¡Me encanta quejarme! (aunque por dentro echo humo)

¿Eres de los que se reúnen con otros para quejarse por turnos? ¿De los que esperan que alguien haga algo para protestar por lo que ha hecho?

¿Tienes siempre un motivo para oponerte a lo que sea? ¿Te parece todo mal, todo criticable?

¡Espero que no!, porque si es así debes ser insoportable.

Francamente, la actitud de queja no conduce a nada. Quejarse sin más sólo sirve para descargar y perder energía que no va a ninguna parte.

Es probable que lo sepas, pero aún así ¡lo sigues haciendo! ¿verdad? Cuesta mucho desprenderse de los hábitos, ser productivo. Una vez que adoptas una actitud, un comportamiento, un tipo de pensamiento, se adhiere a ti como parte inseparable de tu personalidad y cuesta desterrarlo.

¿Eres de los que se reúnen con otros para quejarse por turnos? - ¡Compártelo!          

Quejarse tiene dos CONSECUENCIAS bastante negativas:

  • Ocupar un espacio energético, vital, que impide que nazca lo nuevo (la solución, el alivio). Si no hay espacio, simplemente no hay cabida para nada.
  • Expandir el problema frente al que te quejas, agrandarlo, darle más visibilidad. No sé si sabes que aquello en lo que te centras se expande. Cuanto más te quejas de una cosa, más grande la haces. Eso es así, lo quieras o no. También se podría decir que cuanto más te resistes a algo, mayor trascendencia le otorgas.

¿Y qué hacer entonces cuando te aparecen esos IRREFRENABLES DESEOS DE QUEJARTE? Pues si estás comprometid@ con tu crecimiento interior y personal, la solución no puede ser otra que la de no permitirte la queja si no la vas a acompañar de una propuesta, una solución o una alternativa.

Si tienes algo que aportar, lo aportas, y solamente en ese caso, si no te puedes contener, previamente te desquitas quejándote un poquito. Estás permitid@.

Si no se te ocurre nada para solucionar la situación, si vas a quejarte por quejarte sin nada mejor que aportar, es preferible que te calles. Al menos, no agrandas el problema magnificándolo. Si no contribuyes a la solución… tampoco contribuyas al problema.
Si no contribuyes a la solución, tampoco contribuyas al problema. - ¡Compártelo!          

Espero no haber sido demasiado duro. Ya sabes que todo esto lo digo con mucho cariño 🙂

Nos vemos pronto y no olvides: a) compartirlo en las redes si te ha gustado; y b) contarnos en los comentarios si eres

  • tipo me quejo de todo, o
  • tipo no, qué va, yo ya estoy evolucionando.

 

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

4 comentarios en “¡Me encanta quejarme! (aunque por dentro echo humo)”

  1. Hola Agustin, pues si estoy muy de acuerdo en lo que dices.

    La queja es el reflejo de la envidia. Lo que quiero decir es que una cosa es hacer una critica constructiva y mostrar alternativas proviene de un sentimiento positivo como es la intencion de ayudar a mejorar. La queja, o la critica directa… son ganas de dañar, y eso es imperdonable.

    Yo siempre lo intento tener en mente y hacer la tecnica de positivo + negativo + positivo. Es decir «He visto que has realizado un gran trabajo sobre XXX y estas mejorando en YYY + Sin embargo el resultado no es el aducado… + Te propongo que ZZZ

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies