Deseos, necesidades y en qué te gastas el dinero

Es importante distinguir entre deseos y necesidades. Hablamos en este post de las necesidades de Maslow y de qué son las necesidades humanas en general. Para no engañarnos.

Porque para vivir, por regla general, hace falta gastar, eso está claro. Al menos en este mundo que nos ha tocado vivir.

Pero una cosa es gastar porque sea necesario y otra derrochar o gastar sin límite. Al respecto, recuerda que ya hemos hablado en este blog de vida y estilo minimalista y de esclavitud moderna (la que vive la mayoría).

Porque no son lo mismo los deseos que las necesidades del ser humano

En efecto. Una cosa es lo que deseas, lo que quieres, lo que te apetece, y otra lo que necesitas realmente para la supervivencia.

No digo que haya que limitarse a esta última (también hay que darse caprichos), pero sí tener claro lo que es una cosa y otra, para poder actuar con conciencia.

Principalmente cuando desde el mundo del marketing, y con la excusa de hacernos vivir experiencias y sensaciones, se intenta provocar el deseo de algo presentándolo como una necesidad.

Una cosa es lo que deseas y otra lo que necesitas. Y al respecto me gustaría hacer hincapié en unas algunas cosas.

Quien manda es el cerebro reptil

No olvides la importancia de ese cerebro. Representa las verdaderas necesidades del ser humano y lucha por verlas satisfechas. Hablamos de libertad, seguridad, control… Eso son necesidades reales y no tienen nada que ver con:

  • Los deseos y emociones del cerebro límbico, o
  • Lo que la mente analítica considera, después de sesudos razonamientos y retorcidas justificaciones mentales (generalmente para engañarse a ella misma).

Toda compra responde a un vacío emocional

Relacionado con lo anterior, a la hora de comprar puedes estar motivado por justificaciones y razonamientos muy válidos, pero no te engañes:

Toda compra tiene por objeto llenar un vacío emocional, cubrir una necesidad emocional. Puedes comprarte un coche porque dices que el otro está viejo, o cambiarte de casa porque necesitas una más grande. Pero no te engañes: necesitas rellenar huecos emocionales, vacíos.

¿Para qué sirve un deseo?

Como dicen los budistas, la satisfacción de un deseo solo deja lugar para la aparición de otro deseo.

Cuando un deseo se satisface deja un hueco que es llenado por el siguiente deseo, en un curioso horror vacui en el que siempre parece que tenemos que albergar algún deseo en nuestro interior. Los deseos se cumplen, se sustituyen por otros, que a su vez se cumplen, y así sucesivamente como en una infinita cadena de montaje.

Por tanto,

Realmente, ¿qué son las necesidades humanas?

El ser humano confunde necesidad con deseo.

Y se reviste de razones pensando que los deseos son necesarios para vivir, porque hay que tener metas, objetivos, ilusiones… (palabras todas ellas muy bellas)

Y sí, está muy bien, pero muchas veces practicando la aceptación se consigue un estado de paz y estabilidad que es realmente lo que nuestro ser básico demanda (¡necesita!, hablando de necesidades 😊).

Para mí necesidades (que requieran gastos) son comer, vestir y poco más. Luego hay otras para las que, sí, de acuerdo, puede hacer falta algún gasto, como desplazamiento, formación… Todo lo demás son deseos, que, repito, está muy bien satisfacerlos si queremos, pero sin creernos que son necesidades (sentidas como tales por nosotros o impuestas por el sutil marketing).

Las necesidades de Maslow

Es probable que hayas oído hablar de la escalera de necesidades creada por un señor llamado Maslow. Es de esas cosas de las que se habla mucho, como la ley de Pareto y todo eso 😊.

Maslow fue un psicólogo estadounidense que creó una pirámide de necesidades humanas. Es decir, catalogó las necesidades del ser humano por orden e importancia, desde las más acuciantes a las menos.

La cosa, según él, quedaría más o menos así:

Como puedes ver, tendríamos:

En la base de la pirámide, las necesidades humanas más importantes: comer, descansar, respirar… Incluye él también aquí el sexo (bromas y chascarrillos en los comentarios 😊).

A continuación, hacia arriba, las necesidades relacionadas con la seguridad del ser humano (la seguridad física, la de tener una buena salud, la de contar con una familia…).

A continuación, las que tienen que ver con las relaciones sociales, porque el ser humano es un ser social: amistad, relaciones sentimentales… Esto quiere decir que este aspecto social es importante, pero después de tener satisfechos los otros. Es decir, está genial tener novia, pero es más importante tener comida o poder vestirte.

Siguiendo hacia arriba tenemos lo relacionado con el reconocimiento (tener éxito, ganarte el respeto de la sociedad…) Que nuevamente es importante, pero si te dan a elegir entre que la gente te admire (sin más) o tener una relación afectiva sincera y estable, pues te quedas con la última. Porque está muy bien ser un ídolo de masas, pero cuando llegas a casa necesitas que alguien te acaricie el rostro y te diga Te quiero, cariño.

Y finalmente, lo relacionado con la espiritualidad, el crecimiento personal, la ética…  Que alguno podría decir que para él es lo más importante, sí, pero no olvidemos que lo principal de todo es poder comer, porque si no te mueres y entonces ya no hay espacio para la reflexión, la ética o la filosofía.

El propósito y el desapego en las necesidades del ser humano

En este artículo he sacado a relucir términos como deseos, ilusiones, metas, objetivos

Hay otro término relacionado con ellos que es el propósito. Relacionado, pero de una naturaleza muy diferente.

Un propósito, sobre todo un propósito de vida, es algo de un cariz espiritual bastante importante, de hecho puede ser una de las bases de la felicidad. Trasciende lo que es el aspecto superficial de las cosas y se alinea con el verdadero ser.

Recopilando todo, para mí la cosa podría quedar como sigue:

Deseos en cuanto tal pertenecen al terreno del ego, la personalidad externa y el relleno de emociones y vacíos. Creo que no es aconsejable dejarse arrastrar por ellos, ya que su carrera no tiene fin. Después de uno viene otro, y así, vuelta a empezar.

Ilusiones está bien tenerlas, pero sin convertirlas en una dependencia o una obligación. Si las tienes, está bien, y si no, pues también está bien el mero estar, el mero ser, el mero observar.

Metas y objetivos podemos tenerlos, pero igual que lo anterior, sin agobiarnos. No comparto para nada eso de que siempre hay que tener una meta en mente (para sentirse vivo, para conseguir cosas). Si te sirve para un fin concreto y loable, de acuerdo; si no, personalmente no he venido a ninguna carrera, ni me esperan en ningún sitio.

Y los propósitos, sobre todo el propósito de vida, están genial, pero con desapego. Y esto del desapego es también aplicable a las ilusiones y los objetivos.

¿Qué es el desapego? No atarte al resultado. Hacer lo que debes hacer, o lo que quieres hacer, pero entendiendo que el resultado no depende de ti ya que hay condicionantes externos y un plan superior que siempre se nos escapa (en parte porque es difícil de ver).

El desapego implica actuar como debes actuar (porque tú así lo decretas), pero sin amargarte la vida por no conseguir los resultados. Y a veces, aunque no lo veamos, el mero actuar ya es el fin en sí, porque lo que importa no es el resultado sino el camino en el que tienen lugar las pruebas y el crecimiento personal y espiritual. Recorriendo el camino, da igual que tu objetivo sea uno u otro, porque lo importante es el camino, las pruebas y el aprendizaje.

¿Me compartes el post? 😊 

Deseos, necesidades y en qué te gastas el dinero - ¡Compártelo!          

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total.(Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

3 comentarios en “Deseos, necesidades y en qué te gastas el dinero”

  1. Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Parece que estamos alineados en algunas cosas. Publiqué hace tiempo un post sobre diferenciar las necesidades y deseos (https://efectivida.es/blog/necesidades-o-deseos-vivir-de-vacaciones/)
    Excepto lo del cerebro reptil (cosa en la que no creo), y en la diferenciación entre ilusiones, propósitos… muchas cosas las hemos calcado.
    Para mí, necesidad es comer y beber. Hasta la ropa pudiera ser innecesaria en determinados climas, jejej.
    Pero la realidad, como bien comentas es que confundimos mucho ambas cosas, y, por desgracia, nos cuesta los dineros.
    Gracias Agustín por tus contenidos. Siempre es un placer leerte.
    Saludos desde Las Palmas!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies