Sistema escolar tradicional y educación alternativa

La educación de los niños es un tema muy importante; por eso, hoy voy a hablar del sistema escolar tradicional y de la educación alternativa.

Como digo, la educación de los niños es un tema que a todos debería interesar de forma especial, aunque ni ha sido así, ni lo es hoy en día, ni mucho menos.

¿Por qué? Pues la verdad es que no lo sé muy bien. Los padres han delegado totalmente en los colegios sin preguntarse mucho más, y en los colegios tradicionales pues no quieren complicarse mucho la vida, que para eso son tradicionales.

Sistema escolar tradicional y educación alternativa. ¿Cuál te gusta más? - ¡Compártelo!       

¿En qué consisten uno y otro sistema?

Sistema escolar tradicional y educación alternativa

Sistema escolar tradicional

El sistema escolar tradicional se caracteriza, más o menos, por obligar (sí, obligar) a los niños a aprenderse (generalmente de memoria) una serie de cosas que alguien un día consideró importantes, para repetirlas como papagayos cada vez que se les pregunten, principalmente en los exámenes.

El profesor entrega de esta manera una información, un conocimiento, a los niños, y éstos, sin cuestionarlo, tienen que devolvérselo en la misma forma que lo han recibido. Si la semejanza entre entrega y recepción es buena, sacan buenas notas y los padres se ponen contentos. En caso contrario, pues ya sabes, a repetir.

El objetivo de este sistema no es aprender, sino llenarte la cabeza de cosas que al poco se te olvidan. El objetivo no es que se te olviden, claro, el objetivo es llenarte la cabeza porque se considera que cuantas más cosas sepas, mejor.

Si le preguntas a cualquier defensor del sistema escolar tradicional que te repita, para ser consecuente con sus planteamientos, tanto que les gusta la repetición, cosas de las que aprendió en su día, no podrá repetirte ni un 5%. Las ha olvidado todas, bien porque no le interesaban, bien porque no las aplica, bien porque las memorizó en la zona del cerebro que hace que se te olviden en cuanto sales del examen.

¿Qué razón de ser tiene esto, cuál es su objetivo?

El sistema escolar tradicional tiene por objeto únicamente preparar a los niños para la universidad. Como todo funciona en base a notas y calificaciones, los años escolares se convierten en una carrera de obstáculos, que finaliza con las pruebas de acceso a la universidad. Si las superas, accedes a ella. Y después de ella, pues ya sabes, unos cuantos masters para finalizar con una de estas tres posibilidades:

  • Trabajar en lo que querías y te hace feliz (¡bingo!).
  • Trabajar en algo que jamás hubieras imaginado y para lo que, evidentemente, no hacía falta ni tanta universidad ni tanto sufrimiento.
  • Inscribirte como socio numerario en la cola del desempleo.

Como conclusión, me gustaría resaltar que el sistema escolar tradicional tiene por objeto, no enseñar ni hacer que los niños aprendan, sino únicamente preparar a la gente para la universidad.

Si como padre o madre tu objetivo es que el niño o niña vaya a la universidad, porque siempre tendrá más oportunidades que quien no haya ido y todo eso, y quieres enfocar toda su educación en dicho objetivo, estás en el sitio adecuado. Y si eres consciente de eso y te gusta, pues felicidades sinceras, enhorabuena.

Educación alternativa

La educación alternativa sí tiene como objetivo que los niños aprendan (en el sentido amplio de los términos “aprender” y “saber”), con independencia de que después quieran ir a la universidad o no.

No hay un objetivo cerrado llamado “universidad”, sino que la meta (más bien, el proceso) es posibilitar que los jóvenes aprendan.

¿Aprendan qué? Aprendan a ser, aprendan a estar, aprenda a acceder, filtrar y gestionar el conocimiento, aprendan a pensar (y no de forma exclusivamente racional), aprendan a gestionar las emociones, a saber enfrentarse al mundo, a relacionarse con las personas, a establecerse objetivos y metas, a cuestionarse lo que les gusta y lo que no…

El objetivo de la educación alternativa es posibilitar que los jóvenes adquieran todas las herramientas posibles para desenvolverse en la vida a todos los niveles (profesional, personal, económico, emocional…).

Otro punto muy importante en estos sistemas es que se tiene en cuenta el bienestar del niño.

En un modelo tradicional, basado en memorizaciones, calificaciones, exámenes, obligaciones y prohibiciones, el niño sufre. Yo he sido niño, he seguido ese modelo y he sufrido. Y conmigo, los demás que me rodeaban.

En un modelo de educación alternativa, el bienestar del niño importa. No se trata solo de aprender, sino de disfrutar con el aprendizaje, de ver que aprender es una aventura, un proceso que puede ser divertido porque vas encontrándote con sucesivas cosas que llaman tu atención.

Cuando hay emoción, el aprendizaje se produce. Cuando hay obligación, sólo hay memorización y malas caras.

¿De qué modelos o metodologías hablamos cuando hablamos de educación alternativa? De escuelas libres, sistemas Waldorf, métodos Montessori, home schooling, escuelas bosque…

Educación alternativa, en general, es todo lo que no sigue el sistema educativo tradicional y tiene por objetivo el aprendizaje integral del niño, al tiempo que se valora y respeta su bienestar.

Y si luego va a la universidad o no, pues ya se verá cuando llegue.

Consejos para padres y jóvenes estudiantes

En este apartado, omito los consejos para gobernantes, porque sería predicar en el desierto y no me gusta perder el tiempo.

Niños o jóvenes estudiantes, también llamados educandos

Sería estupendo que te preguntaras si te gusta o estás satisfecho con la educación que recibes y el centro en el que estás.

Que no seas adulto no significa que no tengas derecho a pensar, reflexionar o cuestionarte cosas.

Examina si lo que haces cada día en tu colegio te gusta y te satisface o no.

¿Y después qué, si tienes serias dudas?

Habla con tus padres. Si están interesados realmente en tu bienestar y en tu educación y tienen el suficiente nivel de conciencia, te escucharán, y después tomarán las medidas que procedan, sean del tipo que sea, desde hablar en el centro hasta cambiar del mismo.

Aunque seas niño o joven, tienes derecho a decir lo que piensas, tienes derecho a ser escuchado y para nada tienes la obligación de aguantar o sufrir.

Padres, madres, tutores y análogos, encargados de hacer de los niños y niñas hombres y mujeres de provecho

Si tienes un niño o niña a tu cargo, es una tarea de tal importancia que supera a la de tu propio trabajo.

Entiendo que las vidas de hoy en día no son fáciles, y ciertamente es una paradoja que existiendo más comodidades, utilidades y avances tecnológicos que nunca, los sistemas escolares tradicionales nos hayan convertido en personas estresadas y malhumoradas que luchan por la supervivencia sin apenas tiempo para lo más importante: los niños, la familia, el mundo, la existencia, la vida, el bienestar, la felicidad.

Entiendo, por tanto, que eches más horas que un tonto, que tengas problemas, que no cobres lo suficiente para sacar a la familia adelante, etc. etc.

Lo entiendo, de verdad, pero eso no excusa para que dejes al niño en el colegio más cercano a casa sin saber ni lo que hacen dentro, ni si lo que hacen sirve o no.

Creo que es bueno reflexionar y tomar una decisión consciente sobre la educación y sistema escolar del niño. Es bueno que te plantees lo que realmente quieres para tu hijo: si quieres que sea una persona que sepa y aprenda en general, o lo único que te interesa es que saque la nota para ir a la universidad.

Por tanto, infórmate acerca de las diversas posibilidades, pregunta lo que no sepas, visita centros y habla con los responsables y haz del niño o niña el centro de atención.

Este artículo ha sido escrito por mí, Agustín Grau. Quedaría genial que ahora dijera que soy docente, pedagogo, especialista en sistemas escolares y que tengo una tesis doctoral y varios masters de esos que cuestan bastante. Pero no. No soy ni tengo nada de eso. Sólo soy una persona normal y corriente con sentido común.

Si te gustó el artículo y quieres compartirlo en las redes, te lo agradecería mucho 🙏

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

6 comentarios en «Sistema escolar tradicional y educación alternativa»

  1. buenos días Agustín, gracias por tu mail.
    tú hablas de educación y para mí, tenemos dos conceptos: la instrucción y la educación.
    la instrucción comprende conocimientos técnicos y la educación es aprender cómo funciona la vida, las reglas que rigen el funcionamiento de nuestro mundo.
    para mi son dos conceptos diferentes y por supuesto, complementarios, para trabajar como médico, por ejemplo, se requiere instrucción y para aportar valor al mundo con esa tarea, lo que se requiere es también educación.
    gracias y que pases buen día

    Responder
    • Gracias, Mónica. Sí, es cierto, hay mucha palabra a matizar: educación, instrucción, aprendizaje, enseñanza… Hay muchos que opinan también que la tarea de los colegios no es educar, sino enseñar, y que la educación debe hacerse en casa. Y el debate es amplísimo, porque si en casa la educación de los padres es totalitaria, integrista y no respetuosa con los derechos y libertades de un sistema democrático, ¿los entes públicos deben aceptar que los niños, que no son propiedad de los padres, ni de nadie, reciban eso?

      Yo creo que los centros educativos deben instruir y enseñar, pero no en exclusiva para un trabajo o carrera universitaria concreta, precisamente porque no sabes lo que el alumno va a querer en el futuro. Creo que deben hacerlo, en general, para enfrentarse a la vida en todos sus aspectos: laborales, económicos, profesionales, personales, etc.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  2. Agustín me parece muy radical la afirmación que haces y te dejas un aspecto muy importante. No todas las personas pueden elegir el centro que les encantaría en cuanto a metodología alternativa precisamente por algo que conoces muy bien: el precio que cuesta.

    Mucho profesorado de nuestros centros educativos del sistema tradicional están rompiendo con la metodología tradicional, crean nuevos materiales con poquísimos recursos, utilizan nuevas técnicas,…. y eso está obligando a editoriales, otros profesores a actualizarse. Pero son los padres los primeros que se oponen a utilizar regletas, material manipulativo,…. Yo lo veo día a día en la clase de mis hijas. Otro tema que no has tratado es la ratio de las clases, no es lo mismo tener 5-6 niñ@s que 23.
    Y sí, soy pedagoga y entiendo un poco de educación y ojalá los políticos se quedaran para ellos la política y miraran en el tema de la educación el aspecto pedagógico: sacar de cada alumno/a lo mejor. Pero su interés no es ese… y así nos va. Los padres que queremos lo mejor, cuando encontramos profesores que se salen los apoyamos pero el que no entiende…. no hace más que quejarse. Y sí, la ley de educación cada vez es más de mínimos y eso lo que hace es personas que no saben pensar por ellas mismas. En eso te doy toda la razón.

    Responder
    • Hola Carmen. El tema de los políticos es que, ciertamente, no hay por donde agarrarlo, por lo que para mí no lleva a ningún lugar hablar de ellos.

      Por supuesto que hay padres que se quejan cuando los profesores se pasan de alternativos, igual que hay padres que se quejan cuando los profesores son muy tradicionales, pero por eso cada uno tiene que elegir la educación que le guste, y si el sitio en el que está no le gusta, pues se cambia a otro y punto. No podemos cambiar a los centros para que se adapten a nosotros, sino que somos nosotros los que, si no nos gustan, nos mudamos a otros, porque un centro es imposible que guste a todos.

      Sobre el tema del dinero creo que ya he contestado un poco a Ximo. Hay mucho centro concertado casi gratuito; bueno, no sé si mucho o poco, pero los hay.

      Finalmente, no sé cuál es la afirmación que hago que te parece radical. Si me la quieres indicar, la comentamos.

      Muchas gracias de nuevo.

      Responder
  3. En general estoy más/menos con lo que dices, pero partes de una afirmación falsa, en la escuela enseñan no educan (en parte también) no es su misión primera, la educación la dan los padres. Escuelas alternativas muy bien pero hay que pagarlas a precio de onza de oro y la paradoja es que encima son concertadas (la mayoría), es decir les pagamos a las familias bien (con dinero) la enseñanza alternativa con el dinero público y la inmensa mayoría de las familias no pueden llevar a sus hijos a estas escuelas ya que no la pueden pagar.
    Tú pasas muy de refilón sobre el tema de la enseñanza pero sin profundizar en las desigualdades, no es cierto que todas las familias puedan elegir los centros y mucho menos los concertados (estos ya buscan la forma de eliminar a los alumnos que no les interesa, emigrantes, pobres…)y esto cuando se hace por baremo, si encima se hace libre la elección por parte de los padres del centro de enseñanza, las familias bien siempre elegirán los mejores centros concertados o privados (aunque tengan que pagar transporte, almuerzos, meriendas, extraescolares…) y el resto de las familias tendrán que quedarse con los centros públicos más próximos a su casa, pues no pueden pagar ni el transporte y gracias si tienen comedor, ya que normalmente estarán en el extrarradio de las ciudades, luego es mentira lo de la elección libre ya que produce más desigualdad que cuando se hace por baremo y me remito a la CC.AA. de Madrid

    Responder
    • Hola Ximo, gracias por tu comentario.

      Aunque es cierto que la mayoría de centros públicos siguen sistemas tradicionales, los hay que no y puedo dar nombres y apellidos, lo que evidentemente no voy a hacer.

      Existe igualmente centros concertados en los que no se paga nada o casi nada, por lo que no entiendo el comentario de que tienes que tener (bastante) dinero para ir a estos centros. Respecto a que los concertados se las apañan para excluir a pobres, emigrantes, etc… directamente no conozco ningún caso, más bien al contrario, y la considero una afirmación extremista, alarmante e profundamente incierta.

      De todas formas, en general me parece bastante lamentable el argumento de que, como no tengo dinero, no tengo más alternativa que llevar a mi hijo/a a un centro público, para que le pase lo mismo que a mí, y de mayor siga sin tener dinero, por lo que esté obligado a llevar a su hijo/a a otro centro público, etc. etc.. Si a uno le interesa la educación de sus hijos, hace lo que tenga que hacer porque eso es lo más importante del mundo, y hacer lo que haya que hacer excluye el lamentarse por no tener más dinero. El dinero, si hace falta, se busca y se crea.

      De todas formas, no me gustaría centrar estate debate en si la comunidad de Madrid o cualquier otra, entre otras cosas porque este blog lo leen personas de montones de países que seguramente no sabrán nada de comunidades autónomas españolas.

      De nuevo, gracias por tu comentario y tu aportación.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies