Bienvenid@ a la zona de confort

Este artículo va dedicado a todos los que se amargan la existencia pensando que tienen que salir ya, de una vez por todas, de su zona de confort.

Empiezo.

De vez en cuando entro en Google y busco cosas.

Y hoy me he encontrado con la zona de confort.

Y como me suele ocurrir muchas veces, resulto bastante sorprendido (en ocasiones también alucinado).

¡Virgen santa...!
¡Virgen Santa…!

Resulta que todo lo que me encuentro es (cito literal):

  • Cómo salir de tu zona de confort…
  • Sal de tu zona de confort…
  • Atrévete a salir de tu zona de confort…
  • Salir de la zona de confort es una de las mejores decisiones que puedes tomar…

Y etc, etc, más de lo mismo, el eterno soniquete, todo muy cansino.

Parece que salir de la zona de confort es una decisión imperiosa que hay que tomar sí o sí por que va a cambiar tu vida a mejor, trayéndote innumerables beneficios.

Y puede que sí.

O puede que no.

Por eso te invito a reflexionar conmigo.

(Antes, dos incisos –siempre estoy interrumpiendo, lo sé, perdón-):

  • No pretendo convencerte de nada, tan solo aportar ideas para que puedas sacar tus propias conclusiones. Tú eres tu mejor maestro.
  • A la mayoría de coaches, psicólogos, profesionales del desarrollo personal, del crecimiento personal, etc. lo que digo aquí les parecerá una aberración o, cuanto menos, un intento de dar la nota. Si me sigues y me lees, por tanto si me conoces un poco, sabrás que lo único que pretendo es compartir lo que sé y lo que siento con la esperanza de que a quien esté en mi misma vibración le aporte, quizá, algo de valor. Me van a pagar lo mismo, o sea nada, y a lo único que no renuncio es a mi libertad –en general- y de expresión –en particular-).

Yo soy el primero que podría salir de mi zona de confort, pero es que no me apetece…

A nivel profesional, por ejemplo, (me suena que esto ya lo he hablado en alguna ocasión, pero no recuerdo dónde), yo podría salir perfectamente de mi zona de confort y hacer muchas más cosas y ganar mucho más dinero.

Perfectamente.

Pero es que eso me obligaría a llevar a cabo una serie de acciones que no me apetecen en absoluto, porque me acarrearían una disminución de tiempo libre y nivel de energía y un aumento quizá de preocupaciones, nervios y sin sabores. A cambio podría recibir más dinero, es posible, aunque tampoco seguro. Y también más satisfacción personal, profesional, etc. (aunque de esto no creo, ya estoy satisfecho como estoy).

Algunos podrían pensar que esta postura implica un conformismo considerable, y puede ser, quizá lo implique, pero es que pienso que la aceptación de las cosas tal cual son es una de las bases de la felicidad (y un síntoma de sabiduría porque implica conocer que todo es como es por algo).

Bienvenid@ a tu zona de confort - ¡Compártelo!          

Salir de la zona de confort puede ser importante si te compensa lo que hay al otro lado

Salir de la zona de confort implica un viaje, aunque éste pueda realizarse sin moverse del sofá.

Implica ir de un sitio (donde estás) a otro sitio (por definición) más complicado, con más retos, más dificultades, etc. Se supone que ahí está el aprendizaje y el crecimiento. Y me parece muy bien, siempre que el aprendizaje y el crecimiento te lleven a un lugar en el que prefieras estar con preferencia al anterior. Y siempre que el aprendizaje y crecimiento en esa línea (repito: en esa línea) vaya acorde a tu propósito de vida, porque pudiera ser que tu propósito fuera otro y crecer en un determinado sentido no te aporte a nivel profundo, a nivel de alma, nada.

En general, lo que no admito, al menos en mi vida, es que salir de la zona de confort sea un imperativo del crecimiento personal que hay que acatar sí o si.

– Antes o después hay que salir de la zona de confort, dijo el coach…

– Pues no sé porqué, dije yo.

En la aceptación, en la conformidad, en el bienestar… hay mucho de positivo. Hay mucha paz, hay mucha alegría y hay poco estrés y tensión. Por eso permanecer en la zona de confort y no salir de ella no tiene por qué implicar en sí mismo nada malo.

Y en consonancia, salir de la zona de confort no tiene porqué conllevar maravillas, sonrisas y satisfacciones acompañadas de fuegos artificiales.

Lo importante es plantearte, cuestionarte, decidir en conciencia si quieres salir o no de tu zona de confort, y no simplemente hacerlo constantemente y a cada momento porque sea un mantra que todo el mundo repite. Recuerda que la gente es muy borrica: en cuanto uno dice algo ya van todos los demás repitiendo.

Sal de tu zona de confort, sal de tu zona de confort...
Sal de tu zona de confort, sal de tu zona de confort…

Porque ahora viene lo más importante, cuando me pongo espiritual y filosófico.

Tu zona de confort eres tú

Creo que de las peores cosas que le puede pasar al ser humano es pretender ser alguien distinto de quien es.

Y es algo muy común en tod@s: siempre estamos deseando ser otros, constantemente: más de esta forma, más de la otra, cambiando esto, cambiando lo otro… Es un continuo sinvivir, siempre queriendo ser otro.

Uno es lo que es, y lo que es está conformado por lo que hace, lo que siente, sus pensamientos, sus creencias, sus aspiraciones, sus deseos, sus lastres del pasado, su propósito de vida (lo conozca o no)… Uno, en definitiva, y aquí es a donde voy, es su zona de confort, por lo tanto querer salir de la zona de confort puede implicar querer dejar de ser uno, lo cual por otra parte es imposible.

Por eso me gustaría hacer hincapié en esta idea (si todavía estás aquí y no has huido despavorido). Lo importante no es salir de la zona de confort, lo importante es ser uno mismo, ser la pieza única que eres, aunque sea imperfecta, porque el mundo necesita piezas imperfectas. Salir de la zona de confort puede tener interés si quieres llegar a una mejor versión de ti mismo (y eso te apetece y te compensa y vibra contigo y lo sientes dentro de ti). Salir por salir, porque se supone que tienes que salir, porque todo el mundo lo dice, no tiene ningún sentido, lo diga quien lo diga.

Recuerda: lo importante es ser uno mismo, y aceptarse tal cual y estar encantado de haberse conocido. Ahí ya hay un gran logro, porque no es nada fácil. Si quieres llegar a otro lugar porque no te gusta lo que ves ahora en ti quizá sea un error, porque lo que eres ahora es el resultado de una gran evolución (con sus imperfecciones), tiene que ver con tu propósito de vida, y eso merece un respeto y una consideración. Querer cambiarlo sin más, querer salir de esa zona de confort que es tu yo conocido y asimilado, puede ser contraproducente y un sin sentido.

No confundas querer salir de tu zona de confort con huir de ti, escapar de ti, no aceptar lo que hay en ti y querer ser otro. Porque tú, tal cual eres, ya eres perfecto.

No confundas salir de tu zona de confort con escapar de ti - ¡Compártelo!          

No sé si he podido explicar bien lo que quería decir, pero al menos aspiro a que alguna reflexión te haya llegado y pueda contribuir a tu propio camino.

Puedes leer más de este estilo aquí:

Contra el esfuerzo.

Esclavitud moderna: ¿eres uno de los modernos esclavos?

Cómo alcanzar un estado de conciencia sublime.

The following two tabs change content below.
Escritor, formador y emprendedor. Hablo de libertad financiera, ingresos pasivos, infoproductos, crecimiento personal, talento y conocimiento. Me encantaría ayudarte a llegar a ese lugar en el que eres realmente tú y puedes generar riqueza. Mi lema: somos creadores, somos libres. También: libertad personal + libertad financiera = libertad total. (Si no quieres perderte nada, te invito a formar parte de la comunidad aquí).

27 comentarios en “Bienvenid@ a la zona de confort”

  1. Me ha parecido muy interesante y te apoyo en ese sentido, además y a pesar de ser terapeuta, 🙂 , es lo que trabajamos siempre en primer lugar, las motivaciones ‘reales’ para salir de la zona de confort. La mayoría de veces se dan cuenta que el motivo es huir de sí mismo. Gracias,

    Responder
    • Gracias, Maite. Efectivamente, se trata de las motivaciones reales, no de hacer por hacer sin más.

      Huir de nosotros mismos… Eso es lo que muchas veces hacemos. Correr y correr… para darnos cuenta de que estamos en el mismo sitio.

      Un abrazo.

      Responder
      • Para mi está claro de dónde surge el rollo de que hay que salir de la zona de confort: es de lo que nos quieren convencer las empresas para que seamos más productivos, no para nuestro propio beneficio, sino para el beneficio de la empresa

        Responder
  2. Hola Agustín.
    Hay dos frases de las decenas -¿miles?-que se leen en internet que llevo grabadas a fuego porque el mensaje que encierran para mi es indispensable. Una de ellas tiene que ver, precisamente, con tu artículo de hoy y es esta:
    » El sabio siempre gana porque no compite». De Lao Tsé.
    Siempre me he rebelado contra la idea de que solo es valioso lo que se consigue con esfuerzo, con lucha, cuando yo creo que lo realmente valioso es exactamente lo contrario; no tener que pagar un precio por aquello merecemos directamente. Somos nosotros los que nos creamos la obligación de entregar algo a cambio del éxito porque sino tenemos la sensación de que «no vale». Nacemos en la zona de confort que es nuestro sitio natural y nosotros, como tu bien dices, nos esforzamos en salir para, después del éxito, regresar. ¿Porqué salir entonces si luego desearemos volver? Un saludo Agustín.

    Responder
    • Gracias, César, precisamente conseguir las cosas con lucha y con esfuerzo lo único que demuestra es que no sabes hacerlo mejor y de forma más simple, no es que sea un mérito en sí y por sí, porque si no pareciera que lo que importa es hacerlo todo complicado en vez de sencillo.

      La frase de Lao Tsé me encanta y no la conocía. Es muy, muy significativa, me encanta, de verdad, y expresa muy bien lo que defiendo.

      Gracias por tus reflexiones.

      Responder
  3. Hola Agustín, muy buen artículo. Es que es así. Somos como somos: mejores, regulares o peores que otros. Y si no estamos conformes con cómo somos, podemos poner nuestro empeño en mejorar actitudes, cambiar comportamientos y en realizar cuanto podamos por ser la persona que queremos ser. Pero de eso al mantra obligacional que te venden todos los «coaches» de salir de tu «zona de confort», hay una gran distancia. En algún momento cambiará esa «ola empujonacional» que te quiere llevar a otra forma de vivir cuando tu estás instalado en tu «zona de confort» viviendo tranquilamente. Que el que quiere salir, ya lo hace voluntariamente, sin que le empujen y machaquen. Historias de superación, las hay en cantidad y en calidad. Me encantan tus Posts.

    Responder
    • Gracias, Juana. Me encanta que te encanten mis posts 😃.

      Es así, parece que no es posible, como dices, quedarse uno instalado en su zona de confort viviendo tranquilamente. Eso parece que está penalizado, hay que estar haciendo cosas, para llegar a sitios y conseguir resultados, y si es con esfuerzo y obligaciones, mejor, porque eso denota que estás «creciendo» y te estás «superando». Y parece que la superación no termina nunca, o sea que nunca puedes relajarte y dedicarte simplemente a vivir y a hacer lo que te gusta.

      Gracias por tu comentario.

      Responder
  4. Hola Agustín…que bueno, me ha encantado este post! Es lo que digo yo desde siempre y justo hace unos días lo comentaba con una amiga. Agobia toda esta insistencia para salir de la zona de confort para lograr cosas…que ni siquiera sabes con antelación si realmente valen la pena y si te hacen falta para ser feliz. Yo tengo la idea de que si realmente quieres manifestar algo diferente en la vida y que no es del todo compatible con tu zona de confort, lo ideal es conseguir expandir de manera agradable esta zona, ensancharla. Además es mucho más interesante lograr más con menos esfuerzo, ser más eficiente y productivo, que matarte para seguir siendo un esclavo (de los demás o incluso de ti mismo). Gracias por estas reflexiones que comparto completamente. Un abrazo.

    Responder
    • Gracias por tu comentario, Stefan.

      Efectivamente, salir de la zona de confort siempre suele ser para lograr cosas, como bien dices… Nos cuesta pararnos y limitarnos a ser.

      Me encanta lo de «matarte para seguir siendo un esclavo». Es justamente lo que hace la mayoría de las personas.

      Gracias por tus reflexiones, Stefan.

      Responder
      • Un saludo Agustín.
        Es interesante la forma en que lo ves… Vivimos en una carrera por salir de la zona de confort… Y pienso que está bien salir de la zona de confort si nos apete, y si nos lleva al lugar donde queremos estar…
        Aprovecho y te pregunto:?Cómo determinar cuál es nuestro propósito? Cómo encontrarlo? Gracias!!

        Responder
        • Gracias, Ángela.

          Determinar el propósito no es fácil. Cada persona puede tener diversas formas de buscarlo/encontrarlo. A mí personalmente me sirven mucho dos cosas:
          Interiorizarme, hacer mucha introspección y examinar dentro de mí, en silencio, qué quiero y qué vibra conmigo, y
          Corroborar por las señales externas si estoy en lo correcto o no.

          Si yo siento dentro de mí que debo hacer algo y el universo me responde es un síntoma de que puedo estar en lo correcto. Si veo que algo me chirría por dentro (como que encuentro reticencias) o que externamente la vida no me apoya en lo que he decidido, es un síntoma de lo contrario.

          un abrazo y suerte en la búsqueda.

          Responder
  5. Hola, Agustín.
    Bajo mi humilde opinión, para mi siempre salir de tu zona de confort es sinónimo de ir en busca de algo mejor, o lo que tú crees que puede ser mejor para ti… porque no te sientes a gusto con lo que tienes, o con lo que eres, o en como vives… y ese proceso de cambio a veces no es nada cómodo ni placentero, pero hay que pasarlo. En definitiva, si eres feliz como estás, no te muevas, ¿para qué te vas a mover?
    pero si no lo eres, muévete, aunque sea incómodo…

    Responder
    • Exacto, Laura, esa es la exacta cuestión: decidir si quieres moverte o no o si quieres cambiar o no porque te compense la decisión.

      Por eso entiendo que salir de la zona de confort, por un lado no es que sea una obligación ineludible en cada momento de la vida (porque siempre estamos en una zona de confort, la que nos toque en ese momento), sino que lo importante es actuar con conciencia y decidir libremente, sin sentirnos obligados.

      Un abrazo.

      Responder
  6. Hola Agustin me gusto tu articulo. Yo creo que salir de la zona de confort es cambiar algo que no esta resultando en la vida para avanzar, como Einstein «locura es hacer lo mismo y esperar resultados distintos», para mi eso es salir de la zona confort, ya que ese algo que haces y te esta limitando es una zona de confort de la cual tienes que salir. No se trata dejar de ser uno mismo, es cambiar lo haya que cambiar para avanzar, hacer las cosas diferentes para lograr un objetivo o mejorar como persona para mi eso es salir de la zona de confort

    Responder
    • Muchas gracias por tu comentario. Coincido en que tienes que salir de la zona de confort cuando haces algo que te está limitando, pero añado: y esa limitación te supone un obstáculo que quieres dejar atrás y te compensa salir de la zona de confort porque piensas que vas a estar mejor sin esa limitación.

      Dicho de otra manera: hay gente que prefiere seguir con pequeñas limitaciones y disfrutar de otros aspectos de la vida sin complicarse más la existencia, y entiendo que eso también es muy respetable.

      Un abrazo.

      Responder
  7. Hola Agustín! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Excelente artículo. Mientras lo iba leyendo, más de acuerdo estaba. Y no, este no es un comentario de adulación. Lo que digo es totalmente real, y puedo aportar pruebas: https://efectivida.es/audioblog/no-salgas-de-tu-zona-de-confort/ (es un artículo que publiqué hace un tiempo sobre el tema; bueno, más bien un audio; el artículo es un resumen).

    Como tú dices, no hay por qué salir de la zona de confort. Pero es que además, antes de siquiera plantearlo, deberíamos saber cuál es nuestra zona de confort. Y voy más allá: no es estar o no estar. Es decir, puedes hacer una escapadita fuera, y volver a tu zona de confort. O puedes ampliar la zona de confort…

    En resumidas cuentas, no hay que fiarse a la primera de todo este tipo de “frases de gurú”. La mayoría tienen su parte de razón, pero hay que ir un poco más allá de la frase en sí. Menos mal que artículos como este nos hacen pensar un poco…

    Muchas gracias por tus artículos, Agustín. Eres un crack!!
    Saludos desde Canarias!

    Responder
    • Je je, gracias Jair. Pues no sabía que habías escrito (o hablado) sobre el tema, ni idea, de verdad, y me alegra muchísimo ver que coincidimos, porque no es fácil hacerlo cuando de temas un poco controvertidos se trata.

      No había caído en la cuenta de que, efectivamente, se pueden hacer escapaditas de la zona de confort para luego volver al redil, pero la verdad es que tienes toda la razón. De hecho tiene toda su lógica: hacer incursiones (o excursiones) para investigar y luego decidir.

      Lo de las frases de gurú es que quedan muy bien, y como es tan difícil posicionarse en contra de ellas, por su simplicidad y aparente lógica…. Por eso me aburro un poco en el Facebook, porque la mitad son bellas fotos y frases ilusionantes, todo muy edulcorado, je je.

      Un fuerte abrazo.

      Responder
  8. Buenas noches, mi opinión sobre la zona de confort, es que realmente cualquier cosa cualquier sitio donde estemos bien haciendo o no haciendo nada esa es mi zona de confort.
    Pienso que lo más importante es aceptarse a uno mismo tal y cómo es sin criticarse y tampoco valorarse, solamente tal y como soy.
    Agustín no dejes de escribir estos artículos que nos hacen o al menos a mí, sentirnos bien.
    Un saludo
    Carlos Pereira

    Responder
    • Gracias, Carlos, por tus palabras. La clave, como bien dices, es aceptarse uno mismo tal y como es sin criticarse… Ahí está la clave de todo. Si a partir de ahí uno quiere dar el salto como producto de su voluntad y libre albedrío, pues perfecto, pero en la aceptación siempre hay mucha calma.

      Un abrazo.

      Responder
  9. Me ha encantado, es la primera persona que se atreve a decir una vedad como un pino de grande. ¡Estoy de «hay que salir de tu zona de confort» hasta el gorro!, está de moda y son muyyy pesados, a mi no me está yendo nada bien el haber salido de mi querida zona de confort. Yo soy dueña de mi vida y se lo que es bueno y no para mi.

    Responder
  10. Buenos día, ayer mandé el mensaje que estoy de acuerdo con esto, y dije que no me había salido bien el salir de mi zona de confort y no es cierto, hable desde la negatividad, sí me ha salido bien porque he encontrado la raíz de mi problema de por qué no me ha salido bien valga la redundancia. Es bueno salir de la zona de confort si no estás agusto como estás, si tienes una motivación fuerte de cambio hazlo, si no no lo hagas. Creo que a veces con tanto mensaje de «sal de tu zona de confort» te confunde y te hacer hacer cosas que tienes por qué hacerlas.
    Un saludo.

    Responder
    • Hola Maribel. No termina de quedarme muy claro si te ha sentado bien o no salir de tu zona de confort, je je, pero lo importante es tu reflexión: si no estás a gusto y quieres salir, hazlo, y si no, no lo hagas por más que todo el mundo repita lo mismo. Es más o menos la idea que defendemos aquí.

      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies