¿Cuál es el futuro laboral que nos espera?

El futuro laboral es algo que a muchos inquieta, principalmente a los que no tienen empleo y esperan que las cosas vuelvan a ser como antes.

Esto, ni que decir tiene, es harto improbable.

Si has leído mi libro La fórmula del éxito sabrás que en él se dicen cosas como que

  • El mundo nunca volverá a ser como antes.
  • El estado del bienestar se está cayendo a pedazos.
  • El sistema público de pensiones es harto discutible que pueda mantenerse en futuro.
  • Los hijos del baby boom se están jubilando o a punto de jubilarse.
  • Paralelamente no hay más hijos, porque la natalidad no aumenta.
  • Además de que la tecnología es cada vez más avanzada y hace innecesarias a las personas.
  • etc.

Sin duda un futuro laboral apasionante, ¿verdad? 🙂

Estoy leyendo acerca del futuro laboral que nos espera, vía @agustgrau - ¡Compártelo!          

En Libertad financiera en dos pasos también hago referencia a la situación laboral, cuando digo que “muchas personas parten de conceptos erróneos: creen que necesitan un jefe, un empleo como los de siempre, un subsidio, una paga o la compasión de alguien“.

También me pregunto (te pregunto – soy un poco malvado-) “¿Quién tiene la obligación de emplearte? ¿Y cuándo lo hará, si es que lo hace, y bajo qué condiciones?” Respondiéndote que “si esperas lo que no depende de ti, no tienes garantía ninguna de recibir lo que esperas“.

Y por supuesto vuelvo a incidir en el tema del improbable cobro de las prestaciones de jubilación. Lo que ya sabemos: incremento de la esperanza de vida, disminución de la natalidad, situación de quiebra técnica de los estados, etc.

Aunque quizá te preguntes: ¿y porqué ahora esta recopilación de citas y mensajes de sus dos libros? ¿Tenemos promoción, oferta…? No.

shutterstock_131520566_opt

La respuesta radica en que recientemente he estado leyendo más material sobre el tema y todo él apunta en la misma dirección, lo cual me reafirma en lo expuesto.

Futuro laboral en un mundo en perpetuo cambio

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de futuro económico al que nos enfrentamos: un futuro con cambios vertiginosos, en el que nada será como antes. Un futuro en el que apenas tendremos tiempo de asimilar dichos cambios porque nota característica de él será la exponencialidad, lo cual supone una velocidad asombrosa y exige un estado de ser muy a prueba de aceptar los nuevos paradigmas y situaciones.

En ese futuro incierto y cambiante, ¿cuál es el futuro del trabajo, cuál es el futuro laboral?

Lo cierto, aunque parezca lo contrario, es que en España y otros países del entorno cada vez hay menos empleo o trabajo por cuenta ajena. Los que piensen que al menos en España ya se está revirtiendo la situación (y solucionando el desempleo) les recomiendo examinar la duración, calidad y remuneración del empleo para constatar que no a todo se puede llamar empleo.

En efecto, el poco trabajo por cuenta ajena que hay es inestable y lo recaudado no permite cubrir los gastos de las pensiones. Es por ello que cada vez hay que recurrir más a la hucha de la Seguridad Social. Si quieres ver cómo va la hucha, no te pierdas este gráfico (y recuerda que a fecha de hoy ya se necesita financiación porque la hucha es insuficiente):

LA GRÁFICA DE LA EVOLUCIÓN DE LA HUCHA DE PENSIONES_opt

Con esto ya tenemos un dato alarmante: cada vez hay que pagar más prestaciones de jubilación, pero la recaudación no crece porque el número de trabajadores no aumenta, con lo cual ¿cómo pagaremos las pensiones? Bonita pregunta.

Si volvemos un poco al estricto tema del futuro laboral, podemos ver algunos datos:

♦ Por un lado, una gran cantidad de empleos están desapareciendo como consecuencia del aumento de la productividad. Si cada vez la sociedad es más productiva, es decir si cada vez se produce más, hace falta menos gente. Simple cuestión de aritmética.

♦ Por otro lado, los avances tecnológicos (exponenciales, por supuesto), entre los que no podemos obviar los referentes a la robótica, condicionan totalmente el panorama. Y es que aunque cueste creerlo, cada vez hay más robots que hacen cosas de humanos, con lo cual… los humanos ya no hacen falta. Esto es una obviedad y, nos guste o no, a nadie se le puede exigir que no permita evolucionar a la ciencia.

En este último sentido hay que hacer referencia a situaciones de conflicto que ya se están produciendo entre la sociedad tradicional y los nuevos tiempos condicionados por las modernas tecnologías: lobby del petróleo frente a los coches eléctricos, taxis tradicionales frente a coches con conductor, fuentes tradicionales de energía frente a energía eólica, etc.

Sin duda, un mundo cambiante, un mundo exponencial y un mundo para el que no todos estarán preparados.

¿Cuál es el futuro laboral con éxito y posibilidades?

Podríamos hablar de dos escenarios favorables (dos tipos de profesiones con futuro):

  • Trabajos basados en el talento y la creatividad (todo aquello que tiene que ver con la economía del conocimiento), porque son aquellos en los que se genera innovación, la cual de momento no pueden hacer los robots. De esta manera el humano presta un valor extra que no es sustituible y, por tanto, tiene razón de ser, tiene un lugar que ocupar.
  • Trabajos basados en la inteligencia personal, en las relaciones personales o el contacto entre personas (por ejemplo, los fisioterapeutas).

shutterstock_116466256_opt

Así que ese es el panorama. Tiempos inciertos, verdad? Bueno, estaremos preparados para ello…

Finalmente, ¿nos compartirías el post en las redes?

Gracias por tu colaboración.

(Actualización: después de redactar este post, me encuentro con este artículo en el diario El País, que dice cosas tan interesantes como estas:

  • Alemania, Austria y España son los países en los que más puestos de trabajo se perderán a consecuencia de la robotización (lo cual incluye inteligencia artificial, drones, impresoras 3D… – la llamada cuarta revolución industrial -)
  • En España concretamente la pérdida de empleos puede llegar al 12%.
  • A pesar de eso, las economías emergentes son las que más sufrirán el proceso, por encima de los países industrializados.
  • En China ya hay empresas de móviles que prevén sustituir decenas de miles de puestos de trabajo por robots.
  • No obstante, y para no caer en el pesimismo, también es cierto que junto a la destrucción de empleo surgirán nuevas oportunidades laborales para los que opten por la formación, el conocimiento y sobreponerse a los cambios venideros por muy penosos que parezcan)
The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

7 comentarios en “¿Cuál es el futuro laboral que nos espera?

  1. Hola Agustín, un placer saludarte de nuevo. La verdad es que ando liado últimamente.

    Primero decir que estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto en tu artículo y con lo que nos compartes en tus libros.

    Y en cuanto al libro que recomiendas, de cursos.com, ya lo he descargado y leído. ¡Gracias!

    Aunque, en principio, las cifras y datos que ofrece puedan parecernos algo descorazonador, creo que, todo aquel a quien le interese conocer la verdad debería leerlo y reflexionar para empezar a asimilar y adaptarse al nuevo paradigma.

    ¿Cómo es posible que haya menos paro y sin embargo no crezca el número de personas empleadas? Buena pregunta. Y la respuesta es muy sencilla y la explicáis muy bien en tu artículo y en el libro, pero se puede resumir diciendo que las personas no somos más que simples cifras y estadísticas para el sistema. Si te sales de la estadística dejas de existir para él. Sencillamente ya no cuentas para nada y no le importas un carajo a las instituciones. Como mucho, si haces ruido, te conviertes en algo incómodo, nada más. Pero la mayoría de las personas se tragan sin respirar el sapo que las instituciones oficiales nos preparan.

    Hay una cita de Mark Twain que suelo utilizar con cierta frecuencia y que, en este caso, viene que ni pintada: “Es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada”.

    Otro punto que mencionáis y que me parece muy importante es el que hace referencia al aumento de la productividad y como afecta al mercado laboral. Es un hecho irrefutable que hoy se produce mucho más que hace unas pocas décadas. Y en el futuro se producirá aún más que hoy, no solo por la exigencia, debido a las crecientes demandas, y la competitividad feroz que existe en el mundo empresarial, sino también por el desarrollo de la tecnología.

    En cuanto al tema de las pensiones, ¡uffff! Que mal pinta eso de que cada vez menos personas “productivas” tengan que pagar más para satisfacer las necesidades básicas de cada vez más personas “no productivas”. Sencillamente no cuadra y, tarde o temprano, la teta de la vaca se secará y dejara de dar leche.

    Son aspectos a tener en cuenta en este nuevo paradigma o quizá, deberíamos decir, orden mundial, que se viene cociendo hace muuuuucho tiempo y que hace poco ha sido inaugurado, con ceremonia incluida… A buen entendedor.

    Por supuesto, comparto y recomiendo.

    ¡Un abrazo!

    • Hola Alberto, muchas gracias por tu comentario y aportaciones.

      Es verdad lo que dices de que somos estadísticas y cifras para el sistema. Lo que no está en los papeles no existe. Si te has muerto pero el papel dice que estás vivo… pues tú estás vivo porque lo dice el papel 🙂

      Habrá que ir preparándose para esta época de cambios y exponencialidad, ¿verdad? Lo veo todo muy incierto, pro también lleno de posibilidades. Tenemos todo el mundo y el tiempo por delante para hacer lo que queramos. Quizá la época actual lo que nos indica es que tenemos que desarrollar la creatividad, la responsabilidad, la autosuficiencia… Comenzar a pensar de otra manera y, por supuesto, a ser otros. Quizá es hora de decirle a la gente “Sé tú el cambio” 🙂

  2. Creo que el universo nos está exigiendo más.
    Más responsabilidad con uno mismo, con el otro y con el medio ambiente.

    Hace un tiempo leí, no recuerdo donde y quien es el autor, la siguiente frase:
    “Crecer duele porque tienes que morir de una realidad y nacer en otra”.

    Saludos Agustín.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies