¿Me interesa tener una sociedad limitada?

O dicho de otra forma: ¿es mejor continuar como persona física o constituir una sociedad limitada (o una sociedad de responsabilidad limitada)?

Este artículo está escrito para todos aquellos profesionales y emprendedores que, llegados a un momento de su facturación, se plantean si continuar como personas físicas o dar, por fin, el paso de constituirse en sociedad mercantil (de responsabilidad limitada, básicamente).

Cuando acabes de leerlo conocerás aspectos claves como:

  • ¿Cuántas personas hacen falta para constituir una sociedad limitada?
  • ¿Cuánto se paga en impuestos?
  • ¿Cuál es el capital social (mira este interesante post).
  • Etc.

El punto de partida: ¡¿una sociedad limitada?!

(Hablamos de sociedades limitadas para abreviar, pero su nombre técnico es sociedad de responsabilidad limitada).

Imagínate esta situación: eres autónomo, freelance, pequeño emprendedor, tienes un negocio físico, digital… y la cosa te va bien. Es decir, ganas dinero.

Y como ganas dinero, tienes que pagar impuestos. Así es más o menos de toda la vida.

Pero claro, pagar impuestos, como idea genérica, para costear el mantenimiento de los servicios públicos, puede estar bien, aunque… ¿hasta cuánto de bien? ¿Es correcto que pagues un 20% de tus beneficios? ¿Un 30, un 40%? ¿Es correcto que pagues la mitad de lo que ganas? ¿Es correcto, ético, moral, que el estado te exija más de la mitad de lo que ganas? ¿Dónde está el límite?

El límite se lo pone cada uno. Habrá personas que consideren que dárselo todo al estado está genial y personas que estimen que más de un 10% no van a pagar de ninguna de las posibles maneras.

Y ahí es donde llegamos al quid de la cuestión: cuando tu facturación te exija pagar un porcentaje de impuestos que no estés dispuesto a tolerar, la legislación permite alternativas (legales, por supuesto), para pagar menos impuestos.

Si lo anterior es ético o no, lo dejo al criterio de cada cual, porque la moralidad y los principios son cosas personales. Yo me limito a decir que es legal.

Personas físicas y personas jurídicas

Una persona física es un ser humano individualmente considerado. Yo, tú, el otro… Así es como funciona y trabaja la mayoría de las personas.

Una persona jurídica es una pluralidad de personas que existe o se constituye con un fin determinado. Puede ser una sociedad, una asociación, una fundación…

Las personas jurídicas sociedades pueden ser, a su vez, civiles o mercantiles, y dentro de las últimas básicamente (repito: básicamente, ¡que no se me echen encima los juristas!) anónimas y de responsabilidad limitada.

Las limitadas son, con diferencia, las más numerosas por su sencillez y escasez de requisitos a la hora de constituirse.

Objetivos y razón de ser de una sociedad limitada

Una sociedad de responsabilidad limitada ofrece, frente a una persona física, dos ventajas o finalidades principales. Son las siguientes.

Limitación de responsabilidad

De las acciones realizadas por la sociedad responde la sociedad. Esto es a grandes rasgos, porque hay supuestos de concursos de acreedores, responsabilidades penales, etc.

Por ejemplo, si la sociedad contrae una deuda de 100.000 € de la misma responde la sociedad y no sus socios o integrantes.

Llegado el caso de que una persona tenga varios negocios, empresas o activos puede ser útil constituir diferentes sociedades para cada una de ellas y que cada palo, pues, aguante su vela.

Los impuestos, el tema fiscal

En España, actualmente, la escala general del Impuesto sobre la renta de las personas físicas (lo que pagan las personas individuales) puede llegar hasta un 45% aprox. La escala es progresiva, es decir, cuanto menos ganes el tipo es menor y cuanto más ganes es mayor; por eso digo que puede llegar hasta el 45%.

Como sociedad de responsabilidad limitada, el tipo general del impuesto de sociedades es el 25%. Es un tipo fijo, esto es ganes lo que ganes pagas un 25% de los beneficios (no de la facturación total, claro).

Consideraciones llegados hasta este momento

# 1 En función de tus actividades, no tienes porqué elegir en exclusiva una cosa (persona física) u otra (sociedad mercantil). Puedes simultanear ambas: actuar como persona física y como sociedad limitada. Incluso puedes tener varias sociedades de responsabilidad limitada si desempeñas diversas actividades con diversas fuentes de ingresos y te merece la pena.

# 2 Si lo haces por tema fiscal, la clave será el momento en el que tu facturación te ofrezca resultados más favorables en un caso o en otro. Si ganas 12.000 € está claro que no te compensa constituir una sociedad mercantil. Si ganas 120.000 por supuesto que sí. Dado que la legislación fiscal suele variar cada año (y que aquí hablamos de casos generales) no puedo especificar cuantías al detalle, pero es sencillo: cuando un año te resulte a pagar por tu IRPF más del 25% ya sabes que como sociedad te interesa más.

# 3 Las cuentas, sin embargo, no son tan sencillas como acabo de exponer, porque una sociedad conlleva gastos que una persona física no tiene, luego hay que valorarlo todo para hacer las cuentas.

Requisitos de las sociedades limitadas

Número de socios

Aunque parezca difícil de entender, porque el concepto de sociedad parece remitir a la idea de socios, es decir de varios, una sociedad de responsabilidad limitada puede estar constituida por un solo socio, es decir por ti mismo. Es el caso de las sociedades de responsabilidad limitada unipersonales y, por experiencia, te puedo decir que son las mejores.

Capital social

El capital social es aquel con el que se constituye la sociedad, es decir aquello que ponen en común los socios (o lo que aportas tú, si es unipersonal) para la puesta en marcha y funcionamiento de la sociedad.

En España actualmente es de 3.000 €, y puede estar constituido tanto por dinero como por bienes o derechos (puedes aportar una vivienda, por ejemplo).

Inciso: puedes comenzar con un capital social X e ir ampliándolo conforme vaya extendiéndose tu actividad y necesites más recursos o te interese por cualesquiera motivos.

Obligaciones fiscales

Además de la presentación anual del Impuesto de sociedades, hay que presentar modelos trimestrales de IVA y retenciones y existen una serie de obligaciones adicionales, como la presentación de cuentas en el Registro Mercantil y la llevanza de libros de contabilidad específicos.

Y antes de finalizar

Me encantará leer tus comentarios y apreciaciones, pero por favor:

  • Ruego no me hagas preguntas concretas sobre tu situación particular ya que no soy asesor fiscal ni es lugar para ello, y
  • Este artículo ha pretendido ofrecer una orientación general del tema, sin entrar en determinados detalles o disquisiciones jurídicas. Hay infinidad de conceptos tratados que jurídicamente o fiscalmente presentan muchas más connotaciones de las expuestas, pero el objetivo del artículo, como digo, ha sido exponer una situación general y a grandes rasgos.

Dicho lo cual, espero que te haya servido y, si es así, lo compartas en tus redes para que más personas puedan tener conocimiento.¡Muchas gracias! Te agradezco de corazón 🙏.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

2 comentarios en «¿Me interesa tener una sociedad limitada?»

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies