inversiones seguras

¿Existen las inversiones seguras?

Quizá te preguntes si existen las inversiones seguras, esas que todos anhelamos. Pues bien, en este artículo un auténtico experto te ofrece la respuesta.

Este es un post invitado de Marc Alomar (ver bio al final del artículo)

¿Existen las inversiones seguras?

Somos muchos los que queremos poner nuestro dinero a trabajar para que nos genere ingresos pasivos, ya sea para ganar un sobresueldo o para conseguir la tan ansiada independencia económica. Y, para ello, sabemos que debemos invertirlo, ya sea en bienes inmuebles, negocios privados o activos financieros como los que cotizan en las Bolsas de Valores, entre otros.

También somos conscientes de que cuánto mayor sea la rentabilidad que consigamos con nuestras inversiones, más rápido nos acercaremos a nuestros objetivos económicos. Sin embargo, existe otra parte de la ecuación que nos frena al tratar de conseguir esa rentabilidad ideal: el riesgo a perder dinero.

Y esto nos lleva inevitablemente a preguntarnos: ¿existen las inversiones seguras? La respuesta es un claro y rotundo NO. No existen las inversiones seguras al 100%, ya que siempre, de un modo u otro, nuestro dinero estará amenazado por uno de los grandes tipos de riesgo que voy a contarte a continuación.

Los dos grandes tipos de riesgo a los que se enfrenta tu dinero, incluso si no lo inviertes

Hay dos grandes tipos de riesgos por los cuales no es posible hablar de inversiones seguras. El primero de ellos es el más conocido y temido por la gente que quiere empezar a invertir: el riesgo a perder dinero de forma directa.

Este riesgo se materializa cuando vendes algo (un inmueble, acciones de la Bolsa, o cualquier otro bien) por un precio menor al que lo compraste. En estos casos tu patrimonio total se ve reducido de forma directa, ya que dispones de menos dinero que el que tenías antes de comprar.

Pero hay un segundo tipo de riesgo que a menudo pasa desapercibido por la inmensa mayoría y que sólo consideran los que ya tienen cierta experiencia en el mundo de la inversión: el riesgo a perder dinero de forma indirecta.

Como ya sabes, la inflación hace que los precios de los bienes y servicios aumenten con el paso del tiempo, por lo que cada vez necesitas más dinero para comprar las mismas cosas o, lo que es lo mismo, con la misma cantidad de dinero puedes adquirir menos bienes y servicios. Técnicamente esto se conoce como pérdida de poder adquisitivo y, aunque no pierdas dinero directamente, sí lo pierdes de forma indirecta al poder comprar menos cosas con la misma cantidad de dinero.

Pues bien, mucha gente todavía cree que los depósitos bancarios (junto con otros productos financieros) son “inversiones seguras“, ya que garantizan su dinero hasta cierta cantidad. Pero de lo que no son conscientes es de que únicamente están teniendo en cuenta uno de los dos tipos de riesgo.

Se olvidan de que la mayor parte del tiempo los depósitos les ofrecen una rentabilidad tan baja que no llegan ni a compensar la inflación, lo que significa que su dinero pierde poder adquisitivo. Es decir, aunque no puedan perder dinero de forma directa, dichos depósitos y demás productos sí les aseguran perderlo de forma indirecta.

Entonces, ¿debes sacar tu dinero del banco y ponerlo debajo de una baldosa? Claro que no, ya que entonces no sólo correrías el riesgo de que te lo robaran, se quemara o se extraviara, sino que podrías estar seguro de que la inflación haría que este perdiera casi todo su poder adquisitivo en unos años.

En las dos siguientes gráficas puedes ver la pérdida de poder adquisitivo de 10.000€ a lo largo de los años con una inflación pequeña del 2% y una moderada del 5%:

inversiones seguras 1inversiones seguras 2Fíjate en que cada año la pérdida de poder adquisitivo es mayor, ya que se suma a los años anteriores. En el primer ejemplo, los 10.000€ tienen al cabo de 100 años el poder adquisitivo de 1.380€ a día de hoy. Y, en el segundo, de sólo 76€ actuales.

La conclusión que puedes sacar de todo esto es clara: no sólo no existen las inversiones seguras, sino que tener tu dinero parado sin generarte ingresos tampoco es una opción debido a la inflación.

Teniendo esto en cuenta, ¿no crees que tu mejor alternativa es invertirlo con una estrategia que te permita ponerlo a trabajar con un mínimo riesgo de perderlo de forma directa y te garantice, además, una rentabilidad superior a la inflación en forma de ingresos recurrentes?

Y ¿sabes qué? Esta estrategia existe, se llama Inversión en Dividendos y te la presento a continuación.

La inversión en dividendos

Los dividendos son la parte de los beneficios que una empresa reparte entre sus propietarios, conocidos técnicamente como accionistas. Así pues, los dividendos son una cantidad de dinero real que sale de la empresa directa hacia tu bolsillo sin que tú tengas que hacer nada más que conservar tus acciones.

La inversión en dividendos, por lo tanto, consiste en comprar acciones cotizadas en la Bolsa con la intención de disfrutar de ingresos vía dividendos. Si lo comparas con los inmuebles, sería el equivalente a recibir ingresos vía alquileres, con la diferencia de que los dividendos se cobran una, dos o tres veces al año.

Y, ¿cómo pueden los dividendos acercarte a ese objetivo ideal que serían las inversiones seguras? Para que lo veas claramente, a continuación voy a mostrarte cómo puedes, en la práctica, usar la inversión en dividendos para reducir al máximo los dos grandes tipos de riesgo que continuamente amenazan tu dinero.

Cómo minimizar el riesgo de perder dinero de forma directa gracias a la inversión en dividendos

En la práctica, si eliges seguir una estrategia orientada al cobro de dividendos, tienes dos maneras de minimizar el riesgo de perder dinero de forma directa para acercarte lo máximo posible a las inversiones seguras:

  1. Invertir a largo plazo
  2. Comprar sólo empresas de calidad

Vamos a ver cada una de ellas con más detalle.

1. Invertir a largo plazo

Si quieres que tu dinero te genere ingresos estables y recurrentes de forma indefinida, tu mejor opción será invertir también con un horizonte temporal indefinido. Dicho en otras palabras, deberás invertir a largo plazo. Recuerda que para cobrar tus dividendos sólo debes conservar tus acciones, por lo que si quieres disfrutar de ellos año tras año, deberás mantener tus acciones.

Aunque parece obvio, esto tiene una implicación mucho más profunda: la idea de mantener tus inversiones con independencia de si su precio de mercado sube o baja. Si te compraras un piso con un objetivo muy claro de cobrar los alquileres, ¿verdad que no lo venderías sólo porque alguien te ofreciera un precio más alto o más bajo a la mañana siguiente? Pues la idea es la misma con tus acciones.

2. Comprar sólo empresas de calidad

No todas las empresas te sirven si quieres invertir en dividendos, y muchos menos si quieres mantener el nivel de riesgo de tus inversiones lo más bajo posible. Y, aunque ya sabes que no existen las inversiones seguras, si tu objetivo es acercarte lo más posible a ellas deberás ser capaz de invertir tu dinero en empresas de calidad.

Esto significa confiar tu dinero únicamente en empresas que ganen cada vez más dinero, sean financieramente sólidas y tengan igualmente buenas perspectivas para el futuro. Y, ya que tu objetivo es cobrar dividendos, deberás centrarte además en empresas que sean capaces de aumentarlos año tras año.

Comprando sólo buenas empresas reducirás muchísimo el riesgo de que alguna de ellas tenga problemas que le obliguen a reducir, o incluso suprimir, el dividendo. Por lo tanto, cuanta más calidad tengan tus inversiones, más estables serán tus ingresos vía dividendos y más te acercarás a las inversiones seguras.

Cuanta más calidad tengan tus inversiones, más estables serán tus ingresos vía dividendos - ¡Compártelo!          

Si quieres invertir el dinero que tanto te ha costado ganar con la máxima seguridad posible, te invito a conocer mi guía Aprende a identificar las mejores empresas de la Bolsa: un método infalible para saber qué acciones comprar, en la que te presento paso a paso mi propia metodología de análisis para saber si una empresa es de calidad y decidir si quieres invertir en ella.

inversiones seguras 3Clic aquí para saber más sobre la guía


Cómo minimizar el riesgo de perder dinero de forma indirecta gracias a la inversión en dividendos

Ahora que ya sabes que para reducir el riesgo de perder dinero de forma directa debes invertir a largo plazo en empresas de calidad, voy a contarte cómo los dividendos también pueden ayudarte a minimizar el riesgo de que este lo pierda de forma indirecta.

Recuerda que la inflación es la culpable de que tu dinero pierda poder adquisitivo con el simple paso del tiempo, por lo que deberás centrarte en conseguir una rentabilidad vía dividendo superior a la inflación.

La rentabilidad vía dividendo se calcula muy fácilmente dividiendo el dividendo que te pagan anualmente por cada una de tus acciones (DPA) entre el precio que pagaste (o que pagarás si todavía no las has comprado) por tus acciones, y multiplicándolo por 100.

Por ejemplo, si tus acciones te pagan un dividendo anual por acción o DPA de 5€ y tú pagas 80€ por cada acción, la rentabilidad vía dividendo de tu inversión será de 5€/80€ x 100 = 6,25%. Esto significa que mientras te paguen un dividendo anual de 5€ por cada una de tus acciones, la rentabilidad vía dividendo de esa inversión será del 6,25%.

Debes saber también que el dividendo por acción o DPA que paga una empresa no tiene nada que ver con el precio al que cotizan sus acciones. Las empresas fijan el DPA anual a pagar a sus accionistas en función del beneficio de ese año, el cual es independiente del precio al que cotizan sus acciones.

Recuerda que cuando compras acciones de la Bolsa estás comprando en realidad una parte de la propiedad de un negocio, igual que podrías comprar una parte de la peluquería donde te cortas el pelo o de tu restaurante preferido. El precio que pagas por tus acciones es sólo el coste que debes asumir para tener derecho a cobrar esos ingresos llamados dividendos.

Por lo tanto, si el DPA se fija cada año en función de los beneficios que consiga el negocio, es fácil ver que cuánto menor sea el precio que pagues por unas acciones mayor será tu rentabilidad por dividendo.

En el ejemplo que te comentaba antes, si en vez de pagar 80€ por tus acciones pagaras 70€, la rentabilidad por dividendo de tu inversión sería de 5€/70€ x 100 = 7,14%.

Así pues, aparte de invertir a largo plazo en empresas de calidad, si quieres asegurarte de que obtienes una rentabilidad superior a la inflación (y reducir así el riesgo de perder dinero de forma indirecta), deberás comprar tus acciones lo más baratas posible, lo que se consigue sobretodo en periodos de grandes bajadas bursátiles.

Ventajas de invertir en dividendos

La inversión en dividendos no sólo te permite acercarte a las soñadas inversiones seguras, sino que además te permite disfrutar de una serie de ventajas que vale la pena que conozcas.

1. No te genera gastos adicionales

Si elijes el bróker adecuado, tal y como te cuento en este tutorial paso a paso con todo lo que debes hacer antes de empezar a invertir en Bolsa, mantener tus acciones no te costará nada. Sólo pagarás la comisión de compra (de unos pocos euros) y ya podrás cobrar dividendos de forma indefinida.

2. Requiere poca dedicación

¿No quieres pasarte el día delante del ordenador estresándote por cada pequeño movimiento en los precios? Pues la inversión en dividendos te vendrá como anillo al dedo, ya que una vez hayas hecho el trabajo previo de decidir en qué empresas invertir y a qué precio comprar sus acciones, no tendrás que hacer nada más.

La inversión en dividendos es de las estrategias que menos tiempo requiere, aunque en este sentido, te recomiendo al menos una revisión anual para verificar que la empresa sigue siendo de calidad.

3. Puedes aumentar tu rentabilidad año tras año

Si inviertes tu dinero en empresas que ganen cada vez más dinero y quieran repartirlo entre sus accionistas, tus ingresos vía dividendos van a crecer año tras año, aumentando así la rentabilidad respecto a tu inversión inicial.

Por ejemplo, si compras acciones de empresas que aumentan su dividendo por acción o DPA una media del 7% anual, en 10 años estarás cobrando el doble de dividendos que al principio. Recuperando el ejemplo anterior, si el primer año te pagaban un DPA de 5€ y tus acciones te costaban 80€, tenías una rentabilidad vía dividendo inicial del 6,25%.

Ahora bien, esto es el primer año, ya que si el DPA aumenta una media del 7%, al cabo de 10 años te estarán pagando un DPA de 9,83€, lo que representa una rentabilidad del 12,3% respecto a tu inversión inicial (9,83€/80€ x 100 = 12,3%).

Obviamente, si con el tiempo vas invirtiendo más y más dinero, tus dividendos van a crecer todavía más rápidamente. Y recuerda, cuánto menor sea el precio que pagues por tus acciones, mayor será tu rentabilidad por dividendo inicial y más aumentarán tus ingresos a lo largo de los años.

Cuánto menor sea el precio que pagues por tus acciones, mayor será tu rentabilidad por dividendo. - ¡Compártelo!          

Conclusiones sobre las inversiones seguras

Como has podido ver, aunque no existan las inversiones seguras, la inversión en dividendos te permite disfrutar de una rentabilidad superior a la inflación, recibir ingresos reales en tu cuenta y, al mismo tiempo, minimizar el riesgo de perder dinero tanto de forma directa como indirecta.

Así que ya lo sabes, si quieres invertir a bajo coste sin tener que destinarle gran parte de tu tiempo (a parte de la formación y práctica inicial) y aumentar tus ingresos año tras año, la inversión en dividendos es una muy buena alternativa para crear un patrimonio que trabaje para ti.

Este es un post invitado de Marc Alomar, inversor particular en bolsa que en 2013 dejó un empleo esclavizador en el sector financiero para perseguir su sueño de vivir una vida más libre, sin jefes, desde cualquier parte y a su manera.

Actualmente enseña a los demás a invertir en bolsa y caminar hacia la vida libre que cada uno se merece. Su producto estrella es “Aprende a identificar las mejores empresas de la bolsa”. En 2016 creo su blog Despierta tu dinero. Puedes descubrir más sobre él aquí.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

14 comentarios en “¿Existen las inversiones seguras?

  1. Hola Marc,
    me ha parecido interesante esta forma de abordar la inversión en bolsa que nunca había tenido, porque aunque he tenido algún acercamiento ha sido sobretodo a través del trading, y la verdad que no encajamos muy bien. Sin embargo, este sistema que resumes se adecua más a mi personalidad, pero tengo una pregunta,

    para este tipo de inversión, ¿existe alguna forma de conseguir algún tipo de apalancamiento?

    Gracias 😉

    • ¡Hola, Adri!
      Hace unos cuantos años ya yo también empecé como trader y luego tendí hacia la inversión a largo plazo. Creo que es el camino que seguimos la mayoría, ya que se promociona mucho más la especulación que la inversión.

      Respecto al apalancamiento, aunque sí es posible conseguirlo con muchos brókers, especialmente al comprar CFD sobre acciones, no te lo recomiendo, sobretodo si vas a invertir a largo plazo en dividendos, ya que aumenta significativamente el riesgo de tu cartera. Aprovecho para dejarte un enlace de un artículo en el que hablo precisamente de los peligros de apalancarse al invertir:

      http://despiertatudinero.com/por-que-el-apalancamiento-es-la-forma-mas-rapida-de-perder-dinero-en-bolsa/

      Muchas gracias por tu interés y por tus comentarios.
      Un saludo 😉
      Marc

  2. 100% de acuerdo con el enfoque de Marc de invertir en empresas sólidas que den dividendos crecientes, de ese modo superas el primer obstáculo (la inflación).

    La idea es reinvertir esos dividendos para que “la gallina de los huevos de oro” (las acciones) se haga “más gorda” y te vaya dando más huevos (dividendos).

    Y si eso lo complementamos con aumentar tus ingresos con un negocio online vendiendo información con un modelo de suscripción (estabilidad de ingresos), ya casi tenemos un buen plan para acortar el tiempo que necesitaremos para que nuestras inversiones nos paguen el estilo de vida que queremos gracias a los dividendos.

    La idea es sencilla.

    La ejecución es lo jodido.

    Ahora, tener el plan ya es un gran primer paso, ¿no te parece?

    Un fuerte abrazo,
    Pablo

    • ¡Hola, Pablo!
      Es cierto que es más fácil decirlo que hacerlo, pero como bien dices, tener un plan es un primer paso para caminar hacia los objetivos que nos hayamos propuesto.

      Un negocio online es una buena manera de generar ingresos que en esencia está alineada con las ventajas de la inversión en Bolsa: se puede hacer desde cualquier sitio de manera deslocalizada, sin jefes, con tus horarios y con total libertad. Así pues, es perfectamente compatible para quien quiera una vida más libre.

      Muchas gracias por tu aportación 😉
      Un abrazo,
      Marc

  3. Siento discrepar, pero la inversión por dividendo es una falacia. ¿Acaso no sabéis que cuando una empresa paga dividendo, automáticamente ese mismo importe es descontado del precio de la acción? ¿Dónde está el beneficio, pues? Lo que te dan con una mano, te lo quitan con la otra. Luego ya veremos si el precio de la acción se recupera.
    Si que creo que la Bolsa es una buena inversión, teniendo un sistema claro y consistente, y a ser posible operando con instrumentos que nos permitan colocarnos alcistas o bajistas.
    Fijarse sólo en la rentabilidad por dividendo es inestable. Puedes ganar un 6% anual por el dividendo, pero que la cotización haya caído 12% a final de año. Y ejemplos a montones.
    Saludos

    • ¡Hola, Pipo!
      En mi opinión la inversión en dividendos no es ninguna falacia. Aunque la teoría dice que el importe del dividendo se descuenta del precio en la fecha ex-dividend, en la práctica hay de todo, empresas que aumentan el precio ese día, otras que lo reducen mucho más del importe del dividendo y otras que se mantienen planas. Las buenas empresas (incluso las que pagan generosos dividendos) tienden a aumentar de precio a lo largo de los años, con lo que aparte de los ingresos reales obtenemos también plusvalías latentes.

      Por lo que me comentas, creo que eres más partidario del trading tendencial que de la inversión, por lo que comprendo que los dividendos no tengan tanta cabida en tu operativa.
      Gracias por compartir tus opiniones. Un saludo,
      Marc

  4. ¡Genial y preciso artículo Marc!

    Comparto las bondades de la “copropiedad” de blue chips a través de acciones bajo una estrategia de dividendo.

    El riesgo de que la empresa decida no repartir dividendo (recuerdo mi propio caso con algunas del Ibex35 en los años más duros de la crisis del 2008) se ve en mi opinión compensado con una inversión en empresas solventes y con buenos ratios.

    A mi al menos me funciona, y si bien las rentabilidades no llegan nunca a los dos dígitos, al menos en mi caso ;), es una buena forma de diversificar parte de un capital de inversión a un coste de oportunidad relativamente bajo para un inversor promedio. Y mucho mejor que en un depósito al 0,1%, ¿verdad?

  5. ¡Hola, Juan!
    Me alegro de que te haya gustado el artículo 🙂
    Claro que es mucho mejor que un depósito al 0,1%. De esta manera tu dinero trabaja para compensarte la inflación y generarte auténtica riqueza.

    Como bien dices, el coste de oportunidad es relativamente bajo, lo que permite encontrar un buen equilibrio entre riesgo y rentabilidad.

    Es cierto que durante la última década en España muchas grandes empresas con buenos historiales de dividendo se han sumado al carro de no repartir dividendos, muchas por desgracia enmascarándolo con scrip dividend por ampliaciones de capital.

    Muchas gracias por tus comentarios y te deseo felices inversiones 😉
    Un saludo,
    Marc

  6. Estoy de acuerdo en lo que plantea Marc (como no podía ser de otra manera porque coincide con mi propuesta).

    Es cierto que el dividendo se descuenta teóricamente de la cotización, pero si escoges buenas empresas con beneficios crecientes (es decir, que cada año ganen más) aseguras que cada año la empresa tiene la capacidad de pagar un dividendo cada vez mayor.

    Son estas empresas las que hay que escoger, las que cada vez ganan más, con lo cuál pueden pagar cada año un dividendo mayor, superando la inflación y aumentando tu poder adquisitivo año a año. Si no gastas este dividendo y lo reinviertes durante varios años, y añades capital extra, la constancia y el interés compuesto hará el resto del trabajo.

    Un abrazo,
    Czd

  7. Tenía este artículo pendiente de leer y mejor tarde que nunca, me ha encantado 🙂

    Llevo un par de años leyendo libros para intentar pasar a la práctica lo antes posible, y artículos así ayudan mucho a entenderlo todo de forma más sencilla.

    Una cosa queda clara, y es que quedarte parado no es una opción, y por desgracia, demasiado pocos son los que se dan cuenta.

    Un fuerte abrazo a los dos!

    Pd: Lo comparto ahora mismo 😉

  8. Hola Agustín, felicidades por tu blog. Nosotros creemos que nunca hay inversiones 100% seguras a interés superior que el bancario o de las letras del tesoro, porque ello haría desestabilizar el mercado natural de oferta y demanda. Nosotros trabajamos intentando educar a los clientes, se pueden conseguir rentabilidades muy elevadas invirtiendo en inmuebles, pero sólo haciéndolo con los inmuebles correctos y con un buen acompañamiento profesional.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies