¿Existe algún riesgo en los negocios digitales?

Hemos hablado mucho de los negocios digitales en este blog, de sus ventajas y posibilidades, pero… ¿existe algún riesgo a tener en cuenta?

Como en cualquier faceta de la vida, no hay nada absoluto. Cualquier cosa que hagas y proyecto que acometas tiene sus pros y sus contras, sus aspectos positivos y sus no tan positivos (los riesgos), por lo que debes valorar todo ello para tomar decisiones y hacerlo de la mejor manera posible.

¿Existe algún riesgo en los negocios digitales? - ¡Compártelo!       

¿Se gana dinero en los negocios online?

Por supuesto que haciendo las cosas bien se puede ganar dinero.

Si tienes un proyecto profesionalizado (que no todo el mundo lo tiene) y tu producto o servicio tiene demanda (es decir, es algo que la gente solicita porque lo necesita) se dan los requisitos para que triunfe. Pero hay cosas de las que hablaremos más adelante, para las cuales quizá sea conveniente tener coberturas para un negocio digital online.

Como sabrás, hay muchas maneras de monetizar un negocio digital.

Puedes optar por crear sitios de contenidos (un blog, por ejemplo) en los cuales monetizar el tráfico a través de la publicidad (el supuesto más típico).

Puedes prestar servicios propios como si de un negocio tradicional se tratara, sólo que on line. Es el caso de las profesiones liberales. Las consultas o recomendaciones se pueden realizar por vía telemática, de la misma manera que antes se realizaban presencialmente.

Puedes vender productos, como es el caso de los infoproductos o productos educativos digitales, respecto de los cuales puedes vender tanto los tuyos propios como los de terceros (marketing de afiliación).

Y existe también, entre otras, la posibilidad de prestar servicio o asesoramiento a los profesionales que trabajan en Internet. Es el caso de los asistentes virtuales, que prestan sus labores de apoyo y gestión a aquellos que tienen negocios digitales propios. Se pueden encargar de las redes sociales, la gestión del correo, el calendario de citas, los pedidos, etc.

Por lo tanto, sí, dinero se puede ganar siempre que seas un profesional y hagas las cosas como un profesional, vendiendo cosas o prestando servicios que la gente necesita.

¿Qué riesgos tiene un negocio digital?

Los riesgos principales de un negocio digital son los mismos que cualquier tipo de negocio, sea físico, presencial o del tipo que sea.

Que sea digital o no solo hace referencia al medio o soporte a través del cual se desempeña, pero si eres abogado y prestas asesoría online tienes los mismos riesgos (o necesitas tener en cuenta las mismas cosas) que si la prestas de forma presencial.

Los riesgos de todo negocio son la posibilidad de incurrir en pérdidas si no funciona como es debido y la posibilidad de incurrir en responsabilidades (reclamaciones de terceros).

Sobre lo primero poco hay que decir o poco puedo aportar yo. Emprender es arriesgar y siempre existe la posibilidad de que el negocio no funcione. En el mundo digital, sin embargo, siempre serán las pérdidas menores que en el mundo físico al haber incurrido en menos gastos.

En cuanto a las posibles reclamaciones de terceros cuando incurrimos en responsabilidades, es un tema muy, muy a tener en cuenta y que generalmente pasamos por alto, pero al que hay que prestar la debida atención si no queremos llevarnos alguna sorpresa algún día.

Responsabilidad civil de autónomos digitales

Es un principio general del derecho el que toda persona que causa un daño, queriendo o sin querer, es decir dolosa o culposamente, está obligada a reparar el daño causado.

Esto es algo de bastante sentido común y que, evidentemente, también se aplica al mundo de los negocios y, dentro de ellos, los digitales.

Si trabajas en internet como nómada digital, freelance, etc., lo normal es que seas un autónomo y lo normal es que estés dado de alta, al menos cuando la cosa ya vaya funcionando.

Y los autónomos, quieras que no, incurrimos en responsabilidades cuando algo no hemos hecho en su debida forma. De ahí la responsabilidad civil de autónomos.

Al margen de que tengas tu documentación en regla, si has hecho algo mal lo pagas. La casuística es muy variada, pero imagina todas las posibilidades de causar daño (un mal) a un cliente por no haberte dado cuenta de algo o no haber prestado la debida diligencia. Evidentemente tú no vas a hacer las cosas mal a propósito, pero puedes equivocarte porque somos humanos.

Puedes perder datos o documentos confidenciales, puedes olvidar un plazo o una cita, puedes incurrir en el borrado de toda una página web y no disponer de copias de seguridad, etc. Los supuestos son muy variados y, en todos ellos, ¿qué ocurre? Que surge la responsabilidad civil de autónomos.

Una posibilidad para paliarlo son los seguros que se pueden encargar de nuestra defensa (tanto civil como penal), así como de las costas y de los gastos judiciales o extrajudiciales de la reclamación.

Estos seguros suelen garantizar también la constitución de las fianzas judiciales que se puedan exigir para garantizar la responsabilidad civil del que ejerce el negocio digital online.

Como digo, es un tema a tener en cuenta, y máxime hoy en día con cosas como la LISI, y el RGPD…

¿La LISI y el RGPD?

No te lleves las manos a la cabeza, te cuento…

La LISI es la ley de medidas de impulso de la sociedad de la información y el RGPD es el reglamento general de protección de datos.

La primera contiene disposiciones sobre la accesibilidad de las webs, los servicios de atención al cliente y muchas otras materias, entre ellas reclamaciones, incidencias y problemas.

El RGPD, más reciente, es el que quizá te suene más por el revuelo que originó. Contiene las disposiciones a cumplir y respetar en materia de protección de datos por toda empresa que comercialice productos o servicios en el seno de la Unión europea. Las digitales, también, por supuesto.

En teoría todas estas normas tienen como objetivo proteger y otorgar mayores capas de seguridad a los ciudadanos, pero en la práctica se convierten en un galimatías por el que tiene que transitar con cuidado el autónomo digital para no incurrir en múltiples supuestos de responsabilidades.

Por lo tanto y como conclusión, a la hora de emprender digitalmente valora tanto las posibles ganancias como los posibles riesgos. Y respecto a estos, valora la conveniencia de tener contratadas coberturas que puedan protegerte en caso de reclamaciones. Pero no solo de reclamaciones, sino también de cosas que pueden ocurrir como es el caso de deterioros, sustracciones o pérdidas del material informático que tengas en tu lugar de teletrabajo.

¡Espero que te haya gustado el artículo y lo hayas encontrado de utilidad!

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies