Teletrabajo desde casa. 3 consejos esenciales

En este artículo te voy a hablar del teletrabajo desde casa y voy a compartir contigo 3 consejos fundamentales.

(Este artículo es un post de invitado, es decir NO es un artículo escrito por mí ni refleja mi experiencia -Ver bio del autor al final del post-)

Cuando pensamos en teletrabajo la mayoría de las veces estamos pensando en trabajar desde casa. Ya que nos han dado la oportunidad de no tener que ir a la oficina para trabajar, de no tener que desplazarnos, hacerlo desde casa es ideal.

3 consejos para teletrabajar desde casa - ¡Compártelo!       

Tan solo piensa en el tiempo que te ahorrarás al día en desplazamientos. Parece ideal ¿verdad? pero si ya has probado el teletrabajo desde casa, te habrás dado cuenta de que no es tan simple como parece. Aparecen algunos obstáculos y dificultades.

Lo sé por experiencia, porque llevo más de 8 años teletrabajando desde casa (y desde otros lugares).

Recuerdo el primer día que teletrabajé. Fue un día esporádico en el que mi jefe me permitió quedarme en casa para escribir un informe para el que necesitaba máxima concentración.

A pesar de mi entusiasmo por esa nueva aventura de teletrabajar desde casa, debo decir que no fue una experiencia muy fructífera. Me encontré con muchas distracciones, incluso más que en la oficina; una flexibilidad horaria abrumadora, a la que no estaba acostumbrada; y, aunque conseguí hacer un buen informe, me costo muchas horas y superar muchas barreras (la mayoría internas).

Eso fue en 2007. Desde entonces he tenido la oportunidad de teletrabajar para varias empresas, por mi cuenta, desde casa, desde coworkings, desde cafeterías, desde aviones, autobuses y trenes, desde la playa y la montaña, desde diferentes zonas horarias… He podido generar mis ingresos, pasivos y no pasivos, de distintas formas.

3 consejos para el teletrabajo desde casa

Teletrabajar no es tan sencillo como llevarte el portátil a casa y ponerte a trabajar.

Requiere muchos más ajustes y adaptación. Es un cambio al que debemos prestar atención. Estos son 3 consejos claves para adaptarte mejor al teletrabajo desde casa. Son 3 consejos que también están recogidos en el libro 33 Consejos para el TELETRABAJO.

# 1 Prepárate para empezar a trabajar

Quizás hayas oído que para trabajar desde casa es mejor quitarse el pijama. Es uno de los consejos sobre teletrabajo más populares. Te voy a contar un secreto: yo trabajo con pijama y desde la cama a veces.

Pero existe un buen motivo y razón tras el consejo de quitarse el pijama.

Cuando trabajabas en la oficina tenías unos minutos en el trayecto a la oficina, que te permitían pasar de modo casa/vida personal a modo trabajo/vida profesional. Ese espacio de tiempo y cambio de lugar te servían como transición. De camino al trabajo, pasabas de pensar en las cosas de casa a pensar en los asuntos de trabajo. Ahora que teletrabajas desde casa, esa transición natural se ha perdido y cuesta ubicarse. Estás en casa, pero también estás en el trabajo.

Necesitas darle a tu cerebro una señal de transición, algo que le permita identificar que ahora estás en modo trabajo, no en modo casa.

Sobre todo al principio es importante tomarse unos minutos y establecer una rutina/ritual que sirva de transición. Por ejemplo, quitarse el pijama y ponerse la ropa de calle sirve como transición para activar el modo trabajo. Pero también puede servir el cambiar de habitación, tomar café en la taza de trabajar, escuchar la lista de reproducción con música que hemos escogido especialmente para trabajar… Cualquier cosa que repitas varios días seguidos para establecer la asociación entre esa acción y “es hora de trabajar” te servirá.

# 2 Encuentra tu lugar

Cuando llegaste a la oficina te dieron una mesa y una silla y te dijeron: “este es tu sitio”.

Ahora que teletrabajas desde casa depende de ti encontrar un lugar donde trabajar.

Tienes libertad para decidir y también movilidad y flexibilidad para hacerlo dónde quieras. De hecho, no tienes que limitarte a trabajar desde casa, puedes ir a una cafetería o a un coworking. Tampoco tienes porque sentarte en la misma silla y mesa el día entero. Cualquiera habitación de tu casa puede ser un buen lugar para trabajar. Sí, el baño también 😉.

Cambiar de lugar de trabajo a lo largo del día te permite cambiar de postura. Tu salud y tu espalda te lo agradecerán.

Si no eres de las personas que les gusta cambiar de sitio y prefieres un único lugar escoge el mejor y redecóralo a tu gusto.

Con esto no me refiero a que pases horas buscando el mejor mobiliario y accesorios en el catálogo de Ikea. Es mucho más sencillo que eso. Simplemente vete haciéndolo tuyo poco a poco. Quizás la mesa que está mirando a la pared la prefieras pegada a la ventana, quizá los libros que estaban encima de ella te molestan… Ten a mano todo lo que necesitas, para no tener que levantarte a buscar cosas y distraerte.

Vayamos todavía un poco más allá. Además del entorno externo a nosotros, está nuestro entorno interior. ¿Cómo te encuentras hoy? ¿Tienes alguna preocupación? ¿Cuál es tu nivel de energía? Haz un chequeo de tu estado interno antes de comenzar a trabajar. Llamémosle tu entorno interior, eso tan importante para lo que hace falta autoconocimiento, porque con ello también tendrás que convivir habitualmente e influye incluso más que el entorno externo.

¿Te imaginas comenzar a trabajar en una habitación donde todo está patas arriba, papeles por todas partes, en la mesa, en el suelo, incluso restos de comida del día anterior? Si el desorden, en lugar de estar fuera, está en tu mente todavía será más complicado ponerse a trabajar.

Simplemente haz un escáner de cómo te encuentras. Reconocer como te sientes te servirá para entender cómo se va a desarrollar tu jornada laboral.

Si por tu cabeza rondan preocupaciones, admitir que están ahí te ayudará a poder dejarlas de lado por unos momentos mientras trabajas y te dedicas a otras cosas. Lo sé, es más sencillo decirlo que hacerlo. Reconocer que están ahí es el primer paso.

# 3 Atiende tus necesidades sociales

Teletrabajar es sin duda más solitario que trabajar en la oficina. Ya no estás rodeado de compañeros. Hablarás con ellos por teléfono o email. Pero eso no es lo mismo que tener a tu compi de enfrente, el graciosillo, soltando el chiste fácil en cuanto tiene la mínima ocasión. Se le echa de menos ¿verdad?

Es normal que, tras una jornada a solas en tu cuarto de trabajar, sin ver a nadie más que a tu sombra y sin hablar más que a través del email, te sientas solo.

Te entrarán unas ganas locas de ver a gente, de quedar con tus amigos, de pasar tiempo con tu familia… lo que sea por ver a un ser humano. Es natural, sobre todo al principio. Es habitual que las personas que trabajan solas sientan esa necesidad urgente de socializar.

Con el tiempo te acostumbrarás a esta nueva forma de trabajar, sin tu compi, el graciosillo, amenizando la jornada.

Descubrirás que también tiene muchas ventajas trabajar «en soledad»: podrás llegar a concentrarte más porque se eliminan muchas interrupciones. Ahora que no tienes los chistes de tu compañero los añoras, pero ¿no recuerdas esos momentos en los que tanta gracieta te tenía hasta…?

Mientras te acostumbras a ello, ocúpate de tus necesidades sociales.

Cualquier interacción con un ser humano (a veces incluso si no es humano: gatos, perros y demás mascotas) cuenta. Salir a la calle, decir hola a un vecino, darle las gracias a la cajera del supermercado… Puede parecer poca cosa, pero toda relación por pequeña que sea ayuda a calmar esa necesidad de interacción social. Llama por teléfono a un amigo o familiar. Queda con alguien para tomar un café a media mañana. Haz planes después del trabajo. Acude a sesiones de networking… Lo que mejor te parezca…

Entiéndete a ti mismo y pregúntate: ¿me siento solo? Hazte esa pregunta cada día.

Algunas personas que comienzan a teletrabajar no se dan cuenta de la soledad que sienten hasta que está muy dentro de ellos.

Si después de todo, trabajar a solas no es lo tuyo, puedes considerar trabajar en un coworking. Allí rodeado de más gente sentirás la compañía de los que trabajan a tu alrededor. Algunos incluso organizan actividades sociales para los miembros, durante y después de la jornada laboral, lo que te permitirá satisfacer tus necesidades de socialización.

Espero que estos 3 consejos te sirvan para que teletrabajar desde casa sea más sencillo para ti y aproveches al máximo todas sus ventajas, que son muchas. Puedes seguir leyendo más consejos sobre teletrabajo en el libro 33 Consejos para el TELETRABAJO.

Carmen Corral es autora de 33 Consejos para el TELETRABAJO. Lleva más de 8 años teletrabajando, para empresas y también por cuenta propia. Después de más de 10 años trabajando en el área de recursos humanos y desarrollo de personal, encerrada en una oficina de 9 a 5, de lunes a viernes, decidió buscar flexibilidad horaria y geográfica. Actualmente trabaja de forma remota, mientras viaja por el mundo.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

Latest posts by Agustín Grau (see all)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies