Va siendo hora de ser libres

Voy a contar una película que estoy seguro es de las más absurdas que hayas escuchado jamás. Es la película sobre la vida que nos han contado a muchos.

He dicho una, pero en realidad son dos películas.

 

En la primera nos dijeron que la vida consistía en trabajar mucho, esforzarse mucho, competir mucho y, por supuesto, sufrir mucho (el valle de lágrimas). Algún objeto debía tener todo aquello: seguramente continuar trabajando mucho, esforzándose mucho y compitiendo mucho, para seguir sufriendo mucho.

 

En la segunda nos dijeron que había un camino más fácil (para los privilegiados, seguramente), que consistía en ir a la universidad, sacarte un título y esperar a que alguien te llamara para hacer algo en alguna empresa ( en algún sitio, daba igual). Qué había que hacer y qué recibías a cambio, por lo visto no importaba mucho. Si cuando terminabas en la universidad te cansabas de esperar porque nadie te llamaba, siempre podías volver otra vez a ella para seguir estudiando más de lo mismo y así conseguir demorar un poco más la salida (¿no quieres caldo? Toma dos tazas). Al final, de todas formas, te enfrentabas a la realidad: seguir esperando para que alguien se hiciera cargo de ti, porque por lo visto no existían más soluciones.

 

En los dos casos anteriores se trataba de una película muy parecida: una película en la que al parecer había que hacer muchas cosas (con mucho esfuerzo) para tratar de conseguir algo (más bien poco), y en la que no había mucho espacio para los sueños, las ilusiones, los deseos y en general todo aquello que nos hiciera más felices. Que aportara algún sentido a la vida. Que proporcionara algún deleite, algún disfrute. Que nos conectara más con la verdad que albergábamos dentro de nosotros (aunque no supiéramos definirla, pero sí reconocerla).

 

Esta es la película que nos han contado a muchos, la película en la que nos planifican una vida que consiste en estudiar, trabajar, obedecer normas, no  cuestionar, no dar mucho la lata, asentir y, si te sobra algo de dinero, comprar productos.

Los productos cada vez se rompen antes, cada vez son más caros y cada vez son más absurdos. Muchos de ellos no sabemos ni para qué sirven ni para qué los compramos. Pero lo hacemos porque la cosa funciona así, el sistema funciona así. Unos hacen cosas con el trabajo de otros, que después compran las mismas cosas que han fabricado, y que para pagarlas tienen que seguir trabajando -o endeudándose: otra película, pero ésta ya de ciencia ficción-.

 

Sinceramente me gustaría que alguien me explicara el sentido de todo esto. Lo digo sinceramente.

Y también me gustaría que si alguien no le ve sentido, pero lo hace y tiene previsto seguir haciéndolo, me explique el porqué. Me gustaría conocer ese porqué para intentar comprender un poco más la naturaleza humana, la raza humana, esa especie que vive dentro de una película haciendo cosas que no sabe muchas veces a dónde le conducen.

Una especie a la que por lo visto le encanta vivir de rodillas sin tener el coraje de decir: señores, hasta aquí hemos llegado. Soy un ser humano, soy un ser libre, y a partir de ahora la película se terminó. Ahora decido yo. Tengo mente, cuerpo y alma. Y me los dieron para algo.

 

Si crees en lo que digo, si en el interior de tu ser vibra alguna fibra que haya sido tocada por estas palabras, si puedes reconocer la verdad en lo que digo más allá de los vocablos, de las formas, de las  composturas, de las máscaras… te pido que compartas para que podamos, al menos, mirarnos un poco a la cara y recuperar la dignidad.

Compártelo si crees que eres libre y que estás aquí por algo.

Compártelo si crees que el amor, la plenitud y la realización son las metas que hemos venido a alcanzar.

 

Y no hace falta que te diga que te deseo lo mejor.

 

 

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total.(Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

9 comentarios en “Va siendo hora de ser libres”

  1. Buenas Agustín!
    Hay tantas películas por ahí… Desde luego estas que cuentas son las que nos vendieron a la mayoría, pero las hay de todo tipo…
    Yo soy de la opinión que cada uno tiene que vivir su propia película, saltándose el guión cuando le venga en gana o mejor aún, cuando sienta que es lo que necesita. Lo que pasa es que ser actor sin guión da vértigo: requiere creatividad, valor, compromiso…
    Por eso, los más avispados se erigen a sí mismos en directores de superproducciones que al final hacen de que esta sociedad viva dormida y automatizada.
    Tu eres un buen despertador de conciencias.
    Un abrazo!

    • Gracias por tu comentario, Álvaro. Efectivamente cada uno vive en su propia película. Claro que hay que preguntarse: ¿mi película me hace feliz o me aburre, me adormece, me embrutece? Y tomar las decisiones según las respuestas.

      No digo que sea fácil, pero es importante si queremos una vida con sentido.

      Un abrazo!!

  2. Da mucho miedo salirse de la película, aunque no estés a gusto, te aburras como una ostra e incluso no seas feliz… al otro lado, el director y el guión de tu vida eres sólo tu… eso da muuucho miedo. No hay a quien culpar, ni a quien quejarse…

    Asumir que tienes el poder de crear tu propia realidad tiene sus bemoles 🙂

    Gracias por tu post.

    • Sí, María José, da mucho miedo asumir que eres libre y responsable. Y encima ponerlo en práctica!

      Pero bueno, hay que ser valientes y pretender ser cada vez mejores, no?.

      Un abrazo y gracias por comentar!

  3. Agustín cómo estás?

    Va siendo hora de ser libres, es más, la hora llegó hace mucho tiempo. Estas películas que nos cuentas son una cruda realidad en la vida muchos, pero no es culpa de nadie, las personas nos creemos lo que queremos creernos.

    A todos nos han dicho que hay que ir a la universidad, sacar un título y entrar a una multinacional (ese es el sueño) pero nadie nos dice por qué hay que hacerlo y pareciera ser que no nos dan más opciones. O aceptas o no eres nadie en el sistema.

    Yo digo que nos sigan contando la película que quieran, porque al fin y al cabo nosotros también podemos ser directores y protagonistas pero depende de cada uno y de lo que queremos alcanzar. Por mi parte, soy de los que prefiere hacer las cosas a verlas.

    Un gran saludo desde Colombia y gracias por compartir. Aprovecho para invitarte a mi web http://www.confiatividad.com.

    • Hola Yeferson. Gracias por tu comentario.

      Sí, cada uno es libre de creerse o no la película que quiera, y también de crearla, de dirigirla, de interpretarla…

      Por eso yo digo muchas veces que no debemos estar pendientes de lo que nos dicen o nos intentan inculcar. Que cada uno debe hacer su vida y punto.

      Le echamos un vistazo a tu web. Seguro que está muy bien. Un saludo.

  4. Yo opino que lo que debemos hacer y ademas es necesario, es buscar obtener poder, ya sea social, politico o economico. En la Historia nos damos cuenta que aunque algunas ideologias parecen ser las correctas en realidad son aspectos que encajan con ciertos principios que rigen el universo, pero ademas el buscar o no buscar el poder y lo que el hombre quiere, siempre el hombre esta inconforme y trata de afirmar su existencia por caracteristicas psicologicas. Ademas yo cuestiono si de verdad hay algo mas alla de muerte porque de no haberlo que sentido tendra hacer el mal o el bien si al fin de cuentas son aspectos de la misma realidad y al final todos moriremos ya sean por mucho en 90 años.

  5. Hola!! Soy una mujer de 43 años,la cual empieza a vivir ahora.
    Soy la que hace 8 de 9 hermanos.
    Fui criada para cuidar de mis padres.
    Con 8 años se truncó mi niñez.
    Conocí el dolor y me pedían que madurara y fui mujer a esa edad,nadie me explico que era la mestruacion.
    Con 8 años fui tia y conocí la ternura,la felicidad que dan los hijos.
    Mi vida no a sido un camino de pétalos de rosas.
    Más bien de altibajos.
    Un no parar de psiquiatras y psicólogos.
    Y yo sola he salido de la mierda de vida a mis 43 años. Ahora empiezo a volar con los pies en el suelo.
    Pues no me he sabido valorar hasta ahora.mi mente no aceptaba a mi cuerpo. En noviembre me hice una reducción de estomago. He perdido 34 kilos y me siento mejor conmigo misma.
    Me estoy analizando y necesito contar mi vida.
    Yo sola me he enseñado todo. Pues he nacido en una familia de machistas. Cuando quería volar me cortaban las alas.
    Cuando quería hablar me hacían callar.
    En fin está fue mi vida….ahora voy a ser mi propia directora de mi película. Espero no fracasar más.
    Besossss lucia.

    • Me encanta, Lucía, que quieras ser la propia directora de tu película. Y cuando estaba leyendo tu comentario, antes de llegar a lo de «necesito contar mi vida», ya iba casi a proponértelo, porque ciertamente es una historia desgarradora con un fantástico momento de despertar a los 43 años.

      Además, tengo que decirte que escribes bien y redactas bien. Es un lenguaje muy poderoso el que utilizas, y consigues enganchar, emocionar, transmitir y despertar sentimientos. Así que te animo a ello, a contar la historia de tu vida y a inspirar y a empoderar a los demás.

      Me alegro que hayas decidido ser libre. Te deseo lo mejor con el corazón. Está claro que, sea lo que sea por lo que hayamos pasado, seguimos siendo los dueños de nuestras vidas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies