que el montar una empresa no conlleve tampoco algún tipo de esclavitud.

      Respecto a lo de tener o no recursos es cierto, no todo el mundo los tiene, pero en mi familia tengo casos concretos de personas nacidas en situaciones sumamente adversas sin ningún tipo de recursos que han sabido salir adelante y morir, cuando les ha llegado la hora, en muy buena situación económica.

      No creo que sea obstáculo la situación actual en que se encuentre cada uno.

      Un abrazo.

  6. Cómo decimos en mi país, el camino es largo y culebrero. Que buenos post Agustín, lo mas difícil es empezar a cambiar la manera de pensar y ese creo que debe ser el primer paso. Un saludo.

  7. Gracias por todo el conocimiento que nos compartes.
    He decidido emprender un camino de cambio y desmontar varias creencias impuestas en mi vida. He tenido progresos pero debo confesar que el tema financiero ha sido lo más difícil. Soy empleada, poco o nada arriesgada. Aunque me gusta mi trabajo me demanda mucho y valioso tiempo. No tengo más fuentes de ingresos y se que es un error!!. Cambiar esto no es fácil y siento que voy muy lento (o pospuesto) en tomar acción, acepto que me produce miedo la incertidumbre pero también se que el miedo ya no puede ser más mi brújula.
    Por eso aprecio todo lo que publicas, me motiva a seguir!!
    Paola.

    • Gracias, paola, a mi también me motiva mucho ver que lo escribo sirve a las personas.

      La incertidumbre puede ocasionar miedo, pero también ilusión ante las novedades y las expectativas.

      Estoy seguro que aprenderás a complementar tu trabajo, si de momento no quieres dejarlo, con alguna otra fuente de ingresos que no te demande mucho tiempo. Mira todo lo que hay para hacer por internet. Cualquier actividad a través de la red es ideal para complementar un empleo.

      Mucha suerte y ánimo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies