¿Cuáles son los retos de las pymes hoy en día?

En este artículo voy a tratar los retos y desafíos de las pymes en la actualidad.

O dicho de otra forma: ¿qué debe hacer una pequeña empresa (una microempresa) o una mediana empresa para triunfar en el mundo en que vivimos?

¿Cuáles son los retos de las pymes hoy en día? - ¡Compártelo!          

Para acotar de qué hablamos, por pymes o pequeñas y medianas empresas se entiende (más o menos, porque depende de cada país):

  • Empresas con menos de 10 trabajadores,
  • Que tengan activos por importe inferior a 1.000.000 €,
  • Y cuyo volumen de negocio anual sea inferior a los 2.000.000 €.

Como tales, las pymes presentan problemas, al igual que toda persona u organización, claro. Pero también es cierto que ante cada reto surge una oportunidad de solución.

Por ejemplo, si el dueño se involucra demasiado, cosa que ocurre en las pymes, surge la necesidad de crear protocolos de delegación y sistemas lo más automatizados posibles.

Si necesitas ayuda con la facturación, hay que indagar en los mejores softwares al respecto.

Si la formación del personal es la eterna asignatura pendiente, hay que entender que actualizar conocimientos no es tiempo que le restes al trabajo, sino calidad que añades al mismo.

Y así podríamos seguir hasta el fin. Surgen problemas, retos, desafíos, limitaciones… y hay que  oponerles soluciones.

Problemas de las pymes

Una pequeña o mediana empresa suele enfrentarse, en general y hoy en día, a una serie de problemas.

Problemas de las pymes en la actualidad - ¡Compártelo!          

Dificultad de gestión

El personal, incluido el dueño, no suele estar muy cualificado.

A veces son empresas familiares que se heredan y, dado que funcionaban bien en el pasado, se piensa que van a seguir haciéndolo siempre.

En otras ocasiones los dueños deciden crearlas como una simple estrategia de autoempleo (porque han sido despedidos, están en el paro… y necesitan generar ingresos de inmediato sin detenerse mucho en la formación).

Dificultad de financiación

Financiarse, ya de por sí, es difícil. Si además no formas parte de la élite, pues ya me dirás…

Escaso margen de maniobra en la negociación con suministros y proveedores

Si compras cantidades industriales los precios bajan. Si tan solo puedes ir pidiendo según vendes o según te piden a ti, los precios son los normales y no hay mucho margen en la negociación.

Escasa implantación de principios de productividad

Existe una cierta tendencia a trabajar mucho sin detenerse a pensar en cómo se puede trabajar mejor. Y la productividad, precisamente, consiste en alcanzar más objetivos con menos medios.

Desfases entre el producto ofertado y las necesidades específicas de los consumidores

Las pymes generalmente ofrecen productos estándar, válidos para todo el mundo. La gente, sin embargo, cada vez demanda productos mucho más ajustados a sus intereses, gustos y preferencias. Hay mucha más información y, en consecuencia, se puede elegir mejor. La pequeña o mediana empresa, por desgracia, no siempre puede invertir en eso.

En definitiva, la pyme, frente a la gran empresa, trabaja mucho, no siempre de la forma más productiva, y ofrece los mismos productos/servicios que siempre ha venido ofertando ante clientes cada vez más exigentes y con más posibilidades (mundo digital) de bucear entre la competencia.

Y éstos, que constituirían problemas en sí, lo son con independencia de lo que constituyen los retos del mundo actual: la economía digital, la economía del conocimiento, la globalización…

¿Es esto un drama? Bueno… como decía, para todo hay solución.

¿Qué debe hacer una pequeña o mediana empresa para triunfar?

Ya sé que algunos aspiran simplemente a sobrevivir, pero hay que ser optimistas y poner el listón alto.

Una microempresa está plenamente capacitada para alcanzar grandes logros y grandes beneficios. Si las personas individuales a veces los conseguimos, con mayor motivo un conjunto de personas individuales, que es lo que en definitiva configura una empresa, sea pequeña, grande o mediana.

Para ello, claro, hay que hacer una serie de cosas.

# 1 Conseguir un buen conocimiento del mercado

Esto implica:

  • Por un lado, conocer lo que el mercado demanda (lo que los clientes quieren), que es algo cambiante y oscilante con mucha facilidad.
  • Por otro, conocer la competencia. Con dos finalidades: ver lo que les funciona (para replicarlo, si es posible) y ver en qué fallan (para subsanarlo con nuestra oferta).

# 2 Trabajar la organización interna

Por dos tipos de razones: evitar duplicidades en los trabajos y evitar tareas que queden sin realizar.

Ésta es una de las lacras de las microempresas. Siempre hay personas que hacen tareas que corresponderían a otras, incluso que ya se están ejecutando, y por el contrario otras muchas funciones quedan sin realizar.

# 3 Ahorrar capital cuando los resultados son positivos

Para mí recurrir a la financiación y al endeudamiento, por lo general, es algo negativo, o al menos evitable.

Pero lo cierto es que muchas pymes lo necesitan para sobrevivir al día a día. Muchas viven en una línea de crédito permanente. Si se les cierra, literalmente, deben abandonar el negocio en cuestión de días.

Pero para una pyme, por desgracia como siempre, la cosa se complica. Una simple demora o cualquier problema puntual y transitorio puede hacer que sin más se le cierre el crédito. Al margen de que, a la hora de solicitarlo, pueda tener restringido el acceso al mismo.

Pues bien, para evitar estos problemas solo existe una solución: separar capital según lo vayas generando para poder cubrir las necesidades futuras. Mientras tanto, puedes ponerlo a trabajar mediante alguna estrategia que te proporcione una rentabilidad extra además de liquidez.

# 4 Gestionar adecuadamente el stock

Que puedas hacer frente a todos los pedidos, pero evitando al mismo tiempo almacenajes costosos.

Dicho de otra manera: no quedarte sin mercancía, pero tampoco acumularla ocupando almacén y sin saber si le vas a dar salida.

Ya sé que es difícil. A veces incluso puede ser la cuadratura del círculo. Si encima son productos perecederos ya ni te cuento. Y lo sé porque he tenido negocio agrícola.

# 5 Innovación tecnológica

Eso implica incorporar lo que las modernas tecnologías nos traen.

Simuladores virtuales, inteligencia artificial, robótica… son cosas que paulatinamente hay que ir integrando, porque si no, antes o después, estarás muerto.

# 6 Suficiente flexibilidad

El cambio no es un problema; tan solo es una simple realidad.

No puedes evitarlo. Lo único que no cambia es el cambio (budismo).

Si el cambio está presente, por lo tanto, solo hay una vía para gestionarlo: la flexibilidad.

Esto también es difícil de gestionar, porque por un lado debes invertir, pero sabiendo que quizá no te sirva la inversión, o no te sirva para siempre, y por tanto pierdas parte de la mima.

Es una desgracia, pero ser pyme es lo que tiene.

Hay muchísimas más cosas que se pueden hacer, pero no quiero hacer de esto una tesis doctoral y que no vuelvas más por aquí 😊.

¿Qué te ha parecido todo? Dime algo…

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total.(Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies