Ingresos. Definición, tipos y que hacer para generar un montón

Éste es un artículo muy didáctico en el que voy a hablar de qué son los ingresos y de cuántos tipos de ingresos hay. Verás que no necesitas saber nada de economía para comprender su fórmula milagrosa y aprender a generarlos…

¿Qué es un ingreso?

Los ingresos son las cantidades de dinero que ganas o recibes a consecuencia de una actividad laboral o profesional. Esa es la forma más sencilla de decirlo, aunque si lo prefieres también hay definiciones clasiconas al uso 😃.

Dicha actividad puede ser por cuenta ajena (trabajas para otro) o por cuenta propia (trabajas para ti mismo).

→ Si trabajas por cuenta ajena puedes hacerlo para una entidad privada (una empresa o particular) o para una entidad pública (el estado, ayuntamiento, etc.).

→ Si trabajas por cuenta propia puedes ser dueño de un negocio que funciona como una unidad autónoma o simplemente ser un autoempleado (te empleas a ti mismo, trabajas para una persona que eres tú, lo cual en realidad no se diferencia mucho de ser cuenta ajena).

A su vez, los ingresos que recibes pueden provenir de la prestación de servicios (cosas que haces para otros) o de la venta de productos (físicos, digitales…). En cualquiera de ambos casos, lo normal es que factures por ellos y, si eres como yo, lo hagas a través de algún programa de facturación sencillo para no perder el tiempo.

Como ves, hay muchos ejemplos y tipos de ingresos…

Pero lo importante, en realidad, no es tener muchos ingresos…

Lo importante es tener muchos beneficios. Es un principio básico de economía.

En casi todas las actividades los ingresos tal cual indican simplemente el dinero que entra, pero para que entre ese dinero ha habido que hacer cosas (comprar materiales, emplear suministros…), cosas que implican un gasto que hay que descontar del ingreso. Lo que queda es el beneficio, por eso deberías enfocarte en el beneficio.

De ahí deriva la clasificación de los ingresos y su distinción entre ingresos netos y brutos. Los primeros son los que te quedan después de descontar gastos. Los segundos son la suma total de dinero que llega, con independencia de los gastos habidos en su consecución.

Una primera clave, por tanto, podría ser que a veces más que esforzarse en incrementar ingresos o en generar ingresos extra resulta más productivo controlar los gastos, estudiarlos y disminuirlos en lo posible. De esta forma no tienes que hacer más cosas, sino lo contrario, eliminarlas, que siempre requiere menos esfuerzo. Quizá tengas los mismos ingresos, pero más beneficios, al haber disminuido los gastos; una fórmula súper sencilla, no crees?

Tipos de ingresos

Dejando de lado los trabajos asalariados (por cuenta ajena), y centrándonos en las personas que quieren emprender y ganar dinero con esa actividad, vamos a ver los tipos de ingresos que existen, los cuales pueden ser clasificados desde distintos puntos de vista.

Descubre los distintos tipos de ingresos que existen - ¡Compártelo!       

Ingresos activos, pasivos y por resultado

Esta es una de las clasificaciones más conocidas. Comenzó, más o menos, a popularizarla Robert T. Kiyosaki, el autor de Padre rico, padre pobre, y desde entonces ha creado escuela.

Ingresos activos son los requieren de tu actividad y presencia física para producirse. Dicho de otra forma, tienes que hacer cosas continuamente para que se produzcan; cuando dejas de hacerlas dejas de tener ingresos. También se llaman ingresos por tiempo, porque suponen intercambiar tiempo por dinero. Un ejemplo son los servicios profesionales: eres coach y facturas por los clientes que tengas y el tiempo que les dediques (a 100 €/hora, multiplicas por las horas y los clientes). La economía del país, básicamente, funciona así; la gente, generalmente, genera ingresos de esa forma.

Ingresos pasivos son los que no derivan del tiempo empleado en producirlos, sino de activos que has creado una vez y a partir de la cual generan ingresos por sí solos en su mayor parte. Por ejemplo, un activo puede ser un libro, una máquina de vending o un negocio que tienes y del que has creado una franquicia. Son cosas que haces o pones en marcha y que te traen dinero; una vez hechas hay que hacer poco más. En este artículo puedes aprender más sobre ingresos pasivos y en este otro sobre lo que son los activos y sus tipos. Y aquí puedes descargarte gratuitamente este ebook con 50 ingresos pasivos. Puedo asegurarte que son las maneras más sencillas de generar ingresos.

Ingresos por resultado son los que no derivan tampoco del tiempo empleado, sino de los resultados conseguidos, por ejemplo los ingresos por ventas. Si vendes cosas por cuenta propia o, en algunos casos, como comercial de una empresa, tus ingresos dependerán de las unidades que vendas y no del tiempo empleado en venderlas. Este tipo de ingresos se puede conseguir tanto de forma activa (ingreso activo, si tienes que estar física y presencialmente vendiendo) como de forma pasiva (si configuras un método o sistema que lo haga en automático, como ocurre en muchos tipos de negocios por internet).

Ingresos al estilo tradicional e ingresos digitales

La llegada de la nueva sociedad con las nuevas tecnologías abre la puerta a los negocios digitales y a ganar dinero con Internet, lo que obliga a distinguir entre generar ingresos por esta vía o al estilo tradicional.

Esta distinción tiene que ver con el soporte o medio a través del cual se genera el ingreso.

Si tienes un negocio tradicional (cafetería, tienda, restaurante…) generarás ingresos al estilo tradicional. Si te dedicas al blogging o tienes algún otro tipo de negocio digital, recibirás ingresos digitales.

Como me lo preguntan muchas veces, especifico: con independencia de la fórmula de ingreso que utilices, sea digital o no, el tema impositivo es el mismo; dicho de otra forma, lo que haya que pagar de impuestos depende del ingreso en sí y no del medio a través del cual se genere. Si un libro en papel lleva un 4% de IVA, por ejemplo, es lo mismo que el libro se venda en una librería física que en un blog o tienda on line. Y respecto a los beneficios que tengas que declarar, lo mismo.

Ingresos escalables y no escalables

Esta distinción es también muy importante y de ella deriva que obtengamos más o menos beneficios.

La escalabilidad hace referencia a la capacidad que tiene un producto o servicio de ser replicado sin incremento de costes.

Esto nos lleva a dos tipos de consideraciones:

Por un lado, hay negocios o productos que permiten ser replicados y otros que no. Si te dedicas a la artesanía manual difícilmente puedes replicar un producto; si confeccionas camisetas en serie, sí. En el primer caso el negocio no permite ser escalable; en el segundo sí, siempre que se respete la siguiente condición:

El negocio tiene que permitir crecer sin límite y sin que ello conlleve un incremento correlativo de costes. Me explico:

Si vendes camisetas tienes que producirlas, lo cual supone que por cada ingreso generado por una camiseta hay un gasto generado por esa camiseta. Cuanto más ingreses, más gastas, aunque al final salgas ganando, por supuesto. Si no quieres gastar más (en material, mano de obra…) no puedes generar más porque las camisetas no se hacen solas ni por arte de magia.

En cambio si vendes libros digitales (de los cuales también puedes vender hasta el infinito) no necesitas incrementar costes casi nada, porque el gasto se hace al inicio y poco más. Para vender más libros no necesitas gastar más, porque el archivo digital y el alojamiento en la nube te cuesta prácticamente lo mismo vendas uno o vendas mil. Por eso es un negocio escalable, porque permite generar muchos más ingresos, muchas más ventas, sin tener apenas más costes. Es una fórmula perfecta para la economía de cualquier persona y empresa.

Lo ideal, por tanto, para un negocio, es que sea escalable y pasivo, es decir que esté automatizado o sistematizado, lo cual evidentemente requiere de configurar un plan de acción para generar los ingresos de esa forma.

Una última consideración sobre ingresos y cómo generar más

Muchas veces presumimos de mucho esfuerzo porque nos matamos a trabajar, aunque ello no conlleve muchos resultados. Sin embargo, por regla general es más productivo ver bien lo que tienes delante y actuar con cabeza.

Lo que tienes delante son cosas como que:

→ Con el mismo producto puedes obtener más beneficios si utilizas bien el marketing. No necesitas, quizá, matarte a trabajar para sacar más productos.

→ Con el mismo cliente puedes obtener más beneficios que quizá buscando a uno nuevo, y ello porque la persona que ya es cliente es más propicia a gastarse el dinero contigo que la que no lo es (salir de la zona de confort y todo eso).

→ Lo que hemos dicho antes de controlar los gastos. Examina ya tu cuenta bancaria y ponte a eliminar gastos que no sean imprescindibles. Con eso ya estás ganando más, y sin gastar más, al contrario.

→ La productividad, la cabeza. Sale más a cuenta sistematizar, ordenar y actuar con estrategia que matarse a hacer cosas a lo loco para generar más ingresos (recuerda que lo que importa no es el ingreso, sino el beneficio).

Y bien, tan solo me queda pedirte que, si te ha gustado el artículo, lo compartas por favor en tu red social preferida. Te lo agradecería mucho 🙏.

Ah, y recuerda descargarte el ebook gratuito si todavía no lo tienes.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

4 comentarios en «Ingresos. Definición, tipos y que hacer para generar un montón»

  1. Hola, Agustín:
    Una cuestión sobre todo en relación a ingresos pasivos: tengo entendido que hay que ser autónomo para cualquier cosa que te ofrezca un dinero si no es que estés contratado por cuenta ajena. ¿Cómo inicias un ingreso pasivo que vete a saber si va realmente a darte beneficios cuando sabes que por ser autónomo ya te van a clavar los impuestos? Es perder dinero sin garantía alguna.
    Muchas gracias.

    Responder
    • Hola Mónica. A ver, no es totalmente cierto que desde el primer ingreso si no eres cuenta ajena tengas que darte de alta en autónomos. Aunque no es una cuestión pacífica, la mayoría se inclina por entender que tienes que darte de alta cuando tus ingresos superan con regularidad el salario mínimo interprofesional, que ahora, por cierto, y en España, es bastante alto. Fíjate además que digo «con regularidad», o sea no que aleatoriamente en un momento determinado superes el SMI, sino que lo hagas regularmente, es decir que más o menos que cada mes ingreses más que eso.

      En cualquier caso, también pasa aquí como en cualquier negocio: no tienes garantía de que vaya a ir bien y al inicio sueles tener gastos, o sea que eso no hay forma humana de evitarlo.

      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies