Planes de pensiones. Porqué no te conviene tenerlos y sus alternativas: Pias y Unit linked.

Jubilación, Planes de pensiones, Pias y Unit Linked: la más completa guía que tu futuro y tu tranquilidad merecen.

(Este es un artículo invitado de Íñigo Álvarez de Arcaya Ímaz – ver mini Bio al final del post -) 

La jubilación es importante, por lo que en este artículo voy a hablar de su remedio más socorrido: los planes de pensiones y de por qué NO te conviene tenerlos. También explicaré las dos alternativas más interesantes que conozco: Pias y unit linked.

Si te estás planteando contratar un plan de pensiones, tengo dos noticias para darte:

La buena: felicidades, eso significa que te preocupa tu pensión de jubilación y que estás dispuesto a hacer algo al respecto.

La mala: el plan de pensiones no es tu mejor opción.

¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo…

Planes de pensiones y alternativas. - ¡Compártelo!       

¿Por qué tenemos que hablar de los planes de pensiones?

Hace ya tiempo que habrás oído o leído el runrún de que el modelo público de pensiones que tenemos en España hace aguas. Sale en la prensa, en la radio, los expertos lo comentan en las tertulias… parece que algo pasa, pero igual no tienes muy claro el qué.

Si te estás planteando contratar un plan de pensiones, ya estás en el buen camino. Es un acto de responsabilidad por tu parte intentar planificar tu futuro económico dentro de tus posibilidades y no dejarlo todo a lo que pueda hacer el gobierno.

Sin embargo, lo que yo te quiero mostrar es que el plan de pensiones no es tu mejor opción para ahorrar para tu jubilación. Te demostraré por qué y te ofreceré un par de alternativas que me parecen mucho más ventajosas.

Mi intención es no ser ni muy técnico ni muy exhaustivo. Pretendo contarte lo que considero más importante a favor y en contra.

Después de leer este post, ya no te valdrá la excusa de que nadie te lo había contado ? En serio, yo mismo he dicho esto tantas veces en los últimos 3 años…

Antes de nada, por si aún no eres consciente del problema, déjame dedicarle unas líneas a analizar la situación de nuestro sistema público de pensiones.

La realidad es que el modelo de pensiones públicas en España fue diseñado en otra época con condiciones muy diferentes a las actuales. Como consecuencia, en este momento resulta muy difícil mantenerlo funcionando igual que hasta ahora.

De forma muy resumida: el modelo se basa en que la población que trabaja y tributa, debe sostener con sus impuestos a la población que ya no trabaja y cobra una pensión pública.

Problemas:

1- Con la evolución de la natalidad en las últimas décadas, cada vez habrá más jubilados y menos activos. La pirámide poblacional se está invirtiendo.

2- Con la última crisis ya se ha producido un claro descenso en el sueldo medio que cobra la mayor parte de la población activa.

Sólo con estos dos detalles y, sin entrar en mayor profundidad, ya puedes intuir que las matemáticas no cuadran: menos gente trabajando, que además ganan menos, para pagar los impuestos que deben sufragar, junto a muchas cosas más, las pensiones públicas de un número cada vez mayor de jubilados.

Según la Fundación Mapfre, «en 2050 habrá 1,3 jubilados por cada persona en edad de trabajar de entre 20 y 65 años, lo que dificultará el mantenimiento del actual sistema de pensiones».

Y, además, por suerte, esos jubilados vivirán mucho más tiempo que antes. Pero eso significa mucho más gasto en pensiones.

¿Se puede cambiar el modelo? Por supuesto, pero si eso depende de nuestra clase política, yo no tengo demasiada confianza.

Te tengo que confesar que yo no soy adivino, pero… pinta mal.

¿Qué son los planes de pensiones?

Y entonces decides que tienes que hacer algo. Y te viene a la cabeza el plan de pensiones. No sólo porque ya se llama así, sino porque lo verás en folletos, en anuncios de radio o TV, … igual hasta te lo ha colado el banco como «requisito» para alguna otra cosa, como una hipoteca

Veamos qué es un plan de pensiones.

Un plan de pensiones es un producto financiero para ahorrar a largo plazo con el objetivo principal de complementar la pensión pública de jubilación.

Los gestores del plan de pensiones se encargarán de invertir el dinero del ahorrador a través de un Fondo de pensiones. Los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que se encargará de controlar su solvencia y funcionamiento.

Es decir: tú vas metiendo dinero en tu plan de pensiones y ese dinero se va invirtiendo para que, además, te produzca un interés adicional durante todos los años que dure tu plan. Hasta aquí, todo bien. Tiene sentido.

Ventajas y desventajas de los planes de pensiones

Vamos a revisar las características más importantes de los planes de pensiones.

No te voy a contar en detalle todas las posibilidades ni los aspectos más técnicos ni todas las excepciones. Me voy a centrar en los pros y las contras que más pueden influir en tu decisión de contratar o no un plan de pensiones.

Las ventajas

La primera ventaja evidente es que contratar un plan de pensiones te va a ayudar a ahorrar para tu jubilación, porque te obligas a separar una parte de tu dinero a ese ahorro y te evitas la tentación de gastarlo.

Además, si ese dinero se invierte bien, cuando lo rescates deberías tener bastante más de lo que tú has metido, gracias a los intereses generados por la inversión.

Esto no es exclusivo de los planes de pensiones. Las inversiones bien planificadas hacen siempre uso del interés compuesto. Este concepto es FUNDAMENTAL. Debería enseñarse en los colegios. Si sólo te quedas con este término, es nuevo para ti y quieres averiguar de qué va, ya valdría la pena el tiempo que he invertido en este artículo.

En el blog de Destino LiberFin tienes un par de artículos que ya he escrito sobre este tema. Puedes empezar a leer por aquí.

Sobre todo, es interesante que veas los ejemplos con cifras, porque son la prueba matemática de que cuanto antes empieces a ahorrar e invertir, muchísimo mayor es el beneficio. Y el tiempo perdido ya no se puede recuperar.

Y no te equivoques, cuando hablo de mayor beneficio, hablo directamente de conseguir más dinero, con el mismo esfuerzo, sólo por empezar antes a invertirlo.

Otra ventaja a tener en cuenta es que siempre puedes cambiar de plan de pensiones sin gastos adicionales ni impuestos. Esto no pasa con cualquier inversión que puedas hacer, como, por ejemplo, con las acciones. Estate atento, si tu plan rinde mal puedes cambiar de plan o incluso de entidad. Esta es una ventaja que no siempre te cuentan.

Y la ventaja estrella de los planes de pensiones: puedes desgravar en tu declaración de la renta durante todos los años que dure la fase de ahorro. ¿Cómo funciona esta desgravación? Pues puedes restar de tu base imponible en el IRPF hasta 8000 € de los que hayas metido en el plan cada año. Este es también el máximo que puedes aportar cada año a tu plan.

El máximo que puedes desgravar puede ser, en cambio, el 30 % de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas, si esta cantidad es menor de 8000 €.

Te pongo un ejemplo: si ganas 24.000 € al año, puedes realizar una aportación anual máxima de 8.000 €. Pero, en cambio, lo máximo que podrás desgravar son 7.200 €, que es el 30% de esos 24.000 €.

Básicamente, esto significa que Hacienda te va a cobrar el IRPF como si hubieras ganado 8.000 € menos ese año. Consecuencia: vas a pagar menos impuestos. Esto lo veremos con un poco más de detalle cuando hagamos números.

Esta es en muchos casos, la única razón que te presentan para contratar un plan de pensiones. Incluso, y a mí me lo contaron así en el banco, si no tienes una hipoteca por la que desgravarte, te recomiendan abrir un plan de pensiones sólo para aprovecharte de esta ventaja.

Por favor, no te dejes engañar y lee este artículo hasta el final. Y luego decide por ti mismo teniendo toda la información. Como verás en el siguiente apartado, no estar al tanto de esto te puede costar mucho dinero.

Por ley, no hay un mínimo para las aportaciones y puedes hacerlas, periódicas, puntuales o dejar de meter dinero en el plan en cualquier momento.

Esto, que parece una ventaja de flexibilidad, se suele traducir en que a la primera ocasión que tu compromiso con tu ahorro flaquea, dejas de meter dinero en el plan de pensiones y se desmorona tu planificación de ahorro para la jubilación. En realidad, este comportamiento vuelve a reflejar la falta de cultura financiera que sufrimos en España. Y lo puedo afirmar con seguridad porque yo también lo he hecho.

Las desventajas

Metámonos, por fin, con las desventajas.

Quizá te resulte interesante echar un vistazo a este artículo del diario El País: «El gran fracaso de las pensiones privadas en España: su baja rentabilidad no cubre ni la inflación».

Ya hemos dicho que el dinero que metas en el plan de pensiones se invierte para que genere un rendimiento adicional durante los años de la fase de aportaciones. Eso está muy bien, y es el mismo objetivo que persiguen otros productos financieros como los fondos de inversión o los unit linked.

Pero la realidad es esta:

  • El rendimiento obtenido depende de la buena o mala gestión que se haga de ese dinero invertido. Como ya se dice en el artículo, en España, y de forma generalizada, esa gestión es muy deficiente.
  • Importante: los planes de pensiones no están garantizados (salvo que se indique expresamente en el contrato). Si el dinero se invierte mal, SE PUEDE PERDER DINERO.
  • Las comisiones que se cobran habitualmente por los planes de pensiones son más altas que por otros productos. El Banco se beneficia de ello, pero tu rendimiento se desploma.

Y no es que en España las entidades financieras no sepan invertir… ¿será entonces que no les interesa dedicar más allá de un mínimo esfuerzo con estos contratos? Como decía uno, es una reflexión que lanzo al aire.

En fin, que esa mala gestión hace que esos planes ni siquiera superen la inflación. ¿Y eso por qué es un problema?

Si no te suena lo que es la inflación, te lo resumo: cada año que pasa, con la misma cantidad de dinero podrás comprar menos cosas. Seguro que ya te has dado cuenta que todos los precios tienden a subir: el pan, el café, el periódico… Si hoy puedes comprar una barra de pan con 1€, verás como dentro de un año, ya no podrás. Necesitarás 1,05 o 1,10€ para obtener el mismo producto.

Pues si tu dinero no crece en la misma proporción, y a ser posible mayor, cada año que pasas con el dinero guardado en el colchón, o en tu cuenta del banco (que viene a ser lo mismo) ese dinero valdrá menos. Y no te cuento lo que te quedará si te faltan 20 o 30 años para jubilarte.

La solución es simple: hay que invertir ese dinero a un rendimiento mayor que la inflación, que suele rondar entre el 1% y el 3% anual. Para que tu dinero crezca más de lo que se devalúa.

¿Qué pasa si lo inviertes en un plan de pensiones que no cubre ni ese porcentaje? Espero que puedas responder ya tú solo a esta pregunta. Pista: malo, malo, …

La siguiente importante desventaja, número 4: un plan de pensiones no tiene liquidez. ¿Qué significa esto? Que el dinero que metas en el plan no vas a poderlo sacar hasta que te jubiles, o en unos supuestos muy concretos:

  • Incapacidad laboral total y permanente.
  • Enfermedad grave.
  • Fallecimiento.
  • Paro prolongado.
  • Pasados 10 años desde la primera aportación, pero sólo a partir de 2025. Cuidado: en 2025 podrás sacar lo que hayas metido antes de 2015, pero no lo metido entre 2015 y 2025.

Si tienes la suerte de no estar en ninguna de estas situaciones, ese dinero no lo podrás tocar. Más te vale haber planificado bien y no necesitarlo. Si quieres conocer mi propuesta para dar los primeros pasos camino de esa planificación, puedes leer este artículo de mi blog.

Y llegamos finalmente a la desventaja más importante, y la que, en mi opinión, desequilibra la balanza.

Cuando por fin puedas y quieras sacar el dinero de tu plan de pensiones, Hacienda te va a estar esperando con la guadaña. Y menuda guadaña.

Seguro que conoces a alguien que después de jubilarse ha querido retirar su dinero de su plan de pensiones y se ha llevado la desagradable sorpresa de que Hacienda le ha dado un importante mordisco. ¿Le avisaron de eso cuando contrató su plan? Yo lo he vivido muy de cerca.

En realidad, cuando saques el dinero podrás elegir tres modalidades:

  • Sacarlo todo de una vez.
  • Sacarlo en pagos periódicos.
  • Una mezcla de los dos.

Pero ¿cuál es el auténtico problema aquí? Que todo ese dinero que saques te va a contar a la hora de pagar el IRPF como rendimientos de trabajo. Es decir, como si fuera tu sueldo. Esto significa que el dinero por el que Hacienda te a cobrar va a subir, y mucho.

Y si has estado ahorrando, con todo tu esfuerzo, durante muchos años, tendrás la suerte de haber acumulado un buen dinero. Más si el plan estaba bien gestionado y te ha producido beneficios.

Pues vas a tener que pagar impuestos como si ese año hubieras cobrado todo ese dineral en tu nómina. Impuestos por tu dinero aportado y por tus beneficios. Y para los sueldos más altos, el porcentaje de IRPF es del 45%.

CONSECUENCIA: se te va a ir en impuestos casi la mitad de buena parte de todo ese dinero que has conseguido acumular como una hormiguita.

No voy a entrar en si el porcentaje es más o menos justo. Es así para todos por igual, pero hay que saberlo y tienes que considerar si eso te conviene o no a la hora de planificar tu ahorro para tu jubilación. Yo, por mi parte, te voy a mostrar un par de alternativas que me parecen mucho más interesantes.

Y, por cierto, realizando una encuesta informal en mi entorno, a ninguno de los que tienen ya contratado un plan de pensiones les habían contado esta parte. O si se la habían contado, no la recordaban. Quizá la letra era muy pequeña.

No es por ser mal pensado, pero ¿no te parece lo suficientemente relevante como para desear que el cliente lo tenga claro (si es el beneficio del cliente lo que se busca…)?

Los planes de pensiones son para ricos

Sinceramente, para mí, estas desventajas restan mucho valor a los planes de pensiones como instrumento válido para ahorrar para tu jubilación. Sobre todo, cuando las comparemos con las de otras alternativas.

Míralo así: durante la fase de ahorro, Hacienda te permite desgravar por un porcentaje correspondiente a tu nivel de sueldo. Pero cuando quieras sacarlo, te puede tocar pagar como el sueldo de un rico. Conclusión: si no eres rico ahora, no te va a salir a cuenta.

Si lo rescatas de una sola vez, vas a pagar impuestos por el rango más alto de la tabla. Si lo rescatas como renta puede que consigas reducir ese porcentaje de retención.

De ahí el título de este apartado: para alguien con un sueldo alto puede ocurrir que cuando rescate el dinero como renta, esa renta sumada a su pensión sea menor que sus ingresos durante su vida activa. En este caso puede pagar IRPF por un tramo inferior.

En realidad, es lo que se llama diferir impuestos: aplazar el pago de los impuestos, que no evitarlo. Esa es la trampa oculta en los planes de pensiones, lo que te desgravas durante años Hacienda te lo reclama al final.

En este artículo del periódico Expansión, puedes ver la siguiente nota:

«Salvo casos muy concretos, es complicado justificar la aportación a estos productos para tipos marginales del 24% o inferiores, en lugar de invertir en un fondo de inversión»

O esta otra:

«A quien no le sale muy a cuenta estos productos son a las personas sin ingresos, dado que no tendrán beneficio fiscal ahora pero sí tendrán que pagar en el momento del rescate»

Y no te engañes, si tanta gente que conoces a tu alrededor contrata estos planes no es porque sean conscientes de sus ventajas. Incluso he leído en algún sitio que si las clases medias y bajas lo contratan con más frecuencia que los ricos es una prueba de que tiene ventajas para los sueldos bajos. Esta justificación es simplemente una falacia.

En mi opinión, casi con seguridad, tiene más que ver con que las personas con sueldos altos están mucho mejor asesoradas a la hora de manejar su dinero.

Y el resto tenemos que aprender. Aquí es donde espero poner yo mi granito de arena.

La falta de liquidez de los planes de pensiones también puede afectar menos a una persona con rentas muy altas: quizá pueda permitirse dejar ese dinero sin tocarlo durante todos esos años. No es el caso de alguien que puede verse en la necesidad de recuperarlo.

¿Y entonces qué? ¿Cómo me preparo para mi jubilación? Pias y Unit Linked

Hemos llegado a este punto:

  1. Es IMPRESCINDIBLE ahorrar para nuestra jubilación.
  2. El plan de pensiones tiene importantes desventajas.

No te preocupes. No soy de los que se quejan por quejar, me gusta encontrar soluciones a mis quejas. ¿Qué puedo hacer si esto de los planes de pensiones no me convence?

Lo mismo que te digo que los planes de pensiones no son tu mejor opción, te voy a mostrar dos alternativas para tu ahorro a largo plazo que sí me parecen muy interesantes. No son las únicas, pero sí son las dos por las que yo te recomendaría empezar.

Son los PIAS (Plan de Ahorro Individual Sistemático) y los Unit Linked. Ambos son productos de ahorro orquestados en torno a un seguro de vida. Esto quiere decir que parte de tu dinero se aporta para un seguro de vida y otra parte se invierte.

PIAS

El PIAS o Plan de Ahorro Individual Sistemático surgió en 2007 como forma, según muchos, de facilitar el ahorro para la jubilación con un producto con más sentido que los propios planes de pensiones.

Según el contrato, se aporta un capital, para luego constituir rentas vitalicias que complementen otros ingresos, como por ejemplo la pensión de jubilación. Quédate con esto de las rentas vitalicias que es un punto clave entre sus ventajas.

Las aportaciones son periódicas y también se pueden hacer puntuales. Su principal ventaja es que el dinero se puede rescatar cuando quieras (si no se especifica lo contrario en el contrato).

Pero si lo haces a partir del quinto año, en forma de Renta Vitalicia y en función de la edad del asegurado, puedes llegar a pagar en el IRPF SÓLO por un 8% de esa renta obtenida.

Atento a este punto: una Renta Vitalicia es otro producto diferente en el que tú aportas una cantidad y acuerdas con la entidad que lo gestiona que te vayan pagando una renta mensual mientras vivas.

Bueno, pues si sacas el dinero del PIAS para meterlo en una Renta Vitalicia, no pagas NADA en impuestos por tus aportaciones ni por tus beneficios. NADA.

Luego, eso sí, tendrás que pagar algo por esa renta que vas recibiendo todos los meses, pero esos porcentajes son increíblemente bajos frente a lo que hemos visto hasta ahora. En el caso más favorable puede ser tan sólo el 1,52% del capital acumulado. Para un plan de pensiones, el caso más favorable empieza en el 19%.

En la otra modalidad de rescate, si lo sacas como capital, sólo tributas por los beneficios, no por la suma de beneficios y aportaciones como en el caso de los planes de pensiones.

Y siempre como rentas del ahorro y no del trabajo, donde se aplican índices diferentes, diferencia muy notable especialmente con las sumas grandes.

En mi opinión, sólo estas ventajas ya compensan ampliamente la principal desventaja frente a los planes de pensiones: las aportaciones a los PIAS no te las puedes desgravar durante la fase de ahorro.

Otra desventaja que tienen los PIAS, especialmente para gente con una gran capacidad de ahorro, es que las aportaciones no pueden superar los 8.000 € al año o los 240.000 € en total.

Unit Linked

Un Unit Linked se podría definir como un seguro de vida ligado a Fondos de Inversión.

En el caso de los Unit Linked, las aportaciones al seguro de vida ahorro se dividen en dos:

  • una pequeña parte va a cubrir el seguro de vida asociado al producto.
  • El resto se invierte en una cesta de productos financieros, habitualmente fondos de inversión. Suele haber varias cestas disponibles con mayor o menor riesgo y puedes elegir y cambiar cuando quieras.
inversiones seguras
inversiones seguras

La principal desventaja es que, por su propia definición, la rentabilidad no está asegurada. Es una forma de asociar una inversión en fondos, con sus ventajas y desventajas, a un seguro de vida.

Esta desventaja puede afectar a uno de sus puntos fuertes: la liquidez del UL es total. El rescate no requiere de condiciones especiales, puedes sacar el dinero cuando quieras. Pero, en función del valor del mercado, puede ocurrir que en ese momento tengas menos dinero del que hayas aportado.

Por su orientación hacia los fondos, la rentabilidad puede ser más alta, dependiendo del UL que hayas contratado y las cestas de inversión disponibles.

Al igual que el PIAS, la tributación vuelve a ser sólo por los beneficios y como rentas del ahorro y no del trabajo, y se puede rescatar en forma de Renta Vitalicia.

Uno de los beneficios del UL respecto al PIAS es que no tienes una limitación anual de aportaciones.

También es interesante destacar que los UL no forman parte de la herencia, por lo que se podría renunciar a la misma pero sí cobrar el importe acumulado en el seguro. Este es un aspecto que se puede utilizar para planificar las herencias.

Vamos a hacer números

Para entender bien el problema a la hora de rescatar tu dinero del plan de pensiones tienes que conocer un poco cómo funciona la tabla del IRPF.

Compara esta tabla con la que se aplica a los rendimientos del ahorro, con retenciones menores.

Recuerda, además, que, en el caso del plan de pensiones, las retenciones se aplican a todo el dinero acumulado, tus aportaciones más los beneficios. En los otros dos casos sólo te retienen de la parte de los beneficios. Seguro que eres capaz de intuir que esta segunda opción será, en general, más interesante para ti.

¿Cómo funcionan estas tablas?

Cogemos la del IRPF. Tu Base Imponible es, básicamente, el dinero por el que Hacienda te va a cobrar. Fundamentalmente, se compone de tus ingresos, tu sueldo o nómina, menos las cantidades que por alguna razón tengas derecho a descontar.

Pero lo hacen un poquito más complicado: no te cobran un porcentaje fijo por toda tu BI, sino que va por tramos. Y los tramos funcionan así:

  • Por los primeros 12.450 € pagas el 19%.
  • Por la cantidad que haya entre 12.450 € y 20.200 € pagarás un 24%.
  • Por el tramo entre 20.200 € y 35.200 €, te cae un 30%.
  • Por la parte entre 35.200 € y 60.000 €, un 37%.
  • Por todo lo que esté por encima de 60.000 €, el 45%.

La ventaja de estos tramos es que a las rentas más bajas se les aplica un porcentaje menor a la hora de pagar el IRPF, de forma resumida. El sistema de tramos funciona igual para la tabla de rendimientos del ahorro.

Precisamente, entre esas cantidades con derecho a descontar están esos 8.000 € que ya hemos dicho que puedes desgravar si ese año has metido esa cantidad en tu plan de pensiones. Esta es la parte golosa de los planes de pensiones.

Pero ¿qué pasará cuando tengas que pagar según esta tabla por TODO el dinero acumulado en tu plan de pensiones? Si has contratado un buen plan, con buena rentabilidad y con buenas aportaciones de ahorro a lo largo de unos cuantos años, deberías encontrarte con una cantidad elegante para el día que por fin quieras y puedas recuperar tu dinero.

Para hacer números reales, he cogido mi propia situación. Pero sí que he aplicado dos simplificaciones: considero la rentabilidad constante a lo largo de los años y no incluyo en los cálculos la inflación. Como estas condiciones las voy a mantener en todos los casos, para la comparación final nos vale.

Yo me he construido una tabla Excel para los cálculos. Aquí sólo te mostraré las cifras finales:

  • Pago en impuestos: lo que te va a cobrar Hacienda cuando rescates todo tu dinero. Si es en rentas, será la suma de los impuestos de todos esos años.
  • Desgravación total: la diferencia entre lo que te desgravas por las aportaciones y los impuestos que pagas al rescate.
  • Dinero restante para tu jubilación: lo que te va a quedar después de impuestos para afrontar todos tus años de jubilación. Este es el número que me parece más importante: cuánto dinero te va a quedar para afrontar tu fase de jubilación después de tantos años de ahorro.
  • Beneficio final: lo que has ganado al final de todos esos años respecto al dinero que tú has aportado.

En internet también podrás encontrar simuladores para ver cómo te resultará realizar el rescate en unas condiciones u otras.

Recuerda que, como en cualquier inversión a largo plazo, el interés compuesto va a trabajar a nuestro favor. IMPORTANTE: el tiempo es el factor más decisivo a favor de tus inversiones. Si puedes empezar a ahorrar y aportar a los 25, los 30 o los 35, en lugar de los 45, como en este ejemplo, empieza ya.

Asumimos una rentabilidad estimada del 6 %, ni muy alta ni muy baja, y, para aprovechar al máximo la desgravación, aportamos 8.000 € al plan cada año.

Y así durante los 22 años que me quedan hasta jubilarme.

Para calcular la desgravación anual, contamos con que mi BI se sitúa en el tramo 4 (entre 35.200 y 60.000 €). Esto significa que por esos 8.000 € que Hacienda me permite descontar, dejo de pagar 2.960 € cada año (2.960 x 22 = 65.120 €).

Pues si quiero sacar ese dinero cuando por fin tenga derecho a él, Hacienda me va a aplicar en la declaración de ese año la tablita de porcentajes del IRPF de arriba.

En realidad, a este montón de dinero tendré que sumar el sueldo o pensión que haya cobrado el año del rescate. Esto hará que mi BI suba, y el pago final de IRPF será algo mayor. Pero el grueso va a venir de este «sobresueldo» que he conseguido con mis ahorros. Atención, que no te entre la risa floja: por todos los € que pasen de 60.000 € en el último tramo, me van a coger el 45%.

Sí, has leído bien: Hacienda se va a quedar con 156.486 €. Y yo me voy a quedar 211.480 € de mis flamantes 367.966 € acumulados y con cara de ……. (pon el adjetivo que quieras).

Como ves, en este ejemplo, con unas condiciones iniciales bastante corrientes, acabo pagando en impuestos más de lo que me he desgravado durante todos esos 22 años.

Aquí será importante saber qué he hecho con ese dinero que no se ha llevado Hacienda. Si lo he gastado ya, esto es todo lo que me quedará.

Como verás en la tabla, el resultado es mucho más favorable si lo saco en forma de rentas periódicas. Yo he hecho los cálculos para 20 años (confiando en vivir hasta los 87 años…), lo que viene a resultar algo más de 1.500 € al mes para complementar mi pensión.

Ahora repetimos los cálculos para las mismas condiciones de partida (incluyendo la rentabilidad esperada), pero a través de un PIAS o un UL. En estos dos casos, las condiciones para el rescate serán las mismas. Compara estos resultados con los de antes.

Recuerda que no me voy a desgravar nada durante los años de ahorro. Pero la cantidad de dinero final con la que me voy a quedar para afrontar mis años de jubilación es sensiblemente mayor. Y creo que este debería ser el objetivo cuando quieres ahorrar para la jubilación.

En este caso, el dinero que me quedará para mi vida después de los 67 años serán 324.934 €.

En el modo de rescate en rentas, he asumido que compondré una Renta Vitalicia de 1.500 € (para equiparar la cifra con el caso anterior). A partir de los 66 años, sólo tributo por el 20 % de esa renta, y de nuevo según la tabla de rendimientos del ahorro. Si esperase a los 70 años, el porcentaje se quedaría en sólo un 8 %.

Respecto a las cantidades, cuanto mayor sea la rentabilidad que obtengas por tu plan de ahorro, mayor será la diferencia en contra del plan de pensiones. Lo mismo ocurriría cuanto mayor pudiese ser tu aportación anual.

Es muy importante que recuerdes que todas estas cantidades quedarán mediatizadas por la inflación anual. Con los 367.966 € de dentro de 22 años no vas a poder comprar lo mismo que ahora. La realidad es que ese dinero valdrá bastante menos. Esto es así para todas las inversiones que se te ocurran.

Conclusiones

Espero que, si has sido capaz de leer hasta aquí, ya tengas claro que es prioritario que empieces a planificar tu ahorro para tu jubilación.

Gente que sabe mucho más que yo dice que no hay productos buenos o malos. Sólo hay productos adecuados o no para cada situación. Mi propuesta ha sido que conozcas los PIAS y los Unit Linked como medios para poner tu dinero a trabajar con el objetivo de ese largo plazo.

Por supuesto, no son las únicas alternativas a los planes de pensiones. Y pueden variar mucho su «calidad» en función de quien las comercialice. Aunque esto sí que no es una diferencia con los planes de pensiones.

Pero sí que me parecen las más interesantes a la hora de empezar a planificar el ahorro con destino a complementar nuestra jubilación.

Estos pueden ser los primeros pasos de tu plan financiero. Si tu capacidad de ahorro e inversión es aún mayor, deberás buscar más opciones. No te olvides tampoco que en este artículo no trato de mostrarte el mejor producto de inversión, sino el mejor producto para ahorrar con vistas a tu jubilación.

Fíjate que los tres productos financieros de los que hemos hablado comparten muchas similitudes.

Cuando te pongas a buscar, encontrarás PP, PIAS y UL de muchos colores y que ofrecen rentabilidades muy variadas.

Las grandes diferencias estriban en la fiscalidad.

Y en este punto las condiciones de los planes de pensiones son claramente las peores.

Para terminar, te dejo la tabla resumen que he preparado con las características más importantes de cada producto que hemos visto. Espero que te sea útil.

Si ya tienes plan de pensiones y estás cerca de tu edad de jubilación, siento llegar tarde. Asegúrate de asesorarte bien a la hora de rescatar tu dinero. Si ya tienes plan de pensiones, pero te quedan muchos años de aportaciones, recuerda que puedes llevarte tu plan a otro que te dé mejores condiciones.

No espero que te creas que a ciegas todo lo que yo te cuento. Busca más información y contrástala.

Sé que me he dejado muchos detalles por el camino, y que he tocado de refilón muchos conceptos interesantes para tu educación financiera. El resto de temas puedes encontrarlos en este blog, de Agustín Grau, y yo los voy tratando en el blog de Destino Liberfin. Para tus dudas, escríbeme.

Pero soy sincero contigo: no soy economista ni financiero. No puedo responder a cuestiones técnicas. Lo que me gustaría es que las reflexiones y cuentas que hemos hecho en este artículo te ayuden a tener una nueva perspectiva respecto al ahorro para tu jubilación y los planes de pensiones.

Si necesitas ayuda para entender qué hacer en tu situación particular y concreta, mi recomendación es que te pongas en contacto con un asesor financiero profesional e independiente. Es lo que he hecho yo.

Por cierto, acuérdate de preguntarle si él mismo tiene contratados los productos que promociona. Esta es una buena prueba del algodón ?.

Yo ya tengo mi fondo de emergencia, mi seguro de vida, mi PIAS y mi Unit Linked. Y con los cimientos bien asentados, sigo camino de mi Libertad Financiera.

Si quieres seguir leyendo:

¿Vamos a cobrar las pensiones de jubilación?

Íñigo Álvarez de Arcaya Ímaz es autor del blog Destino Liberfin.

«Hace 3 años algo hizo click en mi cabeza y me di cuenta de lo perdido que estaba en las cuestiones más básicas de educación financiera. Y que la gente a mi alrededor estaba igual. Ahora me siento obligado a compartir lo que he aprendido en mi blog Destino LiberFin«.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

Latest posts by Agustín Grau (see all)

12 comentarios en “Planes de pensiones. Porqué no te conviene tenerlos y sus alternativas: Pias y Unit linked.”

  1. Un buen artículo, muy bien explicado y con comparativas de datos que aportan mucho valor. Por poner un pero, echo en falta meter como alternativa los fondos de inversión ya que ambos, PIAS y Unit linked se basan en ellos aunque añaden otras características. En mi opinión y a pesar de lo comentado en este artículo sigo viendo como mejor alternativa los fondos de inversión por su liquidez, poder disponer de tu dinero en el momento que lo necesites, su fiscalidad, la libertad de moverse entre los mismos (siempre bajo el supuesto de elegir buenos fondos) y la más importante de todas ellas, que en caso de quiebra de la gestora, tu dinero está asegurado, pero en el caso del PIAS y del Unit tendrías que pelear con el consorcio de Compensación de Seguros (aunque sea poco probable una quiebra).

    Responder
    • Hola, Andrés. Muchas gracias por tu comentario. Es verdad que los fondos de inversión son una gran alternativa que tiene sus ventajas. Pero he querido enfocar este artículo hacia personas, como era yo hace 3 años, con poca o ninguna experiencia a la hora de invertir sus ahorros. Y creo que para manejarte bien con los fondos de inversión, tienes que saber lo que haces y aprender antes. Desde mi punto de vista, los PIAS y UL son una forma más sencilla de entrar en el mundo de las inversiones a largo plazo con tus primeros ahorros. Siempre que estés bien asesorado, puedes confiar en que tu dinero estará bien gestionado sin requerir mucha atención por tu parte.

      Un saludo.

      Responder
  2. Y una pregunta, ¿si tengo una cuenta de Fondos Indexados con Indexa me interesan los PIAS y los UL o ya con lo que tengo es suficiente? Teniendo en cuenta que invertir con Indexa en Fondos Indexados tampoco requiere de grandes conocimientos ya que ellos se encargan de todo. Un saludo y enhorabuena por este artículo y por el blog.

    Responder
    • Hola Alfredo.
      Muchas gracias por comentar.
      Te diré q los fondos indexados también son uno de mis productos favoritos, entre otras cosas porque, como bien señalas, no requieren q seas un experto. Pero sí q creo q son un producto algo más complejo.
      Mi objetivo era proponer alternativas a los planes de pensiones. Y llamar la atención de las personas que, al igual que yo en su momento, nos dejamos engatusar sin leer la letra pequeña. Me parece q los PIAS y UL cumplen mejor como alternativa “asequible”.
      Y frente a los fondos de inversión, como ventajas te señalaría:
      – la posibilidad de convertirlos en Renta Vitalicia, con la enorme exención fiscal asociada,
      – y que los UL no forman parte de la masa hereditaria, permitiendo además libre elección de beneficiarios.
      En general, pienso que no está de más considerarlos como parte de una cartera bien diversificada.

      Un saludo.

      Responder
  3. Muchas gracias por tu respuesta, aunque todavía no lo veo muy claro después de haber releído todo el artículo, tampoco tengo grandes conocimientos financieros y en su momento me pareció una buena opción invertir con Indexa Capital. ¿Cual de las dos opciones (PIAS o UL) consideras mas interesante para no tener todos los huevos en la misma cesta? ¿A través de qué compañía se contratan estos productos? Un saludo.

    Responder
  4. Hola, otra vez Alfredo. Te cuento mi experiencia. Yo empecé por un PIAS, porque me parecía un producto más sencillo de entender. Ahora, entre mi mujer y yo tenemos PIAS y UL de AXA, Liberty y Helvetia. Como verás, son todos de compañías de seguros de solvencia. Lo habitual es que, por el modelo de producto, se comercialicen a través de corredurías de seguros. Puede que ahora encuentres algún banco o caja que los tenga, pero no son mi primera opción. El asesor con el que yo trabajo es independiente y tienen la posibilidad de trabajar con los productos y compañías que consideren más interesantes en cada momento. Si quieres que te ponga en contacto con él, puedes rellenar el formulario en la página de servicios de Destino LiberFin. Para cualquier cosa, ya sabes cómo localizarme.

    Responder
  5. Muy buen articulo Ìñigo, yo soy una trabajadora de 36 años con un ingreso de 23.000 € netos al año y me estoy mirando un plan de pensiones pero una vez leído tu articulo estoy echa un lío. La verdad que no tengo ni idea que me iría mejor porque desconozco totalmente el sistema español y los planes de ahorros que hay , estoy ahorrando a la vieja escuela ( bajo colchón) simplemente por no saber como hacerlo mejor. Lo que si tengo claro es que no quiero ninguna mensualidad obligatoria (aportando cantidades según mi disponibilidad) y poder de disponer de ello según la urgencia requerida, que sistema de ahorro me iría mejor?? hay alguna que encajaría con mi perfil, teniendo en cuanta que no me sobra muchos para ahorrar.

    Responder
    • Hola, Simona. Gracias por tomarte el tiempo de leer el artículo completo y comentar. Yo hace 3 años estaba igual. Tenía ahorros, pero estaban bien quietos en el banco. Cuando me empecé a preocupar por el tema de si cobraremos pensión de jubilación, fui aprendiendo qué podía hacer con mi dinero.

      En tu caso, te felicito por tener ya ese interés. El tiempo es la condición más importante para hacer crecer tu dinero.

      Como ya habrás leído en mi artículo, si lo que quieres es un plan de ahorro para el futuro, los planes de pensiones no son tu mejor opción. Yo no puedo recomendarte otra cosa que lo mismo que he hecho yo: empezar por un PIAS. Creo que cuadraría perfectamente con tu perfil. Si quieres que te ponga en contacto con el asesor financiero con el que yo trabajo, escríbeme a inigo@destinoliberfin.es

      Si lo que te preocupa es poder afrontar una urgencia económica mientras inviertes tus ahorros, te propongo construirte antes un fondo de emergencia. Échale un vistazo a este artículo de mi blog:

      https://destinoliberfin.es/Te-hace-falta-un-plan-Un-plan-financiero

      Un saludo. Ya sabes cómo localizarme.

      Íñigo

      Responder
  6. Hola!! He decir que he leido el articulo y sobre las cifras que das, puede que sean correctas, pero ahi no mencionas que la cantidad que te ahorras en impuestos al desgravarte en hacienda a lo largo de los 22 años, esa misma la puedes reinvertir en fondos de inversión o a su vez en el mismo fondo de pensiones, por lo que el valor del mismo se iría aumentando. Lo que quiero decir, es que la opción de PIAS y UL al no tener ningún tipo de desgravamen a lo largo de tu vida, pues lo que no te descuentan al final, cuando lo quieres cobrar, no te desgrava nada mientras lo ahorras.
    No me queda claro, yo tengo además del fondo de pensiones con el me desgravo dinero todos los años, tengo unos fondos de inversión que lo mismo se pueden incorporar como Rentas vitalicias a la declaración y así beneficiarse de pagar menos impuestos a la hora de cobrarlos. ¿me equivoco?. Un saludo.

    Responder
    • Hola, Antonio. Tienes razón en tus consideraciones. Si te fijas bien en el artículo, después de hacer las cuentas de lo que se quedará Hacienda cuando saques el dinero del plan de pensiones, también digo: «Aquí será importante saber qué he hecho con ese dinero que no se ha llevado Hacienda. Si lo he gastado ya, eso es todo lo que me quedará». Mi experiencia y mi intuición me dicen que el usuario medio de los planes de pensiones, aprovecha la desgravación para tener más dinero para gastar. Tu caso, si eres ya consciente de la posibilidad incluso de hacer uso de las Rentas Vitalicias, creo que se sale de la media y apunta más a ser un usuario avanzado.

      Cuando preparaba el artículo me planteé cuál debía ser el criterio objetivo para poder comparar las ventajas de unos planes y otros. Y me pareció que tenía sentido fijarme en el dinero que te va a quedar después de jubilarte y de que Hacienda se quede con su parte. Así he enfocado las cuentas. Es verdad que para esa comparación es relevante saber qué haces con el dinero que Hacienda no se lleva mientras aportas al plan de pensiones. Como siempre, hay casos de todos los colores, pero creo que incluso teniéndolo en cuenta, la diferente fiscalidad aplicada a unos y otros sigue desequilibrando la balanza en contra de los Planes de Pensiones.

      También recuerdo en la conclusión que «no hay productos buenos ni malos. Sólo hay productos adecuados o no para cada situación.» Si eres consciente de las ventajas e inconvenientes de cada uno (y ese era el objetivo de mi artículo), ya estás preparado para decidir con buen criterio. No te voy a engañar: no tengo respuestas a todas tus preguntas porque yo no soy asesor financiero profesional. Pero si mi artículo te ha generado interés, te recomiendo encarecidamente que consultes con uno. Ahí sí te puedo ayudar.

      Un saludo.

      Íñigo

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies